viernes , 21 septiembre 2018
La joven no permitió ser asistida por el equipo médico que llegó a bordo de una ambulancia y sólo permitió ser ayudada por dos mujeres policías.

Una joven en estado de shock dijo haberse escapado de un prostíbulo

Escenas de dramatismo se produjeron en la mañana de ayer a pocas cuadras del microcentro de Caleta Olivia, cuando una joven aseguró haber escapado de un prostíbulo donde la tenían cautiva. A los gritos, relató que se encontraba en ese lugar con otras mujeres y rogaba que no permitieran que sus captores la vuelvan a llevar allí. Inicialmente fue auxiliada por un policía de civil. Estaba inmersa en un profundo estado de shock.

La joven no permitió ser asistida por el equipo médico que llegó a bordo de una ambulancia y sólo permitió ser ayudada por dos mujeres policías.
La joven no permitió ser asistida por el equipo médico que llegó a bordo de una ambulancia y sólo permitió ser ayudada por dos mujeres policías.

La chica de alrededor de 20 años, golpeaba las puertas de casas y comercios del barrio San Martín pidiendo ayuda, sumida en una profunda crisis de nervios y confundida. Incluso pareció estar bajo los efectos de algún tipo de sustancia alucinógena. El episodio ocurrió alrededor a las 9:55 en la calle Lavalle al 1.500, al lado de la agencia de viajes “Montecelio Turismo”, local al cual ingresó la joven para pedir ayuda. Se mostraba aterrorizada. Aseguró que había estado secuestrada y se escapó.  Inmediatamente, una empleada alertó en forma telefónica a la Seccional Segunda de policía y casi al mismo tiempo la chica volvió a salir a la calle.

Allí interceptó a un remís que pasaba por el lugar con pasajeros y el conductor tuvo que detenerse para evitar atropellarla. En ese momento la joven se subió al vehículo reiterando el pedido de ayuda.  Detrás del auto de alquiler se desplazaba un policía de civil en su vehículo particular, quien detuvo su marcha al percatarse de la situación de histeria que observó en la mujer. Tras identificarse como perteneciente a las fuerza de seguridad, ordenó al remisero que no continuara su marcha y junto a otros ocasionales testigos contuvo a la presunta víctima hasta la llegada de otros efectivos.

En algunos patrulleros arribaron uniformados de varias dependencias, entre ellos mujeres (llamadas brigadas), quienes asistieron a la joven que se encontraba en un profundo estado de shock. Un equipo periodístico de Diario Patagónico llegó al lugar donde fue testigo del dramático episodio y escuchó cuando la víctima contaba a los gritos lo que le había sucedido, aunque se contradecía en sus dichos, aparentemente por estar alterada psíquicamente. La chica, de cabellos rubios, repetía constantemente que había logrado escaparse de un prostíbulo clandestino donde la tenían cautiva, pero además pedía que buscaran a su pequeño hijo, aunque luego se refería a él como su hermano.

LA AMBULANCIA TARDO 20 MINUTOS

Los policías se comunicaron con la guardia del Hospital Zonal para solicitar que se envíe un equipo médico a bordo de una ambulancia, la cual tardó más de 20 minutos en llegar al lugar. En ese lapso, la joven lloraba, gritaba, se desvanecía y quedaba tendida en el suelo, e incluso hasta llegó a desmayarse en al menos dos oportunidades.  Dos brigadas estuvieron con ella en todo momento y la presunta víctima de trata pedía que no la dejaran sola, mientras tomaba fuertemente sus manos.

No pudo precisar su identidad ni de dónde había supuestamente huido, aunque ella misma aseguraba que “en ese lugar hay muchas chicas de otros países”.  No podía precisar dónde había estado ya que no es de Caleta Olivia, sino que la habían traído desde Buenos Aires.  Más tarde, contrariamente, señalaba que no era de este país, mientras seguía insistiendo en que ayudaran a su hermanito. Según relataron otros testigos también habría acusado a la policía de estar involucrada en la trata.

A la llegada de la ambulancia, descendieron de la misma un médico y un enfermero que intentaron asistirla mientras estaba tendida en el piso, pero la mujer al ver que se trataba de dos hombres, gritaba desesperadamente que no la tocaran. Ante esa situación se le explicó que era personal médico y que la ayudaría a levantarse, pero se negó e insistió en que solo las brigadas podían ayudarla e incluso les pidió por favor que la acompañaran al hospital y que bajo ningún concepto permitan que vuelvan a llevársela al lugar donde habría estado cautiva.

INTERVIENEN VARIOS ORGANISMOS

Según se pudo saber, se encuentra trabajando en el caso personal de la División Delitos Complejos y Narcotráfico. Además se le dio intervención al Juzgado Federal. Una vez que se culmine con la investigación y se constate si fehacientemente se corresponde con un caso de trata de personas, se le dará intervención a la Supervisión de la Mujer, desde donde se dispondrá de una psicóloga y de un espacio en la Casa Abrigo, de ser necesario.

Hay que destacar la colaboración que prestaron los vecinos que presenciaron el dramático momento y decidieron cortar la circulación hasta la llegada de más uniformados, ya que el personal municipal de Tránsito se encuentra llevando adelante una medida de fuerza.

Patagonico

Ver también

Electrodomésticos: con el dólar a $ 40, las ventas se derrumbaron más de un 30%

El salto de la divisa aniquiló el intento de ‘gradualismo’ de fabricantes al ajustar precios. …

Deja un comentario