lunes , 23 octubre 2017

Santa Cruz: Ambientalistas vuelven a pedir que no se hagan las represas

Las organizaciones ambientales no cejan en su intento de frenar la obra de las represas.

Río Gallegos.- Mientras aún no se cristaliza el acuerdo Nación-Provincia por las represas hidroeléctricas, que debe ser ratificado por la Legislatura Provincial, seis organizaciones ambientalistas volvieron a reclamar al Gobierno Nacional que deje sin efecto la obra.

Un total de seis organizaciones ambientalistas reclamaron al Gobierno Nacional que deje sin efecto la construcción de las dos represas proyectadas sobre el río Santa Cruz, y aseguraron que se trata de “un mal negocio desde lo técnico, ambiental, y económico”.

En su lugar, propusieron orientar los recursos del Estado al “cumplimiento de los compromisos pre-electorales de promoción de energías renovables y alternativas, y políticas de eficiencia energética”.

El reclamo fue planteado por la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Aves Argentinas, Banco de Bosques, Flora y Fauna, Fundación Naturaleza para el Futuro (FuNaFu) y Fundación Vida Silvestre Argentina. El planteo está relacionado con la construcción de las represas del complejo hidroeléctrico Kirchner-Cepernic sobre el lecho del río Santa Cruz, ubicado en esa provincia del sur y “último río glaciario de la Patagonia que corre libre desde la cordillera hasta el mar”, dijeron las entidades.

No es la primera vez que las organizaciones plantean esto y lo vienen batallando desde el mismo inicio de la gestión de Mauricio Macri. Con la ratificación de la renegociación confirmada con la República Popular de China para reactivar las obras y seguir adelante con el proyecto, aunque con modificaciones, las organizaciones retomaron la embestida para tratar de frenarlas.

Cabe recordar que sin ratificar la continuidad del proyecto, la canciller Susana Malcorra manifestó a principios de mayo que “será menos ambicioso que lo presupuestado, pero se logrará”.

En esa línea, se informó que las represas en cuestión pasarán de tener 11 a 8 turbinas, se reducirá el monto de la obra de US$ 7.600 millones a US$ 4.000 millones, se aplazarán los tiempos de la misma y que la provincia de Santa Cruz obtendrá un 12% de regalías por la energía transportada al país, aunque el Estado Nacional mantendrá la propiedad de las obras.

Esto quedaría cristalizado, además, en el acuerdo que fuera entregado como propuesta a la provincia de Santa Cruz por el ministro de Energía, pero que aún no habría sido rubricado por las autoridades para que la provincia pueda proceder a la ratificación parlamentaria del mismo.

En paralelo, las entidades ambientalistas argumentaron tres razones para desestimar las construcciones: “carecen de justificación energética y económica, producirán un impacto socio-ambiental, además de presentar un déficit en materia de información pública y ambiental”.

Indicaron, además, que la productividad o factor de planta de las represas “sería del 34% (comparada con Yacyretá que tiene un 71%), y sólo el 43% de la energía que generarían podría ser aprovechada por la capacidad de los tendidos eléctricos actuales”.
Un complejo hidroeléctrico como éste, aseguraron, “convertiría al río Santa Cruz en grandes embalses artificiales, devastando un ecosistema irreemplazable como el área de influencia del Parque Nacional Los Glaciares (declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco) que alberga los glaciares Perito Moreno y Upsala, y el Parque Nacional Monte León”.

Recordaron, además, que la confluencia y desembocadura de los ríos Chico y Santa Cruz “ha sido declarada como Area de Importancia para la Conservación de las Aves (AICA)” ya que se trata de “un sitio clave como lugar de invernada para el críticamente amenazado macá tobiano (podiceps gallardoi), ave endémica de la Argentina registrada sólo en la provincia de Santa Cruz y declarada Monumento Natural Provincial”. (Laopiniónaustral)

Ver también

CUÁNTO LE COSTARÁ AL ELECTOR NO IR A VOTAR

Si bien existen casos donde se contempla la ausencia del votante y sólo es necesario …