sábado , 16 diciembre 2017

Señal de alerta para el FpV en el Senado: quórum pende de un hilo

El resultado de las primarias encendieron una señal de alerta en el kirchnerismo del Senado nacional, que no prendió en la Cámara de Diputados: un paso en falso en octubre y se pierde el quórum propio en la Cámara alta.
Hasta ahora el oficialismo habilita o desactiva sin preocupación las sesiones con 33 senadores propios y 7 aliados. Son 40 en total y se necesitan 37 para dar el quórum. Pero en las generales, el Frente para la Victoria arriesgará 16 bancas (9 propias y 7 amigas).
En el hipotético plano que se mantengan los votos de las PASO en las generales, las conclusiones son tres: sería imposible para Cristina de Kirchner alcanzar los dos tercios (48 bancas) para reformar la Constitución; el FpV retendría la mayoría en el Senado con 38 senadores, y el PRO haría su presentación en un nuevo recinto legislativo.
Sin embargo, la hegemonía K dependerá finalmente de lo que ocurra en tres distritos clave: Capital Federal, Neuquén y Salta.
En la elección de octubre se renuevan 24 bancas. Según el escrutinio reciente de las PASO, donde votó el 76% del padrón, el kirchnerismo ganaría 14 sillas, de las cuales solo 4 corresponderían a aliados. Tres bancas responden al gobernador radical K Gerardo Zamora y otra del Movimiento Popular Fueguino, una fuerza que acompaña habitualmente las votaciones del Gobierno. Si bien en Tierra del Fuego actualmente el MPF tiene 2 senadores aliados, al traspolar los números de las primarias el FpV se quedaría con 2 propios y un aliado.
Una grata sorpresa para la Presidente fue la performance de Gerardo Montenegro, actual secretario general del sindicato de estatales UPCN de Santiago del Estero, potencial ganador de la banca por la minoría en esa provincia con el Frente Popular. En su discurso triunfalista, Montenegro prometió “acompañar todas las políticas que lleva adelante nuestro gobernador y la Presidenta”.
Será vital entonces para Balcarce 50 sostener en el tiempo la alianza con Zamora y el MPN, apelando a los más sofisticados mecanismos de seducción.
• Las amenazas
En Neuquén el petrolero moyanista Guillermo Pereyra ganó la interna del Movimiento Popular Neuquino y se perfila para obtener las dos bancas por la mayoría. La sorpresa de trasnoche fue que el Compromiso Cívico Neuquino de Horacio Quiroga, un radical K, le arrebató al FpV que postula a Marcelo Fuentes el segundo lugar por apenas 420 votos (0,12%). Así, pende de un hilo la tercera banca neuquina.
En Salta la situación también es crítica. El kirchnerista Rodolfo Urtubey, hermano del gobernador Juan Manuel, fue el candidato más votado, seguido por el Frente Popular Salteño, de Juan Carlos Romero ySonia Escudero, y Salta Somos Todos, del sojero Alfredo Olmedo. Las tres fuerzas sacaron el domingo 30%, 21% y 19%, respectivamente. Con los resultados primarios proyectados, los dos peronistas anti K retendrían una banca por la minoría de las dos que ponen en juego, mientras que Olmedo se quedaría afuera del Congreso. Aquí, la tensa calma que ofrece la débil ventaja de Urtubey podría convertirse en un verdadero calvario para el Gobierno.
• Las fichas de la oposición
En la ciudad de Buenos Aires el mapa cambiaría drásticamente. Daniel Filmus y Samuel Cabanchik cederían sus cargos. Los votos unificados del frente UNEN permitirían la mudanza de Fernando “Pino” Solanas de Diputados al Senado, ganando las dos bancas por la mayoría. Lo acompañaría al cineasta la carrioísta Fernanda Sánchez. En tanto, el macrismo debutaría con representación parlamentaria en la Cámara alta con el ingreso de Gabriela Michetti, que si se suma al segundo lugar del ruralista Alfredo De Ángeli en Entre Ríos totalizaría dos senadores para el PRO.
Si persiste la victoria de Solanas y Reyes en octubre, el FAP lamentaría la salida de María Eugenia Stenssoro, pero sumaría un miembro más hasta llegar a 6 bancas.
El radicalismo cuenta hoy con 14 senadores propios y dos aliados catamarqueños. Los datos de las PASO arrojarían que de las cuatro posiciones que arriesga en las generales recupera solo dos, de la mano de exgobernadores: el rionegrino Miguel Saiz y el chaqueño Ángel Rozas. Podría sumarse a este bloque o al FAP el neuquino Quiroga, que por ahora se mantendrá en “otros”.
El peronismo antikirchnerista pasaría de 8 a 11, con Romero reelecto y la incorporación a ese grupo de los dos senadores del MPN.
• Piso
Escrutado el 98% de las mesas de todo el país, el kirchnerismo y sus aliados cosecharon 1.916.630 de votos para la categoría senador nacional. Ese número representa un 37,99%, un piso que Cristina de Kirchner debe volver a repetir en octubre si pretende mantener en la Cámara alta la hegemonía K.

Ambito

Ver también

Renunció la directora del INDEC y denuncian presiones para alterar cifras de empleo

Cynthia Pok dejó su cargo al frente del instituto nacional encargado de las estadísticias oficiales …

Deja un comentario