lunes , 16 julio 2018

Piden procesar a Cristóbal López y a Ricardo Echegaray por evadir $ 8000 millones

Osvaldo Sanfelice y Cristóbal López salen de visitar el mausoleo de Néstor Kirchner

Por Hugo Alconada Mon

El empresario y el ex jefe de la AFIP están investigados por un supuesto fraude al Estado a través de la petrolera Oil Combustibles

El fiscal federal Gerardo Pollicita pidió el procesamiento de los empresarios kirchernistas Cristóbal López y Fabián de Sousa, dueños del Grupo Indalo, como protagonistas de un presunto fraude al Estado por $ 8000 millones a través de su petrolera, Oil Combustibles.

Pollicita también avanzó contra las autoridades de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray y Rubén Angel Toninelli, y una larga lista de funcionarios y técnicos del organismo. Los consideró responsables de facilitar esa multimillonaria evasión para beneficiar a esos empresarios, mientras redoblaban la presión contra otros contribuyentes.

En un dictamen de 76 carillas, Pollicita desgranó como se habría cometido las maniobras en presunto perjuicio del Estado, y que LA NACION reveló en marzo pasado tras una larga investigación. “Es dable poner de resalto la alarma social que generan hechos como el presente, y la preocupación que han manifestado diversos organismos internacionales en los últimos años”, remarcó el fiscal, “a raíz de la propagación y reiteración de conductas que, como la presente, se enmarcan dentro de lo que se ha dado en llamar ‘delitos de corrupción’, que afectan la transparencia y honestidad con que debe desempeñarse la función pública”.

Con ese dictamen en sus manos, el juez federal a cargo de la investigación, Julián Ercolini, deberá evaluar si accede al pedido del fiscal y procesa al llamado “zar del juego”, su socio De Sousa, a Echegaray, Toninelli y la “línea” de la AFIP involucrada en la maniobra o si, por el contrario, dicta su falta de mérito a la espera de más evidencias para procesarlos o sobreseerlos.

Para Pollicita, sin embargo, las evidencias acumuladas en el expediente ya son más que suficientes para procesarlos a todos. En el caso de López y De Sousa, porque se quedaron con $ 8000 millones del impuesto a la transferencia de los combustibles (ITC) -pagado por los automovilistas que cargan combustible en sus estaciones de servicio- y, en vez de girarlo a la AFIP, lo utilizaron para financiar la expansión del Grupo Indalo, comprar nuevas empresas y cubrir el déficit de sus operaciones con números en rojo.

La devolución de los $ 8000 millones, estimó Pollicita sobre López y De Sousa en su dictamen, “sabían que sería imposible de afrontar con posterioridad, todo ello para financiarse a costa del dinero público -ante la imposibilidad de obtener empréstitos por medios privados- y utilizar indebidamente esos fondos para solventar la necesidad de capital que otras empresas del Grupo requerían para su desarrollo, propiciando así la descapitalización de Oil Combustibles y su presentación a concurso preventivo ante la imposibilidad de cumplir con el pago de sus acreencias con el fisco”.

Ver también

Las redes sociales estallaron tras la derrota de Matthysse

El chubutense no pudo con el histórico Manny Pacquiao. Lucas cayó en el séptimo round …