lunes , 23 abril 2018

Zannini, con poder recortado en la Casa Rosada por los escándalos

1101_luizi_zannini_g

El secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, busca mantener su poder en el Gobierno después de las últimas denuncias contra Carlos Liuzzi, su mano derecha y subsecretario del área. En la Casa Rosada, pese a que lo defienden cuando les toca, admiten que la exposición mediática lo afectó y que los mayores bolsones de resentimiento contra Zannini están dentro del peronismo, donde ya perdió representación entre gobernadores e intendentes. Fuentes de la jefatura de Gabinete sostienen que el secretario Legal y Técnico sólo cuenta con la confianza de la Presidenta y que las decisiones políticas y electorales de Zannini son blanco de críticas en el Gabinete.

El hombre de confianza de Cristina Kirchner ahora se refugia en La Cámpora, donde aún tiene peso y voz de mando. Está dedicado a las decisiones electorales de la militancia kirchnerista de cara a 2015 y sabe que nadie le disputará ese espacio. “Están convencidos de que (Mariano) Recalde será el próximo candidato del kirchnerismo a la jefatura de Gobierno porteño y están trabajando en eso”, admitió un dirigente del oficialismo de trato frecuente con La Cámpora. El titular de Aerolíneas Argentinas, muy cuestionado por la gestión en la empresa, consiguió semanas atrás un puesto visible dentro del PJ de la Ciudad.

La pérdida de peso político de Zannini no es nueva, ya que varias de sus decisiones electorales del año pasado habían dejado un sabor amargo en el Gobierno. “Insistió con candidatos que nos conducían a la derrota y después quiso meterse en las listas del PJ bonaerense”, recordó una fuente de la Rosada.

Algunos indican que al igual que el ministro de Planificación Julio De Vido, que fue perdiendo terreno, la situación de Zannini es propia de un “fin de ciclo”. Pero esta lectura no es aceptada en La Cámpora, donde el secretario Legal y Técnico sigue marcando el rumbo. La comunicación con Máximo Kirchner es constante.

En Santa Cruz, donde busca reordenar al kirchnerismo, mantiene una tensa relación con el gobernador Daniel Peralta y es quien da las órdenes dentro del Frente para la Victoria. “Acá se hace lo que él dice, es un hombre respetado y baja directivas”, señaló un dirigente K santacruceño.

Hoy, Zannini no se reúne con la mayoría de los ministros, aunque sí tiene buen diálogo con Florencio Randazzo, de Interior. Con los gobernadores peronistas no logra establecer un vínculo fluido, ya que no lo consideran un par. “Nunca escuchó, ni mucho menos dio respuestas a nuestros pedidos”, indicó un gobernador del norte.

Lucía Salinas

Ver también

Implementan la “Ventanilla Única Social” para trámites sociales

A partir del decreto que se publicó este viernes en el Boletín Oficial, todos los …

Deja un comentario