sábado , 21 mayo 2022

Policías de Catamarca, reprimidos por la Prefectura

Efectivos provinciales ocuparon el hall central de la Casa de Gobierno y resistieron un intento de desalojo. Se autoacuartelaron y la gobernadora dice que es imposible pagar lo que piden. Hubo al menos 15 heridos.

San Fernando del Valle de Catamarca. Efecto Córdoba. Un reclamo salarial de la Policía de Catamarca derivó ayer en una nueva rebelión, aunque esta vez los oficiales fueron reprimidos con balas de goma por efectivos de la Prefectura, que habían sido enviados especialmente por orden del Gobierno nacional.

Esta inédita espiral de violencia se dio en la Casa de Gobierno, en las narices de la gobernadora kirchnerista Lucía Corpacci -quien permanecía encerrada en su despacho-, cuando la fuerza federal intentó desalojar con gases lacrimógenos la protesta que los efectivos hacían junto a sus familiares y estos se resistieron.

Hubo tiros, corridas, vidrios rotos, saqueos en los comercios del centro y en un supermercado de las afueras de la capital catamarqueña y un saldo de, al menos, quince heridos, varios de ellos con balas de goma. La manifestación continuaba al cierre de esta edición.

Aunque los hechos más graves se dieron en Catamarca, el contagio con lo que ocurrió días atrás en Córdoba también llegó a otras provincias. En La Rioja la Policía levantó una protesta que había iniciado a la medianoche del jueves tras un aumento salarial concedido por el gobernador Luis Beder Herrera, que duplicará el sueldo de bolsillo en los próximos cuatro meses, llevándolo de $ 5.000 a $ 10.000.

En tanto, policías de Neuquén declararon un «paro por tiempo indeterminado», mientras que en Río Negro hubo manifestaciones de sectores policiales y el gobierno provincial inició negociaciones. Se da en momentos en los que la Casa Rosada informó que monitorea la situación social para evitar olas de saqueos.

Catamarca, donde se registraron los hechos más violentos, cuenta con un plantel de cuatro mil policías. Los sueldos más bajos van de los 4.500 a los 5.000 pesos. El reclamo era por un piso de 13.000.

Los efectivos se concentraron en el hall de la gobernación y la tensión comenzó a crecer cuando desde una puerta lateral vieron llegar a gendarmes y prefectos, que arribaban como refuerzos desde La Rioja con la orden de impedir que la protesta continuara. Primero buscaron disuadir con gases, pero como no alcanzó, los prefectos apelaron a las balas de goma. Se oyeron muchos disparos, en medio de corridas y gritos.

Después de las 17, ya cuando los canales de televisión pasaban las imágenes a cada rato, se retomaron las negociaciones, que habían arrancado con una oferta de una suba de dos mil pesos en dos cuotas y que los efectivos consideraron muy pobre.

«Nos están tomando el pelo», decía uno de los policías que protestaba junto con su familia ante los medios locales. Los uniformados recibieron más tarde la noticia de que, en «el último esfuerzo», la gobernadora ofrecía un sueldo básico de 8.100 pesos, que tampoco fue aceptado.
En el marco de esa protesta, un grupo de policías había ingresado a la mañana por la fuerza a la Casa de Gobierno, pero luego se retiró a la Plaza 25 de Mayo, donde coincidieron con peregrinos que llegan de diferentes puntos de la provincia para participar mañana de la procesión de la Virgen del Valle.

Los efectivos provinciales permanecen en la plaza junto a gendarmes, mientras camionetas de la fuerza federal recorren las calles de la ciudad para evitar saqueos a comercios.

A las 20, Corpacci recibió a la prensa y advirtió: «Más no podemos darles. Esa es nuestra propuesta», dijo en alusión a los $ 8.100. La mandataria señaló que el esfuerzo presupuestario para la provincia es «tremendo», y dijo que se otorgaba en detrimento de los docentes (son más de 16 mil en toda la provincia) y del personal de Salud (más de 3.000) para privilegiar a los 4.000 hombres que deben velar por la seguridad de los catamarqueños. Eso significa asignar alrededor de 190 millones de pesos mensuales más.

La gobernadora se lamentó del rechazo de las propuestas salariales y manifestó que la seguridad para toda la provincia está garantizada por la presencia de los efectivos de las fuerzas de seguridad nacionales.

En medio de la tensión, Corpacci no se privó de criticar a los medios que, según ella, reproducían mensajes por Twitter y Facebook que circularon con fotos de saqueos cometidos en Bariloche y en Córdoba, aludiendo que se trataba de locales de Catamarca.

La mandataria aclaró que «no está toda la policía involucrada en el reclamo», y dijo que «este gobierno estuvo dialogando con los policías desde esta mañana bien temprano, pero ellos fueron cambiando los interlocutores y rechazando propuestas cuando se las planteaban a los demás. Hay un trasfondo de cierta intransigencia que piensan que si presionan vamos a poder darles más, pero la Provincia no está en condiciones económicas».

Los Andes

Ver también

Cupo laboral trans en Argentina, reivindicaciones en el deporte e historias de lucha

El Día del Orgullo LGBTI+ se festeja en Argentina luego de que se aprobara la ley …

Deja una respuesta