sábado , 21 julio 2018

Por la devaluación, el litro de nafta súper ya vale menos de un dólar

Después de varios meses en los que fue el segundo mercado de combustibles más caro de la región, reapareció la convertibilidad entre la súper y la divisa norteamericana

 

En medio de la turbulencia financiera, en la Argentina se produjo otro regreso a tiempos pasados: la convertibilidad entre el dólar y la nafta súper.

La histórica paridad de un litro de nafta = un dólar se alcanzó de vuelta ayer después de varios meses de que el país fuera el segundo más caro de la región en este sentido, detrás de Uruguay.

Un litro de nafta súper se consigue en las estaciones YPF de la Ciudad de Buenos Aires a $ 25,24; es decir, u$s 0,99 por litro, al tipo de cambio minorista del Banco Nación ($ 25,30).

El 11 de abril último, cuando la petrolera estatal aumentó un 3,5% el precio de sus combustibles (ajustó por tercera vez en el año), el dólar estaba a $ 20,40, con lo que un litro de nafta súper había pasado a costar u$s 1,23.

Se trata de un abaratamiento del costo en dólares para automovilistas y para transportistas en el caso del gasoil, que también mantuvo sus precios.

Pero, a la vez, es una fuerte presión para las finanzas de las petroleras que participan en el mercado downstream (refinación y comercialización, dominado exclusivamente por YPF, Shell y Axion).

El abaratamiento en dólares de los combustibles se dio a una semana de que, para contener la escalada inflacionaria, el Gobierno arregló con los directivos de las tres empresas un congelamiento de los precios hasta el 1 de julio próximo. Así evitó un incremento en los surtidores de un 12% para este mes, y pactó que ese alza, más las que surjan de los factores habituales (dólar y precio internacional del crudo, principalmente) se pagarán en partes iguales en seis cuotas en el segundo semestre.

Al acordar el postergamiento de los incrementos en los surtidores, Energía invitó a sumarse a los otros pequeños competidores, como Trafigura (con la marca Puma) y Pampa Energía (Petrobras, en proceso de venta).

A cambio del gesto de las petroleras, a partir de julio, habrá subas mensuales para compensar el alza de los precios del barril de crudo (ahora en u$s 78,40; en abril estaba a u$s 67) y la fuerte devaluación del peso, que encarece la compra de petróleo y de combustibles en el exterior.

La nafta convertible da un indicio del tamaño del atraso del precio de los combustibles, que será ajustado gradualmente en los últimos seis meses del año.

Durante la década pasada, las naftas en Argentina se movían al ritmo de la cotización de la moneda estadounidense. Ya en los últimos años, la paridad se movió hacia arriba, entre u$s 1,15 y u$s 1,30 por litro.

No obstante, esta convertibilidad solo volvió en Capital Federal para las estaciones de YPF. En el interior, la diferencia de precios es notable. Por caso, en Tucumán, un litro de nafta súper de la marca Shell se paga $ 27,99 (o u$s 1,10 al cambio de ayer; es decir, un 10% más).

Ante la volatilidad marcada de las últimas tres semanas, algunos estacioneros enrolados en la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos Afines (Cecha) avisaron que podrían remarcar precios por su cuenta, para afrontar la suba de sus costos en pesos y la baja de ingresos en dólares. Este esquema podría lograr éxito en localidades del interior, donde la competencia es escasa.

Las alzas en los surtidores quedaron congeladas hasta principios de Julio

 

 

 

(iF)Petrolnews-El Cronista

Ver también

Presupuesto 2019: Santa Cruz se prepara para discutir con la Nación

El Gobierno nacional inició la ronda de conversaciones con las provincias y ahora será el …