sábado , 23 octubre 2021

Psiquiatra infanto-adolescente Matías Irarrázaval, “A pesar de ser Chile uno de los países a nivel mundial con mayor prevalencia, la prevención del suicido juvenil es posible”

Por Ricardo Rodríguez Roa de Ovejero Noticias

Punta Arenas.- Entorno del adolescente y el sector salud deben detectar el riesgo suicida, derivar al joven para tratamiento y hacer un seguimiento.

Detectar tempranamente a los jóvenes que tienen riesgos de suicidio, derivarlos a los equipos de salud especializados y realizar un seguimiento de cada caso, son para el psiquiatra Matías Irarrázaval los pasos fundamentales que se deben seguir para disminuir la prevalencia o la concentración del suicidio en este grupo etáreo.

Irarrázaval, psiquiatra infanto-adolescente D. MPH, perteneciente al Departamento de Psiquiatría Norte de la Universidad de Chile e integrante de la mesa técnica de prevención de suicidio del Ministerio de Salud, estuvo en nuestra ciudad como único relator de un seminario, organizado por la Secretaría Regional Ministerial de Salud de Magallanes, destinado a los profesionales de la red de salud mental, de los programas del intersector vinculados a la temática y de los Servicios de Urgencias del sistema público y privado.

Cabe señalar que el sistema de vigilancia de intentos de suicidios, durante sus dos años de funcionamiento ha registrado 478 notificaciones de intentos de suicidios en la región de Magallanes, siendo un acto realizado principalmente por mujeres; menores de 40 años; y primando como método la ingesta de fármacos. De este grupo son los menores de 19 años, quienes presentan la mayor cantidad de intentos.

El profesional, quien fue colaborador en el proceso de elaboración de las orientaciones técnicas del Programa Nacional de Prevención de Suicidio, señaló que este seminario tiene como finalidad entregar las herramientas a los profesionales que trabajan con adolescentes, tanto para detectar como para hacer un manejo adecuado del joven que tiene un riesgo de suicidio.

Para el académico, ”la prevención en suicidio es posible pues ha resultado en varias partes del mundo, por lo que se está proponiendo que se puedan hacer acciones que permitan disminuir la concentración en éstos en adolescentes, teniendo en cuenta que la prevalencia en suicidio adolescente en Chile es una de las más altas del mundo”. Señaló que es necesario para hacer frente a esta problemática trabajar en conjunto con otros sectores como educación. Al mismo tiempo, desarrollar programas que estén enfocados en evidencia, es decir, en experiencias que han servido en otros lugares o en otros países como para poder disminuir esta prevalencia.

Para el Dr. Matías Irarrázaval los equipos para prevenir deben detectar adecuadamente los casos. Indicó que hay ocasiones en que el adolescente puede manifestar intención suicida, pero tanto los padres como los colegios, incluso el sector salud, no se dan cuenta y no es explorado en forma adecuada. Explicó que es parte del objetivo de este seminario otorgar las herramientas para que los profesionales puedan indagar de forma adecuada el riesgo suicida en un adolescente. “Eso se hace con preguntas que están bien definidas y que no aumentan el riesgo en los jóvenes, sino que permite más bien evaluar la situación. Por otro lado el trabajo de salud con otros sectores de la comunidad, es tremendamente relevante en la región. Se están haciendo algunos esfuerzos en prevención de suicidio y eso es la alternativa más promisoria como para poder reducir el suicidio. Finalmente, es fundamental el seguimiento de los casos, por ejemplo aquellos jóvenes que tengan un intento de suicidio, son casos de alto riesgo que debieran ser seguidos. Hemos mostrado como en la región se han implementado algunas iniciativas para hacer este seguimiento, que evidentemente se puede mejorar y es una forma de disminuir la prevalencia que tienen actualmente”, puntualizó.

Agregó que el adolescente pasa principalmente su tiempo entre el colegio y la familia, estos son los lugares más naturales para ellos y para poder detectar el riesgo suicida. Manifestó que se ha intentado influir a educación para que en los sectores educacionales puedan constatar estas situaciones y hacer el seguimiento o tener una coordinación adecuada por si llegara un caso a salud, que el colegio también este informado y viceversa. Acotó que hay muchas veces, en que los casos son detectados en educación, pero no son traspasados a salud, aumentando el riesgo de ese adolescente.

El psiquiatra explicó que hay algunos aspectos, desde el punto de vista de los factores protectores, que pueden revisar los profesores o el personal que esta en la escuela no docente, que los conocen bien ya que están con ellos en los recreos o llevan mucho tiempo en un establecimiento. “Ellos generalmente se dan cuenta cuando un niño o joven cambia su comportamiento. Frente a esto la idea es que educación pueda tener un protocolo o un plan de acción para poder informar adecuadamente a los estamentos superiores, a la familia, y finalmente al sector salud para que ese niño puede ser evaluado y seguido” precisó.

Explicó que en Chile un 8% de los adolescentes sufre de depresión, enfermedad que está asociada importantemente al suicidio cuando no es tratada. Los entornos de los adolescentes deben estar atentos, “si este joven o niño presenta mucha irritabilidad, bajo animo, autoestima, o mucha desesperanza, puede tener riesgo suicida. Hay otros casos en los cuales también existe riesgo como es el uso inadecuado de sustancias. Adolescentes que hayan cambiado su forma de ser o que presenten conductas que no son las típicas en ellos deben ser evaluados y derivados adecuadamente para poder revisar el riesgo suicida” afirmó.

 

Ver también

García: “Si la embarazada tiene factores de riesgo graves puede vacunarse automáticamente”

Así lo señaló el ministro de Salud y Ambiente, Claudio García en el mensaje audiovisual …