Lunes , 24 julio 2017

Una insólita contratación a sí mismo para gestionar un hotel de alta gama

Por Mariela Arias Con la colaboración de Maia Jastreblansky

Báez hizo un contrato entre dos de sus firmas; la obra no terminó y hoy es un edificio fantasma

El CALAFATE.- El empresario Lázaro Báez quiso un día dejar de ser inquilino de hoteles y proyectó tener un complejo de primer nivel propio. Pensó que lo mejor era que los negocios quedaran en familia y se contrató a sí mismo. Fue a través de un acuerdo entre sus empresas Austral Construcciones y Badial SA para terminar la construcción del edificio, realizar una campaña de marketing y comercialización. Hoy, sólo es un edificio fantasma.

Se trata de un convenio firmado entre las dos empresas constructoras el 1 de julio de 2010, por el cual Badial SA, dueño del edificio ubicado sobre la calle Los Fresnos, lo otorgó en concesión a Austral Construcciones para que termine la obra. Para la fecha en que se firmó el contrato, la obra estaba avanzada y fue interrumpida sin explicación. El contrato llevaba las firmas de Báez, como presidente de Badial SA y de Julio Mendoza, como titular de Austral.

Badial es la misteriosa constructora de Lázaro Báez que construyó poco, adquirió más de 80 inmuebles y estuvo sospechada de lavado de dinero. Austral Construcciones, identificadaen el contrato como ACSA, es la empresa base de su emporio.

Al edificio se lo conoce como “hotel de Lázaro” o “shopping de Lázaro”, por los comentarios sobre el destino nunca concretado. El enorme edificio, de varios pisos, color marfil de techos negros y sin terminar, fue una de las propiedades de Báez que el fiscal federal Guillermo Marijuan allanó. Cuando el cuidador del predio le abrió las rejas, se encontró con un edificio vacío, habitaciones terminadas pero sin estrenar y un puñado de cabañas que rodeaban el predio, cerrado hace varios años.

El acuerdo, al que accedió LA NACION, incluye documentación que Báez presentó a la AFIP y que hoy forma parte de la causa Hotesur. Allí, el empresario a través de Badial, asumía la propiedad del hotel sin terminar y contrataba a Austral para que terminara el edificio en dos años y asumiera la gerencia por otros quince.

El dato es, por lo menos, curioso, dado que el acuerdo se firmó un año después de que Báez, a través de Valle Mitre SA, asumiera el gerenciamiento de los hoteles de los Kirchner. No había antecedentes de que la emblemática constructora se ocupara también de administrar hoteles.

Según el acuerdo firmado en 2010, las partes establecen que hasta ese momento la obra sólo estaba avanzada en un 20% y quedaba en manos de ACSA continuarla. La firma constructora debía entregar un proyecto con el número final de habitaciones, las prestaciones a los invitados y el diseño del predio, además de llevar adelante las gestiones administrativas y operativas del edificio ante los organismos que correspondan. Seis años después de firmado el convenio, el edificio aún mantiene la “luz de obra”, y se encuentra sin habilitar.

“En la causa Hotesur se dispuso un peritaje y uno de los puntos se refiere a los otros emprendimientos hoteleros de Báez. La Justicia trata de determinar por qué sus empresas alquilaron habitaciones del hotel de los Kirchner cuando el empresario tenía un hotel equipado y vacío”, detalló a LA NACION, Silvina Martínez, apoderada de la diputada Margarita Stolbizer y denunciantes de Hotesur.

Los detalles

Báez estaba interesado en que la titularidad del inmueble quedara en manos de Badial y así lo remarcó en el contrato: “Bajo ninguna circunstancia podrá entenderse al presente contrato como una cesión de derechos a favor de ACSA”.

Un punto que los investigadores observan es la liquidación de ganancias que establecía Báez sobre sus dos empresas: “ACSA no recibirá remuneración directa de parte de Badial por la construcción de la obra. Todos los gastos derivados de la construcción serán descontados de los ingresos producidos por la comercialización del hotel, una vez que este se encuentre en funcionamiento”. Austral construiría el hotel a riesgo propio.

También se determinaba en el contrato que Badial dejaba en manos de Austral no sólo la construcción, sino la administración y comercialización del futuro emprendimiento. Y que la constructora tendría a su cargo el desarrollo de la marca, la elección de los nombres de fantasía y logos del hotel y el diseño de los planes de marketing a corto y largo plazo.

Nada de eso ocurrió. El edificio ni siquiera tiene nombre.

(LA NACIÓN )

Ver también

Una mujer murió y su esposo e hijos resultaron heridos al volcar auto cerca de Monte Aymond

Magallanes, 6 de Ene. (ANA) .- Una mujer murió y tres personas resultaron lesionadas al …