viernes , 24 noviembre 2017
Ultimas noticias

Prohíben salir del país a ocho empresarios por dar facturas truchas a Báez

Por Hugo Alconada Mon

La justicia de Bahía Blanca ordenó avanzar contra los bienes de los acusados e investigar a otro grupo constructor.

Dos años y quince días después de que La Nación reveló el entramado de facturas truchas por decenas de millones de pesos que se montó en Bahía Blanca para beneficiar a Lázaro Báez , la justicia federal de esa ciudad ordenó avanzar contra los bienes de todos los sospechosos, Báez incluido, y les prohibió salir del país.

“Teniendo en cuenta el riesgo de «desapropiación»” de los sospechosos, indicó la jueza federal Mirta Filipuzzi, “resulta necesario y pertinente disponer medidas para evitar el eventual provecho de los delitos imputados”, es decir, evasión tributaria agravada, lavado de activos y asociación ilícita fiscal.

La jueza, originaria de Viedma pero que subroga en Bahía Blanca, les cerró además las fronteras a los once acusados “a fin de asegurar la comparecencia de los imputados para el caso de que sean convocados a prestar declaración indagatoria”.

Filipuzzi dejó así a un paso de llamar a indagatoria al presunto testaferro de la familia Kirchner y a su hijo Martín Báez, como también a un conocido contador de Bahía Blanca, Rogelio Chanquía, y ocho empresarios de esa ciudad involucrados en la emisión de facturas truchas, integrantes de dos familias: los Ficcadenti (Mauro, Franco, Enzo y Silvio) y los Ferreyra (José, Denis, Jorge y Franco).

La operatoria bajo sospecha había salido a la luz en octubre de 2014, cuando La Nación reveló que Austral Construcciones, la nave insignia del conglomerado de empresas de Báez, había acumulado facturas apócrifas o infladas por decenas de millones de pesos de empresas y sociedades truchas de Bahía Blanca.

Esas firmas eran controladas, a su vez, por las familias Ficcadenti -dueños de las firmas Grupo Penta y Calvento, entre otros-, Ferreyra -Constructora Patagónica Argentina- y Pedraza, cuyos integrantes eran originarios de esa ciudad del sur bonaerense, pero que luego se trasladaron a Santa Cruz.

Un día después de que La Nación reveló esa operatoria, el entonces titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, llamó a una conferencia de prensa en la que terminó por admitir que esos tres grupos empresarios bahienses se encontraban en fiscalización, pero relativizó el rol de Báez, al que a su vez intentó despegar de la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En la resolución que firmó el 3 de este mes -a la que sólo accedió ayer La Nación- la jueza Filipuzzi también avanzó sobre los Pedraza. Ordenó que la fiscalía “deberá expedirse […] con relación a los titulares de la empresa Iberoamericana de Servicios”, es decir, a los Pedraza.

Un juzgado en la tormenta

Con su resolución, la jueza dio además otro paso hacia la normalización del golpeado Juzgado Federal N° 1 de Bahía Blanca, vacante desde hace años, y del que el kirchnerismo había desplazado al primer subrogante, Santiago Martínez.

Basado en la supuesta gestión caótica de ese juzgado -y su presunta desidia para impulsar las causas por violaciones de los derechos humanos durante la dictadura-, el kirchnerismo reemplazó a Martínez en junio de 2015 por el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla.

Sin embargo, tras el cambio de gobierno, en diciembre pasado, nuevos datos saldrían a la luz. Primero, las nuevas autoridades de la AFIP enviaron a la Justicia un informe que redactaron un supervisor y una inspectora de la AFIP en Bahía Blanca en el que detallaron irregularidades y posibles delitos.

“Resumiendo, se cambiaron las jefaturas a cargo de las fiscalizaciones vinculadas con las facturas «usina» detectadas (disolución de la Dirección Regional;, se evitó solicitar información a Austral Construcciones, reteniendo el requerimiento del investigador; se calificó rápidamente a Calvento SA como contribuyente apócrifo (escasas operaciones), y se mantuvo como contribuyente normal a Grupo Penta, con una más que evidente actitud de justificación de las presuntas operaciones realizadas con Austral Construcciones”, indicaron los agentes de la AFIP.

Mientras tanto, y desde su arribo al juzgado, Ramos Padilla impulsó las causas por crímenes de lesa humanidad, pero la causa sobre Báez languideció mientras un ex secretario del tribunal dio a entender que la paralizó a propósito. Más aún, sostuvo que “lo primero” que hizo el magistrado al asumir la subrogancia fue reunirse con el abogado de dos de los empresarios sospechados y revisar la causa que había motorizado su antecesor.

Recién en junio de este año, y mientras ultimaba su jubilación, en tanto, el fiscal federal de Bahía Blanca Antonio Castaño impulsó la aletargada investigación y avanzó contra Báez, los empresarios locales y las ex autoridades de la AFIP, nacionales y bahienses, a las que adjudicó “claras maniobras activas de encubrimiento”.

Para eso, Filipuzzi también ordenó que la AFIP le informe “el resultado y conclusiones de las fiscalizaciones finales y actuales que se hubieren realizado a las empresas” bahienses bajo sospecha.

Ver también

“Todavía no encontraron los cuerpos pero la deducción es lógica”

Desde el interior de la Base Naval de Mar del Plata, Claudio Rodríguez, hermano del jefe …