miércoles , 17 octubre 2018
Ultimas noticias

Semillero de cracks

Por Mauricio Zentner Lavori (@MZLDeportes) para El Espejo Diario

Los jugadores que se destacan dentro del planeta fútbol siempre recorren un camino para llegar al más alto nivel. No aparecen solos.

En esa etapa de crecimiento y formación siempre cumple un papel fundamental el entrenador, maestro o sembrador de talentos que los descubre como un tesoro invalorable. Esta descripción podemos simplificarla bajo una figura: Ramón Maddoni.

“Mi historia como técnico de fútbol infantil comienza en el Club Parque junto a ‘Yiyo’ Andretto, un íntimo amigo mío. Empezamos sin ningún proyecto, nos largamos porque nos gustaba y con la mano de José Batista empezamos a armar al club donde iba mi sobrino a jugar. Después de un año de trabajo, el propio Batista nos ofreció ir a Argentinos Juniors, pero yo le decía que no sabía nada, que no estaba para dirigir. No sabíamos que hacer y a la larga terminamos yendo”, comenzó diciendo Ramón en una charla exclusiva mano a mano con nosotros.

Gago(1)

Y prosiguió: “Estuvimos 16 años sacando jugadores que aparte eran amigos. Por nombrarte algunos puedo poner como ejemplo a Giménez, Batista, Gancedo, Sorin, Placente, Riquelme, Cambiasso e Insúa, hasta que en el año ‘96 nos vino a buscar Boca para ofrecernos el puesto de Director General del fútbol infantil. La verdad era que no me seducía mucho y no estaba enloquecido ya que estábamos cómodos y conformes en el club. La idea de cambiar no me gustaba mucho pero la gente de Parque me convenció y fuimos”.

Pocho Insua

Ya instalados en el club de la ribera, las figuras no tardarían en aparecer bajo la atenta mirada del cazador de talentos más emblemático de la Argentina: “Nos fue muy bien también en Boca -hace 18 años que estoy- y creo que tuvimos éxito porque sacamos muchos jugadores como Tevez, Gago, Erbes, Viatri, Colazo, Nico Gaitán, Boselli, Coloccini y La Paglia. A medida que fue pasando el tiempo no pudimos continuar con el proyecto porque faltaban recursos económicos, pero ahora el ‘Leche’ se puso a cargo y vamos a comenzar de vuelta para ver si podemos levantar al Club Parque y trabajar en conjunto con Boca. El objetivo es hacer el convenio de la misma manera que hace 18 años para ver si se puede continuar”.

Con la historia de Tevez en el tintero, no pudimos dejar de ahondar más en el tema: “Lo de Carlitos fue un caso especial. Lo vimos en Fuerte Apache y siempre lo quisimos llevar, pero él quería jugar en Boca. Nosotros íbamos a la villa y lo acompañábamos a comprar al supermercado, a llevar las cosas a su casa. Era uno de esos jugadores que vos los ves y te das cuenta que tienen un plus”.

Cuchu Cambiasso

“El jugador nace, pero se perfecciona con trabajo. Los fundamentos son la técnica, el ritmo y la agresividad, que es lo que más trabajamos y lo que nos dio tan buenos resultados. Yo cuando los veía notaba algo distinto. Eso es lo que Dios nos dio a nosotros: elegir bien. Fuimos mejorando con el tiempo, vamos comparando y buscando el ideal. Eso creo que es lo que te lleva ansiedad para seguir trabajando”, resumió en una de sus frases más interesantes.

Como previsores del futuro, no perdimos la oportunidad para consultarle apellidos que brillarán en la Primera División dentro de unos años: “Leo Suarez, Yamil Romero, Joel Acosta, Cristaldo, Leschuk, Di Franco, Escalante, Bravo y toda la cantera de Club Parque que vinieron a los 7/8 años. Detrás de ellos vienen unos cuantos así que esto es un ciclo que nunca termina”.

Leo Suarez

“Una de las anécdotas más lindas que tengo es cuando para el Mundial 2006 me llamó Sorín y nos invitó a Alemania para que sigamos el torneo. Había un grupo de chicos que los conocíamos de chiquito como Coloccini, el propio Sorin, Cambiasso, Riquelme, Carlitos Tevez, Placente y grandes amigos como ‘Saviolita’ y Aimar. Esa es una de las satisfacciones más grandes que tuve, el reconocimiento”, nos contó emocionado.

Y le pedimos que, para concluir la entrevista, se definiera: “Soy un tipo que estoy buscando talentos constantemente. Un captador de talentos y bueno, prácticamente lo mismo que antes sólo que ahora le pusimos un nombre. Antes éramos delegados”.

Mención

Historia invaluable. Códigos de la pelota. Talento de exportación y cracks que escribieron páginas doradas en sus clubes. Todo eso se resume bajo un legado, el del eterno Ramón Maddoni.

Un lujo que nos dimos, vendrán más…

PD: Mil gracias a Cocol Gómez por la oportunidad brindada!

Ver también

Las ráfagas de 110 kms volcaron un camión en “Bajada de la Osa”

Caleta Olivia Las intensas ráfagas de viento que se desataron ayer en la región provocó …

Deja un comentario