sábado , 21 mayo 2022

Seis inventos geniales que te van a dejar sin trabajo

  • Por Noemí Rivera |

drone1

 

Trabajadores del mundo, temblad. Lo de la revolución industrial fue un juego de niños comparando con la que se nos viene encima. En pocos años la clase media trabajadora corre peligro de ser sustituida por inventos asombrosos que parecen sacados de la ciencia ficción y pondrán de patitas en la calle a una gran parte del personal que hasta hace poco creíamos irremplazables por máquinas. Es más, según un estudio, el 47% del empleo total está en situación de alto riesgo, ya que muchas de sus ocupaciones son susceptibles de ser automatizadas en una o dos décadas.

Cajeras de supermercado, mensajeros, kiosqueros, trabajadores de cara al público, enfermeros… ¡y hasta médicos y cirujanos! Pronto pasarán a ser profesiones desaparecidas o en vías de extinción, junto a lecheros, vendedores de billetes de transporte público, campaneros, telefonistas, serenos y demás profesiones que duermen el sueño de los justos.

Drones vs. Mensajeros

El invento: Pequeños drones o robots voladores destinados al reparto de mercancía ligera. Amazon acaba de presentar estos nuevos mensajeros de ciencia ficción guiados por GPS que serán capaces de repartir los pedidos a los destinos que estén a menos de 36 km de sus almacenes en 30 minutos.

Cuándo será realidad: Aún estamos hablando de un prototipo y necesitaremos unos cuantos años, de cuatro o cinco, hasta ver a pequeños drones voladores surcar los cielos. Siempre y cuando se llegue a un acuerdo con la regulación del espacio aéreo, claro.

Los damnificados: Transportistas, mensajeros y empleados de correos.

carro

Etiquetas inteligentes vs. Cajeras/os de supermercado

El invento: Con tan solo pasar nuestro carro por un escáner, podremos saber el importe total de nuestra compra gracias a unos chips en las etiquetas de los productos. Las etiquetasRFID (Radio Frequency Identification) incorporan información del precio, de la fecha de adquisición y caducidad del producto, y también sirven como antirrobos.

Cuándo será realidad: Hace casi una década que se viene hablando de ellos, sólo que aún están lejos de ser reales dado su elevado precio. Se calcula que cuando el precio unitario de cada etiqueta se reduzca a la mitad, unos 0,10 dólares, serán incorporados masivamente por tiendas y supermercados.

Los damnificados: Cajeras y cajeros de supermercados y comercios en general, que junto con sus puestos de trabajo verán cómo también desaparecen las colas para pagar.

kiosko

Gafas/Lentillas de realidad aumentada vs. Kiosqueros/Repartidores de Páginas Amarillas

El invento: Internet y sus soportes actuales (teléfonos, tablets, ordenadores…) ya permiten leer las noticias al momento desde allí donde estemos. Nada nuevo; pero estos gadgets se están transformando y mimetizando con nuestro propio organismo, pisando tan fuerte como las lentes de contacto de realidad aumentada que son, básicamente, monitores que van directamente en los ojos. Como resultado, se puede ver la información superpuesta sobre el mundo que uno está mirando a su alrededor sin necesidad de acudir a ningún sitio físico para aglutinarla.

Cuando acabará la prensa de papel: 2043 es, según el profesor de periodismo Philip Meyerel año en el que se publicará el último periódico sobre papel. Antes habrán desaparecido del mapa las páginas amarillas, los directorios de anuncios por palabras, los almanaques, gran parte de lo que se publica en papel para informarnos…

Los damnificados: Kiosqueros, trabajadores del sector de la impresión, repartidores, etc, que verán cómo a las nuevas generaciones ni se les pasa por la cabeza bajar al kiosco a por las últimas horas del día anterior.

Robots emocionales vs. Enfermeras y recepcionistas

El invento: Robots emocionales capaces de reírnos las gracias y consolarnos cuando estamos tristes. Pueden leer nuestras expresiones faciales, interpretar nuestro tono de voz o el lenguaje corporal para determinar el estado emocional en el que nos encontramos y responder apropiadamente ante esos estímulos. Los robots emocionales más famosos son Kismet, desarrollado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, y la serie Actroid, desarrollada en la Universidad de Japón.

Cuando será realidad: Aún se está trabajando en ellos pero estos robots ya se han utilizado de manera restringida en hospitales estadounidenses y japoneses.

Los damnificados: Cuidadores, auxiliares, enfermeras, trabajadores de cara al público se verán reemplazados por robots que no se enfadan cuando les gritamos y atenderán a todas nuestras necesidades sin rechistar.

esteto

Aplicaciones digitales vs. Médicos de cabecera

El invento: Aplicaciones y servicios on line (gratuitos y de pago) con una amplísima información sobre enfermedades, síntomas y terapias que podemos consultar a golpe de ratón desde nuestros ordenadores o teléfonos. Ayudan a prevenir enfermedades, hacen diagnósticos, seguimiento, tratamiento…

Cuándo será realidad: Ya existen varias aplicaciones de este tipo en la red, pero sin mucho fundamento, todo hay que decirlo. Sólo es cuestión de tiempo que la sanidad sea algo que unos pocos se puedan permitir y los doctores virtuales evolucionen y se multipliquen para que puedan tratar a muchos más pacientes por menor coste desde el ciberespacio.

Los damnificados: Médicos de cabecera, de medicina general… una importante parte del sector sanitario verá cómo sus títulos, su experiencia y más de 10 años de carrera serán implantados en sistemas informáticos accesibles a todos para que, en el futuro que se avecina, los pacientes se eviten pasar por caja cada vez que van a la consulta del matasanos.

robot

Robots vs. Cirujanos

El invento: Brazos robóticos equipados con cámaras que operan con precisión milimétrica y a una velocidad con la que ningún cirujano tendría el valor de trabajar.

Cuándo será realidad: Estos robots ya operan con éxito en varios hospitales de todo el mundo. Su coste aún es elevado, y no muchos hospitales se los pueden permitir; pero, como con todo, a medida que este campo avance y se abaraten los costes, acabarán popularizándose.

Los damnificados: La prestigiosa, compleja y respetada profesión de los cirujanos. Podría desaparecer para siempre o verse relegada a un segundo plano, a los mandos de los robots que requieran control humano.

Son sólo unos ejemplos, pero al fin y al cabo da igual el tipo de trabajo que desempeñes, los años que hayas estudiado para poder ejercer tu profesión o lo humano que seas. El futuro está a la vuelta de la esquina y la tecnología amenaza con dejar sin trabajo a muchas personas. Pero, por otra parte, ¿qué otras nuevas profesiones surgirán en torno a esta imparable revolución tecnológica? No tiremos la toalla.

Ver también

Tiemblan los mercados por la tensión entre EEUU e Irán

El barril de petróleo escaló casi 3 dólares luego de la muerte de comandantes militares …

Deja una respuesta