martes , 12 noviembre 2019

Producción industrial no da señales de recuperación y las mejoras podrían llegar recién en 2020

Un informe de Ecolatina destaca que «las perspectivas para la actividad industrial no son alentadoras». La mayoría de las empresas industriales son pymes, por lo que sufren mucho la pérdida del poder adquisitivo.
La reactivación de la producción industrial deberá esperar hasta el 2020: en lo que va del año, todos los sectores manufactureros están en terreno negativo, con caídas pronunciadas en vehículos (24% interanual), maquinaria y equipos (21%), textiles (14%), industrias metálicas básicas (10%) y plástico (10%), entre otros.

Este desplome se da en un escenario de fuerte retroceso de la demanda interna por caída del poder adquisitivo del salario, tasas de interés muy elevadas para apalancar la producción e impulsar exportaciones, y una volatilidad cambiaria que complica el proceso de producción.

Un informe de Ecolatina destaca que «las perspectivas para la actividad industrial no son alentadoras», a partir de la aceleración de la inflación tras las PASO, que «no deja posibilidades de que el salario real pueda percibir mejoras los próximos meses».
Por otra parte, las tasas que rigen para financiar el consumo «son casi prohibitivas, así que difícilmente la demanda interna pueda reactivarse en el corto plazo».

Hay alguna alternativa por el lado de los sectores orientados a las exportaciones, un segmento que tiene mayores incentivos por la competitividad ganada por vía cambiaria. Sin embargo, no es menos cierto que las pymes «tienen dificultades para poner en movimiento la producción ante el encarecimiento del crédito» señala Ecolatina.

Además, las nuevas restricciones en materia cambiaria y los plazos fijados para liquidar exportaciones «provocan un desincentivo para el crecimiento sostenido de las ventas externas», mucho más en un escenario de elevada incertidumbre.

«Hay algunos microclimas, los vinculados al agro, las empresas más volcadas al comercio exterior, más Vaca Muerta, pero en términos agregados, seguramente la industria encuentre un piso hacia fin de año o principios de 2020», indicó Mariángel Ghilardi Sierra, economista jefe del Área Microeconomía de Ecolatina. Y sobre una eventual recuperación precisó: «Esto no va a significar todavía un despegue rápido».

La mayoría de las empresas industriales son pymes, y para poder atender una mayor demanda externa necesitan un mercado doméstico fuerte que les permita lograr cierta escala y mejorar su competitividad para lanzarse a los mercados del exterior pero además, requieren financiar su producción, algo que hoy no está disponible en el mercado.

«De esta forma, la industria continuará sumergida bajo el agua hasta tanto el poder adquisitivo mejore, la tasa de interés se torne más accesible y la economía y la política muestren señales de estabilidad», concluye el informe de Ecolatina.

Ver también

Becas Progresar: qué estudiantes pasarían a cobrar más de $50.000

En el sistema de becas se considerarían especialmente una serie de carreras cuya demanda en …