lunes , 17 diciembre 2018

UNA LOCURA GENIAL

carlos zapico

Por Carlos Zapico para El Espejo Diario

Se cumplen hoy nada menos que 44 años de la primera edición de las 24 Horas de Río Gallegos, una carrera emblemática que le cambió el espíritu a los galleguenses y los llevó sin lugar a dudas, a vivir una experiencia singular en derredor de una fiesta automovilística en las que todos tenía algo que ver.

La carrera había nacido como consecuencia de aquella Vuelta de Santa Cruz que había organizado Puerto San Julián bajo el impulso de un entusiasta como José Vildarraz y su gente, quienes le dieron al automovilismo de la época un golpe de bisagra mas que importante, lo que provocó de allí en mas una serie de competencias de larga duración, lo que duraría varios años.

Luego de finalizada aquella vuelta, los galleguenses habían quedado compungidos ante una carrera de tamaña envergadura que además había visitado también Comodoro Rivadavia, y que había reunido a participantes de todo el ámbito provincial y del Chubut.

Como sucedía habitualmente los días sábado, el grupo de amantes de los autos de carrera se reunían al mediodía para degustar un asado en un lugar que hoy parecerá extraño, pero que eran los hornos de la Panadería Universal, donde corderitos, chivitos, lechoncitos y otros bichos de cuatro patas pasaban por allí para alegrar a un gran grupo que todos los sábados alimentaba sus ilusiones y fue justamente luego de aquel >Gran Premio Sanjulianense cuando un gran grupo de amigos se reunió en el lugar para festejar a los que habían participado, y si bien muchos se han adjudicado la idea, nació del grupo la idea de igualar o superar lo hecho por los sanjulianenses, y de golpe, como consecuencia de la charla, se tiro sobre el tapete la idea de las 24 Horas, una carrera que se corría en todo caso en Le Mans en Francia, pero que tenía muy pocos antecedentes de este lado del Atlántico.

Varios de los que estaban ese mediodía entre los que me cuento, miraron con curiosidad lo que decían los mas entusiastas, y fue tal el empuje que tomó, que se fue a hablar con las autoridades del Automóvil Club de entonces, pero habría a corto plazo en el mes de Agosto asamblea, por lo que había que esperar y hablar con quienes tomasen la responsabilidad de la institución, y se vino el recambio.

La nueva comisión directiva a la que le tocaría la gran responsabilidad, estaba encabezada por Eusebio Ilhero y con Mario Blazer como vicepresidente, Pedro Pignataro secretario y Elena Barros tesorera, y una vez asumida ésta, la idea tomó mas forma, fue como una marea imparable de opiniones, y de pronto, las 24 Horas de Río Gallegos estaban en marcha.

Por aquellos días ninguno de nosotros imaginaba la repercusión que tendría la carrera, el entusiasmo popular que levantaría ni tampoco la presencia masiva de toa la región, incluidos vecinos de Chile, pero así fue y en poco tiempo hubo que conformar la comisión de la carrera, donde aparecieron otros como Pedro Andrés “bocha” Etura como coordinador general, Fernando “Coco” Huecke que ofició de tesorero, Yo tenía a cargo el Libro de Actas, y la publicidad de la carrera estaba a cargo de los recordados periodistas Carlitos Neil y Víctor Santos.

Los sistemas de control los llevarían adelante como responsable mayor Pedro Pignataro con Helios Lloret, José Pazos y Eduardo Camporro, la infraestructura era responsabilidad de muchos como Roberto Gotti, Yanni Vido, Ubaldo González Pedemonte, Freddy Fhur, Oscar Plaza, Mario Blazer, Rubén Arm,ando Torrres, Edel Spotti, Carlitos “Negro” Delbuono y varios mas y cuando nos dimos cuenta, todo estaba en marcha.

El gran empuje de Eusebio Ilhero y la gente de la directiva hicieron posible que todo comenzara a marchar a todo vapor, y cuando faltaban pocos días, el Ejercito Argentino construyó un puente Bailey para pasar al lado interno, se construyeron cuarenta boxes de chapa, se construyó una confitería para tener abierta durante toda la carrera que atendió la Comisión de Damas creada al efecto,, todo en el medio de la pampa, aunque hoy la historia sea otra porque todo estaba construido en el mismísimo lugar donde hoy se encuentra el corralón municipal sobre la desembocadura de la Avenida Asturias, por aquel tiempo un descampado considerable y aparecieron pilotos y autos de toda la Patagonia, desde el norte del Chubut hacia el sur y hasta Tierra del Fuego.

La carrera se dividió en dos categorías de acuerdo a los reglamentos del Turismo de la época hasta 1.000 c.c. y hasta 1.600 c.c., unos días antes se hicieron presentes un equipo del Automóvil Club Argentino para asesorar sorbe el formato del control de la carrera, se establecieron los lugares de abastecimiento y de control, el parque cerrado donde hoy esta el mismísimo corralón municipal, comenzaron a llegar los participantes y el sábado 7 de Noviembre de 1970 a las tres de la tarde se largó la carrera que duraría sin interrupción hasta el domingo a la misma hora.

Comenzaba una epopeya que sería espectacular y si alguien a las 9 de la noche se acercaba al centro de la ciudad, esta estaba vacía porque una inmensa multitud de galleguenses vivía a pleno la carrera en casas rodantes, en autos, en asados y reuniones todo en derredor al trazado que se extendía desde el cruce de la ruta Tres hasta unos kilómetros hacia el norte, y pasando el aeropuerto se ingresaba en la tierra para salir al llamado “camino de Palermo” la actual Avenida Asturias, en unos 36 kilómetros aproximadamente de recorrida total.

El resultado es anecdótico porque en la categoría mayor ganaron los comodorenses Héctor Costilla y Alberto “Beto” Rodríguez con Peugeot 504, sobre el auto de la Peña Carrera Competición (había nacido entre los amantes del café de la ex confitería Carrera) con otro Peugeot conducido por Oscar “Cacho” Hawkins, José Muñiz y Luis “Cholo” López, mientras que en la menor la ganancia final había sido para la dupla Enrique Lola y Eduardo Leon de Comodoro Rivadavia con un Fiat 600 sobre los galleguenses Jorge Tresguerres y Percibal Earsman con un Renault Gordini.

Ver también

Viajaba a Comodoro Rivadavia con marihuana adentro de un termo

Fue ayer durante un control en Ruta 3 – acceso sur de Trelew- en un …

Deja un comentario