sábado , 21 octubre 2017

Se presentó una demanda contra ex subsecretario de Pesca

El empresario de los barcos pesqueros de la flota amarilla que opera en el puerto de Caleta Olivia, Luis Jones, confirmó que presentó una demanda judicial contra el ex subsecretario de Pesca provincial, Raúl Mella, por haberlo injuriado públicamente.

 Jones sostuvo que las acusaciones de Mella -quien renunciara el 25 de octubre a su cargo- tienen relación con lo que es la puja de intereses entre los propietarios de los buques fresqueros y los congeladores por la supremacía de operatividad en el Golfo San Jorge.
En declaraciones a la emisora radial LU 12 de Río Gallegos, señaló que “quedé en el medio por una cuestión política del señor Mella porque había un conjunto de cosas que estaban a punto de estallar, como su falta de capacidad y yo fui simplemente una excusa. “Me trató de mafioso y nosotros nunca le faltamos el respeto ni lo amenazamos”.
A todo esto, vale recordar que Mella dijo que Jones era un empresario ligado estrechamente al ministro de la Producción y funcionarios de su entorno. Además, mencionó que en algún momento lo escuchó decir que “en la pesca somos todos piratas; solo nos diferencia el parche”.
Más adelante, al ser consultado sobre un supuesto negociado con el buque “Liliana”, Jones recalcó que el mismo “nunca estuvo alquilado a mi nombre, sino que yo fui capitán de ese buque hasta hace algunos años atrás y solo hice de apoderado del titular, Ricardo Irigoyen, cuando fui a Río Gallegos y firmé el contrato en su nombre”.
Al mismo tiempo aseguró que dicha embarcación debió ser reparada y se gastó “alrededor de un millón de pesos, de los cuales una parte fue financiada por mi empresa, pero para eso se firmó un mutuo acuerdo y ello está declarado en la contabilidad de la empresa y ante la AFIP”.
En tanto, sobre las denuncias que el ARI y luego el ex funcionario Mella hicieron sobre su persona, señaló que “nadie presentó nada por escrito y ahora van a tener que explicar en qué se basan para decir lo que dijeron”.

“PRESERVAR EL RECURSO”
Más adelante, dijo que es necesario que se aclare por qué le querían dar ocho permisos de pesca a la empresa canadiense centollera Yaganes.
Por otra parte, indicó que “la flota amarilla da trabajo a 1.500 personas, mientras que Conarpesa echó a 80 de su planta y pese a ello les permitió seguir pescando, contrariando lo que dice la ley”.
“Además los informes del INIDEP decían que el 80% de lo que capturaban esos barcos era merluza y la tiraban al agua, siendo solamente el 20% langostinos, y sobre eso Mella no dijo ni hizo absolutamente nada, cuando su obligación era preservar el recurso”.
Finalmente sostuvo que el ex subsecretario de Pesca “no estuvo a la altura de las circunstancias”, argumentando que solo conoce perfectamente de cuestiones de estiba, pero muy poco de pesca.

El Patagonico

Ver también

CLAUDIO VIDAL RECUPERA EL PATRIMONIO DEL GREMIO.

El Sindicato Petrolero estuvo durante varias décadas sin llevar beneficios para sus afiliados, en las …

Deja un comentario