miércoles , 28 octubre 2020

¡Pingüinos Rey en el Estrecho de Magallanes!

Por Joel Andrés de Patagonia D

Tierra del Fuego.- Al igual que los pingüinos emperadores, que tan bien conocimos en Happy Feet y la Marcha de los Pingüinos, esta especie realiza un largo y complejo cortejo, no anidan (se paran sobre el huevo y lo protegen por turnos) y tanto macho como hembra cumplen un activo rol en la etapa de nidificación y cuidado del polluelo.

Los pingüinos no se quedan en la playa, sino que se agrupan en la estepa, con la espalda contra el viento a unos 300 metros del mar, donde se han visto hasta 90 ejemplares. Sólo se acercan al mar con su andar torpe, en busca de comida.

Claro que su nueva casa en Tierra del Fuego ha sido un arma de doble filo, por su fácil acceso. Un animal tan hermoso, frágil y desprotegido por nuestras leyes (sería una especie nueva en el país, por lo que no está contemplado en la ley ambiental), ha sido presa fácil para los descriteriados de siempre, que llegaban en camionetas para robarlos y venderlos. O para los turistas “inocentes” que les hacían encerronas para tomarse una foto de cerca con ellos.

Sin ente gubernamental alguno que se preocupe de ellos, la familia dueña de las tierras decidió hacerse cargo y crearon el “Parque Pingüino Rey”, donde cercaron el área, quitaron el ganado de la zona de estepa, demarcaron un sendero y mantienen presencia de guardaparque las 24 horas. También llevan a cabo un programa de monitoreo del pingüino rey, donde se censan los ejemplares y se observa su comportamiento ante la presencia de turistas. La Universidad de Magallanes los apoya en las áreas de investigación, conservación y, además, realizan estudios arqueológicos sobre la relación de estos pingüinos con grupos cazadores de los extintos Selk’nam.

La entrada al parque cuesta $12.000. El circuito solamente se puede hacer guiado, con un máximo de 12 personas por vez y donde las personas no deben aproximarse a menos de 20 m de los pingüinos.

Por razones evidentes estos animales no confían en el hombre, pero con un poco de suerte, paciencia, tratando de permanecer agachados y sin meter bulla, podrá verlos de más cerca, cuando ellos se acercan al mar o a curiosear. Sólo de esta forma podremos seguir disfrutando de este milagro en territorio chileno.

Ver también

Combustibles: las estaciones de servicio esperan otro aumento de 4% antes de fin de año

El aumento de anoche fue el segundo en un mes y redondeó una suba de …