domingo , 1 agosto 2021

Zuvic invocó a Sarmiento por las clases presenciales y le explicaron cómo actuó éste durante la pandemia de fiebre amarilla

La diputada Nacional publicó un tweet invocando al ex presidente Domingo Sarmiento. Usuarias de la red social le explicaron qué políticas implementó éste durante otra pandemia. La trataron de «burra».

La diputada nacional por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por la coalición Juntos por el Cambio (ARI-CC), Mariana Zuvic, se metió en la polémica por las clases presenciales en CABA. Invocó la figura de Sarmiento, y trató de bárbaros al presidente de la Nación Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La otrora representante santacruceña en el parlamento del Mercosur -, eligió al ex presidente, cuyo himno lo pondera como el ?padre del aula?, manifestando: «La Argentina de Sarmiento nos salvará de la barbarie de los Fernández». Asimismo, sumó los hashtag #CivilizaciónOBarbarie (en referencia al libro de Sarmiento) y #19AulasAbiertas.

Los internautas no tardaron en reaccionar y le explicaron cuáles fueron las medidas que tomó Sarmiento durante la pandemia de la fiebre amarilla. Trataron a la legisladora de «burra», dado que el propio Sarmiento impuso numerosas restricciones y, cuando la fiebre se cobraba más de 500 vidas diarias, decidió dejarla.

Sucedió que a comienzos de 1871, las dificultades que enfrentaba el entones presidente Sarmiento, aumentaron cuando se inició en Buenos Aires un brote violento de Fiebre Amarilla. La enfermedad diezmó a familias enteras e impidió el desarrollo normal de las actividades en todo el país.

Por entonces, fueron clausuradas las iglesias, escuelas, oficinas públicas, etc. Desde el 27 de enero hasta mediados de junio, la epidemia se generalizó en forma alarmante. Diariamente se producían casos fatales, llegando a producirse en un solo día, 545 decesos.

Incluso se debió habilitar un nuevo cementario, el de Chacarita, que no era en ese momento sitio de celebridades. Centenares de cadáveres quedaban insepultos debido a la cantidad de decesos y al pánico colectivo que se había apoderado de la ciudadanía.

Por entonces, una iniciativa de Héctor Varela creó una Comisión popular de auxilio, aún cayendo víctimas de la peste que ayudaban a combatir.

La ciudad estaba desierta y las casas y negocios abandonados, situación que lamentablemente fue aprovechada por delincuentes que se dedicaron a saquear y robar. El 13 de marzo se convocó a un mitin popular en la Plaza de la Victoria y allí se formó una Comisión Popular presidida por el doctor Roque Pérez.

Estaba integrada por conocidos ciudadanos como Héctor F. Varela, M. Billinghurst, Juan C. Gómez, Manuel Bilbao, Manuel Argerich, José María Cantilo, Manuel Quintana, León Walls, Carlos Guido Spano, Carlos Paz, F. López Torres, A. Ebelot, Aristóbulo del Valle, Evaristo Carriego, Alejandro Korn, José C. Paz, C. Martiño, Lucio V. Mansilla, Bartolomé Mitre y Vedia, Emilio Onruvia, Menéndez Behety, Francisco Uzal, T. Armstrong, hijo, B. Cittadini, César, José M. Lagos, F. Almonte, Gustavo Nessler, P. Ramalla, A. Giglio, Juan y Daniel Agentí, A. Larroque, P. Berbatti, Florencio Ballesteros, J. E. P. Dillón, Pablo Gowland, R. Viñas, F. S. Mayáns y F. Dupont.

El general Bartolomé Mitre, que se quedó en la ciudad junto con sus hijos, se incorporó a la Comisión Popular padeciendo la peste al igual que uno de sus hijos. El presidente de la República, en tanto, aconsejado por sus ministros, abandonó la ciudad y el 19 de marzo y se dirigió a Mercedes, en la provincia de Buenos Aires.

(El Caletense)

Ver también

Cañadon Seco: Defensa de los recursos económicos, sociales y laborales

La misma quedó plasmada en el acta – compromiso que se firmó el sábado 26 …