viernes , 20 julio 2018

Victoria le recordó a Peralta que el mandato del PJ era derogar la ley de Lemas y se acordó del cuento del “Rey desnudo”

PERALTA - CALETA OLIVIA
Río Gallegos, 12 de Dic. (ANA) .- El diputado Alejandro Victoria, destacó que “nunca hizo falta la ley de Lemas para gobernador” y esto lo demostró Néstor Kirchner. Coincidió que esta norma esta “fragmentando” a los partidos políticos, y por ese motivo que en otras provincias fue derogada. Criticó el número de avales, ya que hay partidos con dos avales pueden presentar un candidato y los más grandes necesitan mucho más.

Consideró que “se ha debatido de espaldas al pueblo” y que no se tuvieron en cuenta los proyectados por la oposición, por Paiva o el propio Jorge Arabel, que proponía las PASO (Primarias, Abiertas, Simultaneas y Obligatorias).

Remarcó que el Congreso del Partido Justicialista dio como mandato a los legisladores de su sector, que se derogue la ley de Lemas y se proponga otro sistema electoral, y como es “orgánico” adelantó su voto en contra.
También recordó el cuento del “Rey desnudo”, y muchos consideraron que era un mensaje para el titular del Partido Justicialista, el gobernador Daniel Peralta.

La historia es una fábula o apólogo con un mensaje de advertencia: “No tiene por qué ser verdad lo que todo el mundo piensa que es verdad”.

También conocida como “El traje nuevo del emperador” es un cuento de hadas danés escrito por Hans Christian Andersen y publicado en 1837.
En los argumentos del cuento, se indica que hace muchos años vivía un rey que era comedido en todo excepto en una cosa: se preocupaba mucho por su vestuario. Un día escuchó a dos charlatanes llamados Guido y Luigi Farabutto decir que podían fabricar la tela más suave y delicada que pudiera imaginar. Esta prenda, añadieron, tenía la especial capacidad de ser invisible para cualquier estúpido o incapaz para su cargo. Por supuesto, no había prenda alguna sino que los pícaros hacían lucir que trabajaban en la ropa, pero estos se quedaban con los ricos materiales que solicitaban para tal fin.

Sintiéndose algo nervioso acerca de si él mismo sería capaz de ver la prenda o no, el emperador envió primero a dos de sus hombres de confianza a verlo. Evidentemente, ninguno de los dos admitieron que eran incapaces de ver la prenda y comenzaron a alabar a la misma. Toda la ciudad había oído hablar del fabuloso traje y estaba deseando comprobar cuán estúpido era su vecino.

Los estafadores hicieron como que le ayudaban a ponerse la inexistente prenda y el emperador salió con ella en un desfile sin admitir que era demasiado inepto o estúpido como para poder verla.

Toda la gente del pueblo alabó enfáticamente el traje temeroso de que sus vecinos se dieran cuenta de que no podían verlo, hasta que un niño dijo: “¡Pero si va desnudo!”

La gente empezó a cuchichear la frase hasta que toda la multitud gritó que el emperador iba desnudo. El emperador lo escuchó y supo que tenían razón, pero levantó la cabeza y terminó el desfile.
En resumen, el legislador Victoria cito el argumento del conocido cuento durante la sesión. (Foto / DPP)

Ver también

Mayor impacto en las tarifas de la Patagonia: Recortan más subsidios a la energía para ahorrar otros $ 50.000 millones

El Ejecutivo está estudiando alternativas para recortar transferencias a ese sector por alrededor de 50.000 …

Deja un comentario