lunes , 16 octubre 2017
Ultimas noticias

Video: otro susto en un zoo, ahora con un tigre

Por qué los animales saltan contra el vidrio

Después de las imágenes del nene y el león, un nuevo viral muestra la sorpresa que se llevó una joven en Rusia.

La mayoría de los felinos despiertan ternura en muchas personas. Acercarse a ellos para acariciarlos o para oírlos ronronear es un impulso de muchos. Las jaulas de los felinos, como leones, tigres o panteras, son de las más visitadas en todos los zoológicos, y son muchos los que se acercan para hacerse una foto junto a los majestuosos animales. Los sustos que se llevan, sin embargo, son lo que más recordarán ese día.

Tras las imágenes que asombraron a las redes sociales de un león tratando de atacar a un niño en un zoo de Japón, una imagen muy similar fue compartida, esta vez, desde Rusia. La protagonista es una mujer que, con la más estética de las intenciones, se sienta en el borde de la jaula donde está encerrado un tigre, uno de los big five.

Con el amparo y la tranquilidad del cristal protector, la mujer espera a que la foto inmortalice el momento. La sorpresa, sin embargo, fue que la sonrisa y la pose no fueron protagonistas, sino el inmenso susto que se llevó al ver que el tigre se abalanzaba de forma violenta contra la chica, golpeándose con dureza contra el vidrio.

Estas imágenes no son nuevas ni origen de un comportamiento extraño, como mínimo por parte del mundo animal. Aunque la viralidad haga que estos videos sean reproducidos hoy en día hasta la saciedad, las reacciones de estos animales siempre serán las mismas, ya que el cautiverio no hará que sus instintos desaparezcan.

La asociación Big Cat Rescue de Tampa, Florida, dedica su día a día al cuidado de grandes felinos abandonados. Gran parte de ellos provienen de familias que en algún momento decidieron que tener un pequeño león en casa como mascota era una buena idea. Una de las funciones principales de esta organización es la de concienciar y explicar cuál es y en qué se basa el comportamiento de estos animales.

Para eso, difundieron un video en 2014 en el que uno de sus cuidadores se ataba una cámara subjetiva en el cogote y se sentaba ante las jaulas de los felinos, ofreciéndoles su espalda.

En todas las ocasiones, cuando los animales detectaban la presencia humana y se percataban de su aparente distracción, se acercaban a ella con el máximo sigilo, agazapados a ras de suelo y, con la vista fija en su objetivo, saltaban a gran velocidad los últimos metros para dentellar a su presa. Porque eso es lo que es el ser humano en ese momento: una presa.

El método de caza de los felinos suele ser emboscar a su objetivo, y esta maniobra siempre es más fácil si la comida en potencia no está mirando en la dirección del depredador. El contacto humano habitual, sin embargo, puede hacer que animales y personas generen vínculos que van más allá del mero instinto. Esto demostró la asociación Black Jaguar-White Tiger Foundation en un video también subido a YouTube el pasado lunes. En él, uno de los cuidadores de la organización le da la espalda a una temible pantera negra.

El desenlace parece claro: el pobre animal se estampará contra el cristal y el ser humano gozará de su ansiada seguridad tras el vidrio. Esto, sin embargo, no sucede por un motivo: no hay cristal.

El animal salta y el cuidador retrocede. Algunos internautas pueden mostrarse aprensivos en este punto, pero cualquier reparo desaparece al ver que puma y cuidador juegan a forcejear sin peligro alguno. Es más, hasta se dan besos en una muestra de cariño y de casi amistad. La experiencia y el conocimiento son la única herramienta ante estas situaciones.

(La Vanguardia)

Ver también

El número de niños obesos se multiplicó por diez en las últimas cuatro décadas

En 2016 había 124 millones de jóvenes de entre cinco y 19 años obesos, mientras …