lunes , 26 julio 2021

Riesgo ambiental en Malvinas por fallo en plataforma petrolera

Tierra del Fuego, 26 de Abr. (ANA) .- La Cancillería emitió expresó su preocupación por la falla en el funcionamiento de una válvula de seguridad en un pozo de exploración que está siendo perforado en el área denominada «Isobel Deep”, en la plataforma continental argentina cercana a las Islas Malvinas, a cargo del consorcio integrado por las empresas Falkland Oil and Gas Limited (FOGL), Premier Oil Limited y Rockhopper Exploration PLC.

«De acuerdo con los comunicados de prensa emitidos en la fecha por las empresas FOGL y Rockhopper, la perforación en el área de «Isobel Deep” debió suspenderse a 1.273,9 metros de profundidad a raíz de un mal funcionamiento del «blow-out preventer” (BOP), mecanismo esencial de prevención con que cuentan las plataformas hidrocarburíferas para controlar el pozo», se indica en un comunicado.

Este mecanismo actúa preventivamente ante la circunstancia de un eventual derrame líquido o gaseoso en caso de influjo de gas, petróleo o agua, permitiendo el manejo del incidente y evitando la contaminación del medio ambiente marino, explica Cancillería. «Una falla en estos sistemas fue la que provocó la tristemente célebre catástrofe ambiental en el Golfo de México», advierte.

Sin embargo, este no es el primer incidente de la plataforma Eirik Raude. «En noviembre de 2014, perforando un pozo en espacios marítimos de Sudáfrica, la actividad debió suspenderse por problemas mecánicos en la plataforma, debiendo abandonar las operaciones. Por su parte, en 2005 la plataforma registró al menos tres incidentes mientras operaba en el Ártico, hechos que motivaron la preocupación de las autoridades reguladoras noruegas», dice el comunicado.

Además, se da cuenta de otro incidente que se produjo en 2012 en la plataforma continental argentina frente a las Islas Malvinas, cuando la plataforma petrolera Leiv Eirikson –también perteneciente a Ocean Rig– sufrió una avería en boca de pozo. «Afortunadamente, dicho incidente no tuvo mayores consecuencias porque no había petróleo en dicho pozo», continúa el comunicado.

La preocupación del Gobierno argentino ante un posible desastre ambiental tiene su razón de ser: «Un derrame de petróleo de magnitud en el área de Malvinas tendría un impacto significativo en el ecosistema, que podría perdurar durante décadas. Las aguas circundantes a Malvinas son ampliamente conocidas por su rica diversidad. Existen en dicha zona áreas de reproducción y alimentación de numerosas especies de mamíferos y aves marinas, varias de las cuales son objeto de protección internacional a través de convenios multilaterales específicos, en razón de su elevada vulnerabilidad y frágil estado de conservación. Asimismo, las aguas son ricas en especies que son objeto de explotación comercial, tales como calamar o la merluza negra».

Cualquier incidente que se produjera «tendría altas probabilidades tanto de alcanzar la costa de aquéllas como las costas de la Isla de Tierra del Fuego».

El pasado 2 de marzo pasado, el gobierno nacional comunicó a su par del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte «su formal y enérgica protesta por el inminente inicio de actividades de perforación en búsqueda de hidrocarburos al norte de las Islas Malvinas, en áreas de la plataforma continental argentina sometidas a la ocupación ilegítima británica».

Además, el pasado 9 de marzo se presentó una nota a la empresa Ocean Rig, propietaria de la plataforma Eirik Raude, mediante la cual se insta a la empresa a «abstenerse de realizar actividades no autorizadas de exploración y explotación de hidrocarburos en la plataforma continental argentina, y advierte sobre las posibles consecuencias legales de su accionar».

Ver también

Claudio Vidal exigió a las operadoras que realicen la vacunación gratuita de los trabajadores petroleros

El Secretario General del Sindicato Petrolero continúa gestionando beneficios para combatir los efectos de la …

Deja una respuesta