Martes , 30 mayo 2017

Reapareció Cristina y el peronismo se despega de ella

La columna de Carlos Pagni en Odisea Argentina.

Cristina Kirchner reapareció, pero no pudo dar una respuesta sobre los enigmas que están encerrados en los escándalos de corrupción que aquejan a la sociedad. No poder explicar es una dificultad extraordinaria de un líder político.

Ella dice que la persiguen. En realidad todo parece ser parte de la impunidad que rigió durante 8 o 10 años en los que se cometieron delitos con una enorme pasividad de un poder judicial dominado con distintos métodos por el poder político.

La expresidenta dijo que solo le alquilaba edificios a Lázaro Báez como Mauricio Macri le alquila su departamento al jefe de la AFI, Gustavo Arribas. Casi como un malentendido. Pero de lo que se la investiga es de alquilar cientos de habitaciones desocupadas a un amigo de ella, cuyo entramado comercial estaba sobrepuesto a los de los Kirchner, y que a su vez era contratista de obra pública que recibía licitaciones digitadas por los funcionarios controlados por ella.

Se está detrás de un sistema en el que los alquileres eran la forma de un retorno que construyó una fortuna gracias a que le concedían a Báez, y a otros empresarios, una parte del presupuesto público que debía ser robada.

Cristina despega del peronismo, como el peronismo despega de ella. Es una reacción bastante infantil. López tirando los bolsos por arriba y ella dice que busquen al que le dio la plata. Que no tiene nada que ver. De cualquier manera, el peronismo no despega de ella por esto, sino porque su liderazgo se resquebraja por un problema de diagnóstico.

La gran diferencia entre Cristina con la estructura del PJ es la interpretación de lo que está pasando y su futuro. Hay un conflicto de estrategias políticas. La expresidenta parte de una premisa que la expuso muy bien Fernando Esteche, el líder de Quebracho. Es la idea de que la situación actual se cae a pedazos, con un ajuste que no se va a permitir. Esta perspectiva, entonces, implica una estrategia política.

La visión de los dirigentes del PJ es otra. Si uno mira la lógica de los gobernadores y los sindicalistas, tanto unos como otros, son proveedores de orden. No tanto para ayudarlo a Macri, sino porque al hacer eso, se ordenan a ellos mismos: no quieren apostar al caos porque es inmanejable. Un buen ejemplo del orden en los sindicatos es el ciclo de paritarias que hubo. La mayoría de los gremios cerró cerca del 30%, después de una fuerte devaluación. Macri nunca felicita a sus ministros, pero debería hacerlo con Jorge Triaca.

EL PJ aprovecha la corrupción de López para despegarse. Casi como que le dicen a Cristina: “Nos vemos, andá rápido que te esperan en Tribunales”. Pero Macri no puede aprovechar del todo esta situación que se da en la fuerza contrincante de Cambiemos: está en minoría en el Congreso y necesita pactar con ellos.

Ver también

Cristina ingresó ayer muy temprano a los tribunales y expuso por las redes las ausencias en el juzgado. Foto: DyN

Piden embargar los bienes de los hijos de la ex presidenta

Los fiscales Pollicita y Mahiques pidieron la medida sobre todas las propiedades familiares, que Cristina …