viernes , 20 abril 2018

Recupera su identidad otro nieto robado en la dictadura y es de un hijo de Cañadón Seco Provincia de Santa Cruz

Cañadón Seco.- Las Abuelas de Plaza de Mayo identificaron y restituyeron al nieto desaparecido de la titular de la organización, Estela de Carlotto, en un hecho histórico en la lucha por las víctimas de la última dictadura militar.

La magnífica noticia de la recuperación de Guido Carlotto (Ignacio Hurban) un profesional de la música y nieto, Estela de Carlotto  y de Hortensia Ardura (que vive en Caleta Olivia) conmovió profundamente a la pequeña localidad de Cañadón Seco, ya que a pesar de los sentimientos encontrados que provocó el acontecimiento, se supo que el joven que en la actualidad tiene 36 años es hijo del desaparecido Oscar “Puño” Montoya quien vivió durante muchos años en esta localidad santacruceña.

Ello fue anunciado por una de las hijas de la presidenta de “Abuelas de Plaza de Mayo” en una conferencia de prensa que ofrecieron a las 17:00 hs en Buenos Aires para dar a conocer oficialmente el grato acontecimiento.

La Noticia en Cañadón  Seco

Al conocer la noticia, el comisionado de fomento Jorge Soloaga expresó su alegría y conmoción, teniendo en cuenta que “la figura y recuerdo de Puño Montoya, Oscar Rampoldi y Eduardo José Clivio, fue rescatada del olvido por nuestra gestión”.

“Aun más nos llena de orgullo y satisfacción y nos permite avizorar que a partir de la decisión política de en materia de Derechos Humanos, en promover la memoria y en el juicio y castigo de los opresores”, añadió.

Al respecto señaló que “Cañadón desarrolló una política muy activa en robustecer la memoria, la búsqueda de la verdad y justicia”.

Al mismo tiempo sostuvo que “todos los años vamos a seguir recordando la memoria de los pibes que lucharon contra la asfixiante opresión de la dictadura militar que cercenó los derechos mínimos de los ciudadanos con mentes obtusas dirigidas por intereses de dominios internacionales”.

Cabe recordar que la figura de Montoya fue realzada en Cañadón Seco, recién el 24 de marzo de 2010, cuando -el en ese entonces recientemente asumido- comisionado de fomento Jorge Soloaga inauguró la Plaza de la Memoria, en el marco del Día por la Memoria, la Verdad y la Justicia.

DESAPARECIDOS-CAÑADON-SECO

El mismo se encuentra emplazado en una pequeña rotonda ubicada en las calles Vizcacheras y Avenida de los Mártires, donde se fijaron tres placas para colocar las gigantografías de los desaparecidos: Oscar Walmir “Puño” Montoya, Reinaldo Oscar “Tatú” Rampoldi y Eduardo José Clivio, pero hasta ese momento sólo se tenía la imagen de Montoya, cuya familia vive actualmente en Caleta Olivia.

10570987_893788580649521_452109259_n

Luego de ello, Cañadón Seco continuó honrando la memoria de “Puño” y el martes 16 de abril se inauguró la Sala de Música denominada “Oscar Vladimir Puño Montoya”, en honor a quien tuvo una activa participación en la actividad cultural y desapareció en la más grave y prolongada interrupción del sistema democrático.

Su Historia

Su hermano Jorge posee una imprenta gráfica en la ciudad del Gorosito, donde vive junto a su madre, Hortensia Arduras de Montoya de 93 años de edad y ambos habían aportado su sangre al banco genético de “Abuelas”, cuyo ADN coincidió con el del joven que fue intensamente buscado durante 36 años.

Al igual que su padre, Laura fue secuestrada junto a su compañero en noviembre de 1977, en una confitería de la entonces Capital Federal, tenía 23 años y estaba embarazada de dos meses y medio.

s_100065_3936_s_100065_2706_portadalauraFOTO

Por ese entonces estudiaba historia en la Universidad Nacional de La Plata y militaba en la Juventud Universitaria Peronista y en Montoneros.

Su hijo a quien ella llamó Guido, nació en el Hospital Militar de Buenos Aires el 26 de junio de 1978 y dio a luz estando esposada, estando apenas 5 horas junto a él.

Luego, Laura fue dormida y trasladada nuevamente a La Cacha, al lado del penal de Olmos, donde la habrían llevado a una “cueva”, un espacio en lo que sólo se podía estar agachado, con las manos engrilladas y los pies atados a una pared.

2891-0 (2)

Vale recordar que al momento de su desaparición Montoya vivía en La Plata donde cursaba sus estudios universitarios e integraba el movimiento Montoneros, aunque poco antes de ello habría sido él mismo quien comunicó la muerte de Reinaldo Rampoldi a sus familiares, e incluso les hizo entrega del cuerpo, pero meses más tarde, en 1977, lo secuestraron y lo ultimaron, engrosando la lista de miles de desaparecidos.

Siguió los pasos de su padre

Ignacio Hurban fue criado por una familia en la localidad bonaerense de Olavarría, en la actualidad tiene 36 años y es hincha de River. La música es su profesión; comenzó a estudiar a los 12 años y continuó de manera ininterrumpida, al igual que su padre “Puño” Montoya.

Tras unas pocas lecciones de teclado en su pueblo natal, Colonia San Miguel, donde vivió hasta los 14 años, emigró a Buenos Aires a seguir con su formación en el Instituto Municipal de Música de Avellaneda.

Hurban

Actualmente, se desempeña como docente en Olavarría y además es el director de la escuela de música “Hermanos Rossi”. Ha editado varios discos y efectuó numerosas colaboraciones con artistas a lo largo de todo el país, entre ellos Carlos Aguirre, el saxofonista barítono inglés George Haslam, el bandoneonista Italiano Paolo Rossi, Carto Brandán, Jerónimo Carmona, Sergio Verdinelli, Francesca Ancarola, Liliana Herrero, Adrian Abonizio, e incluso participó de recitales de Música por la Identidad, antes de conocer su propia historia.

Conferencia de prensa de la recuperación del nieto de Estela de Carlotto

La mujer emblema de la búsqueda se mostró muy emocionada en una conmovedora conferencia de prensa, acompañada por su familia, referentes de derechos humanos y funcionarios nacionales.

estela

“Yo no quería morirme sin abrazarlo y pronto lo voy a poder abrazar. La silla vacía va a estar con él, los porta retratos que lo están esperando van a tener su imagen. Es hermoso, es un artista, un chico bueno”, relató Carlotto, quien aclaró que todavía no había hablado con Guido, como llamaron a su nieto cuando nació en cautiverio.

Fuentes Judiciales

Según confirmaron fuentes judiciales, Ignacio Hurban se presentó voluntariamente para hacerse los análisis de sangre porque tenía dudas acerca de su identidad y su ADN fue cotejado con sus abuelos paternos, que viven en el sur del país, lo cual arrojó un 99,9 por ciento de compatibilidad, convirtiéndose en el nieto recuperado número 114.

Información: ANA Agencia de Noticias Austral / La vanguardia del Sur / El Espejo Diario

Ver también

Agrupación Petrolera Santacruceña trabajando al servicio de la comunidad.

Desde su creación, la Agrupación Petrolera Santacruceña, se caracterizó siempre por su trabajo al servicio …

Deja un comentario