domingo , 25 septiembre 2022

Rebelión con los traspasos: Peralta se niega a ir a la ceremonia de Alicia Kirchner

Por Lucia Salinas @salinaslucia

POLÉMICA EN SANTA CRUZ. El gobernador aduce que no está obligado. En 1987 fue la última vez que un mandatario con mandato cumplido le entregó el poder a otro electo.

El jueves, el mismo día en que la Presidenta se despida del poder, Alicia Kirchner jurará como gobernadora. Después de 28 años, en Santa Cruz se repetirá un hecho que debería ser normal pero dejó de serlo: abandonará el poder un gobernador con mandato cumplido y asumirá otro electo. Pero la fiesta, otra vez, sería incompleta: según pudo saber Clarín, Daniel Peralta, el actual mandatario, tiene decidido pegar el faltazo.

En la provincia no hay ceremonia de traspaso de atributos, pero se esperaba, al menos, repetir un protocolo que no se da desde 1987: que gobernador electo y saliento compartan la jura. Ante una ausencia de Peralta, aún queda definir quién le tomará juramento a la hermana del ex presidente. Habrá una invitada de lujo: Cristina Kirchner, quien justamente ayer justificó su eventual faltazo a la Casa Rosada para el traspaso con Mauricio Macri por el deseo de estar en la fiesta de su cuñada.

Todo transcurrirá en un horario poco habitual. El acto de asunción y jura de Alicia Kirchner será a las 20 en las instalaciones del colegio María Auxiliadora sobre la Avenida Presidente Néstor Kirchner y a la vuelta de la residencia de la gobernación.

Con total hermetismo, la organización del acto está a cargo del Frente para la Victoria que hasta ahora, sólo confirmó el horario y el lugar y que después de la jura de Alicia, la flamante gobernadora que también allí tomará juramento a su gabinete. Entre otros, será el turno de Rocío García, pareja de Máximo Kirchner, que asumirá como ministra de Salud.

Por estas horas se ultiman los detalles de la transición de un gobierno a otro, pero al no haber traspaso de atributos en la Provincia, el gobernador saliente Daniel Peralta adujo en privado que no está obligado a asistir y todo indica que, como símbolo de su mala relación con el kirchnerismo, no participará del acto. «Sólo en caso de fuerza mayor, pero no está en planes ir», aseguraron desde su entorno.

La futura gobernadora puede leerse el juramento ante la Escribana mayor de la gobernación, algo que hacía Néstor Kirchner, cuando renovaba su mando. Por ahora, es lo que podría ocurrir y la atención también está colocada en el dispositivo de seguridad para la llegada de Cristina Kirchner, ya sin ser la jefa de Estado y rodeándose en su provincia, de los suyos.

Lo cierto es que después de muchos años y como muestra de la inestabilidad que en algunas épocas tuvo la Provincia, y por las reelección indefinida que impulsó Néstor Kirchner, habrá un traspaso de mando entre un gobernador con mandato cumplido y uno nuevo, electo. La última vez que esto ocurrió fue en 1987 cuando entregó el mando Arturo Puricelli a Ricardo del Val. Néstor Kirchner asumía entonces la intendencia de Río Gallegos.

En el período siguiente, después de un juicio político al que fue sometido Del Val, su mandato fue finalizado por Marcelino “Chicho” García -suegro de Máximo Kirchner-. Con las elecciones adelantadas, García como gobernador interino entregó el mando a Néstor que asumió en 1991 su primera gobernación.

Desde entonces y hasta mayo de 2003, Santa Cruz tuvo el mismo gobernador. En la renovación de su mandato, Kirchner leía la jura frente a la asamblea legislativa y al Escribano mayor de gobierno. Hasta octubre de ese año, cuando el santacruceño fue elegido Presidente, Héctor Icazuriaga se hizo cargo de la administración provincial; luego asumió el electo mandatario Sergio Acevedo. Tras su renuncia en 2006, el vicegobernador Carlos Sancho -socio de Máximo Kirchner- quedó al frente de la Provincia, pero un año después también presentó su renuncia.

Tras una maratónica sesión, Daniel Peralta, entonces diputado provincial en uso de su licencia mientras se desempeñaba como interventor de YCRT, quedó como vicepresidente primero de la Legislatura para poder quedar a cargo de la gobernación. En las elecciones de octubre de 2007 fue elegido gobernador: nadie le entregó el mando y leyó él mismo el juramento. En 2011 renovó su mandato repitiendo el mismo sistema de juramento. (Clarin)

Ver también

Aburto y «el hecho de corrupción más importante en el municipio» de Río Gallegos

El ex intendente, que renunció en medio de un escándalo por corrupción, ahora quiere ocupar …