sábado , 21 mayo 2022

Río Gallegos: Un nuevo aniversario de la ciudad con poco para festejar

Por Lorenzo Quijano para SCV

A 128 años de la fundación de Río Gallegos, los vecinos de la ciudad no están con muchos ánimos de festejar. Pese a que la administración municipal se afana por estas horas por ultimar los preparativos para el tradicional Paseo Aniversario, ni los espectáculos ni los fuegos artificiales pueden disimular una de las peores gestiones comunales.

ACTO-RIO-GALLEGOS-540x372

Las calles de la ciudad parecen un remedo de Beirut luego de los bombardeos, salvo cuando llueve, entonces la ciudad se transforma en una réplica de Venecia; la avenida Kirchner se redujo a cuatro carriles por no haber previsto la restricción del estacionamiento durante la demarcación y un inexplicable “olvido” de imponer el nombre de Presidente Raúl Alfonsín a la calle Libertad, tal como se estableció por ordenanza hace ya más de un año, son sólo algunas muestras de la deficiente gestión Cantín.

Tal vez redunde en lo que a diario reflejan las redes sociales, donde los vecinos expresan su molestia y disconformidad con el accionar de la administración municipal. Día a día los vecinos suben fotografías, comentan en los diferentes posteos en los que se puede percibir el cansancio, el fastidio y muchas veces el enojo airado que parece no ser recibido en las oficinas de nuestra municipalidad.

Hoy todos los vecinos de Río Gallegos tuvimos acceso a través de las redes sociales, al conocimiento del lamentable estado del Gimnasio Juan Bautista Rocha, inactivo y en estado de abandono desde hace casi ocho meses, un lugar que siempre se caracterizó por ser un centro de concurrencia y contención social de nuestra comunidad.

Esa misma desidia se pone de manifiesto en la total ausencia de actividades culturales, con una dirección de cultura prácticamente desactivada e inerte que adeuda aún la última edición de los textos ganadores del Programa “Mi Primer Libro” del 2012, certamen que no se llevó a cabo durante el 2013.

Vemos hoy también las condiciones en las que desarrollan sus tareas los empleados de los CENIN, a quienes les adeudan el pago de las horas extras. Vemos la ausencia del estado municipal en las situaciones de riesgo social. Vemos empleados migrando de una a otra área en la búsqueda de un ambiente laboral sin aprietes ni persecuciones. Vemos a nuestros artistas y actores culturales sin reconocimiento, contención ni espacios para el desarrollo de su arte, en fin, vemos una municipalidad aletargada y sin capacidad de reacción ante las demandas de los vecinos.

Y por supuesto, la culpa es del otro. El Intendente culpa al Gobernador, El Secretario de Desarrollo, culpa al gremio. En el relato K siempre la culpa es del otro, del enemigo. Porque para el relato K no hay adversarios ni opositores, hay enemigos a los que hay que neutralizar.

Apunto mentalmente estas reflexiones mientras los fuegos artificiales iluminan la noche marcando el inicio de este nuevo aniversario de mi ciudad. Recuerdo alguna campaña electoral basada en el eje Nación-Provincia-Municipio. Siento que, al fin, todo no es más que eso: Fuegos artificiales.

Ver también

Claudio Vidal exigió a las operadoras que realicen la vacunación gratuita de los trabajadores petroleros

El Secretario General del Sindicato Petrolero continúa gestionando beneficios para combatir los efectos de la …

Deja una respuesta