Mientras, la Unidad de Información Financiera (UIF) le advirtió a Casanello que la información que le proporcionó sobre las cuentas en Suiza de los hijos Báez no puede ser utilizada en “carácter de evidencia” sino sólo con “fines de inteligencia”.

La UIF pidió las detenciones de los cuatro hijos de Báez -Martín, Leandro, Melina y Luciana- a raíz de las cuentas bancarias vinculadas a ellos detectadas en Suiza por unos 25 millones de dólares.

Fuentes judiciales informaron a la agencia NA que mediante un escrito presentado en el Juzgado, el organismo antilavado aclaró que “se autorizó a diseminar la información proporcionada, únicamente para fines de inteligencia no permitiendo su incorporación como prueba en este proceso judicial, ni que sea revelada la fuente de la cual proviene la información”.

“No es posible acceder a lo peticionado sin poner en riesgo todo el sistema de información nacional, comprometiendo la responsabilidad del Estado argentino frente a organismos internacionales”, indicó la UIF.

En ese sentido, el organismo antilavado aclaró que la información aportada“puede ser fácilmente acreditada a través del diligenciamiento de los exhortos diplomáticos” a Panamá,Suiza y Uruguay, los países por donde se canalizó el dinero.

“Sin perjuicio que gran parte de dicha información provino de fuentes nacionales, lo cierto es que una herramienta muy valiosa y en muchos casos fundamental es aquella información provista a partir de la participación de la UIF en el grupo Egmont y que proviene de otras UIF del mundo”, aclaró el organismo. Y agregó que la información que puede aportar en este expediente “es de carácter de inteligencia y no de evidencia”, a poco que se realicen las indagatorias de los cuatro hijos del empresario detenido.

De acuerdo al nuevo cronograma de indagatorias fijado por Casanello, Martín, Melina y Leandro Báez deberán presentarse el este martes a las 10:00 en los tribunales de Comodoro Py, en tanto que Lázaro, su contador Daniel Pérez Gadín y el abogado Jorge Chueco lo harán el miércoles y Luciana Báez el jueves.

Casanello fijó una ronda de indagatorias que adelantó para esta semana, tras un fallo de la Cámara Federal que le ordenó apuntar sobre los funcionarios del Gobierno anterior y la propia ex presidenta Cristina Fernández por el manejo de la obra publica que recibió Báez.

Se cree que los hijos de Báez presentarán un escrito asesorados por sus abogados Santiago Viola y Claudia Balbín, quienes plantearon la recusación de Casanello -aún pendiente de resolución- y aprovecharán para volver a cuestionar el informe remitido por la UIF.

(Infobae)