sábado , 16 diciembre 2017

Piden la indagatoria de Boudou en el caso Ciccone

El fiscal Jorge Di Lello se lo solicitó al juez de la causa, Ariel Lijo. Además, requirió que se llame también a declarar al  titular de la AFIP, Ricardo Echegaray; a Vandenbroele y Núñez Carmona y a miembros de la familia Ciccone.

amado_boudou_a_l-522x330

El fiscal federal Jorge Di Lello pidió este mediodía que Amado Boudou sea citado a prestar declaración indagatoria en el marco de la investigación de la causa Ciccone.

El vicepresidente está imputado en ese expediente por los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y enriquecimiento ilícito.

La Justicia acumuló las pruebas suficiente para sostener la sospecha de que Boudou utilizó su cargo de ministro de Economía para beneficiar desde el Estado a los accionistas de la imprenta de billetes Ciccone Calcográfica. Esas personas pasasron a tomar el control de esa compañía mediante una sociedad llamada The Old Fund, que estaba presidida por Alejandro Vandenbroele, acusado de ser “testaferro” del vice.

Di Lello también le solicitó al juez de la causa, Ariel Lijo, que llame a indagatoria al titular de la AFIP, Ricardo Echegaray; al socio de Boudou, el millonario José María Núñez Carmona; al supuesto testaferro Alejandro Vandenbroele y a miembros de la familia Ciccone, fundadora de la firma que fue bautizada con ese apellido.

El pedido de indagatoria incluye también a Nicolás Ciccone, su yerno, Guillermo Reinwick, Rafael Resnick Brenner, jefe de Asesores de la AFIP, y de Máximo Lanusse, quien acompañó a Vandenbroele como vicepresidente de la Compañía Sudamericana de Valores (como fue rebautizada Ciccone).

Bajo mando de la sociedad The Old Fund, la empresa Ciccone Calcográfica fue contratada por la gestión de Cristina Kirchner para confeccionar 410 millones de billetes de cien pesos. Eso pasó a pessar de que la compañía ya estaba siendo investigada por la Justicia.

La Presidenta jamás habló públicamente de este escándalo, en el que también está involucrada, según reconstruyeron decenas de fuentes que fueron o son protagonistas de esta trama.

En un escrito presentado hoy ante Lijo, el fiscal Di Lello dará a entender que la mejor manera que tiene Boudou para defenderse es sentarse a declarar frente al juez del caso.

La primer nota que Clarín publicó sobre el caso Ciccone salió en septiembre del 2011. La segunda, en noviembre de ese mismo años. En febrero del 2012, la ex esposa de Vandenbroele, Laura Muñoz, dio una entrevista al programa que Jorge Lanata conduce en Radio Mitre: denunció que su ex marido le había confesado que hacía negocios ilegales por orden de Boudou.

Durante dos años, el hoy vice negó las acusaciones que lo comprometían con Ciccone Calcográfica.

La propia presidenta Cristina Kirchner avaló una embestida de la Casa Rosada en contra de las primeras autoridades judiciales que investigaron este tema.

El primer juez del caso Ciccone, Daniel Rafecas, y el fiscal original de la causa, Carlos Rívolo, fueron apartados de la instrucción. A poco de terminada la semana santa del 2012, y también por presión K, el Procurador General de la Nación, Esteban Righi, debió renunciar a su puesto cuando el propio Boudou en persona denunció que era parte de una mafia que buscaba destituirlo. El vice aseguró que la banda criminal que supuestamente lo perseguía era transversal e interdisciplinaria: según él, también incluía a destacados empresarios y periodistas, a los que una vez más describió como “esbirros”.

Desde hoy, la situación política de Boudou es muy delicada.

Su futuro en el Gobierno es un enigma.

Ver también

Sindicalistas y opositores redoblan la presión antes de la sesión por la reforma previsional

“Es meterle la mano en el bolsillo a los que menos tienen”, dijeron Yasky y …

Deja un comentario