miércoles , 22 mayo 2019

Pese al cambio, hubo un éxodo de turistas argentinos a Chile

Miles de argentinos viajaron para pasar el fin de semana largo. La espera promedio en la Aduana del paso Cristo Redentor fue de dos horas.

La diferencia cambiaria a favor de los chilenos no modificó la decisión de miles de argentinos que viajaron al país trasandino a pasar sus vacaciones de Semana Santa. Desde el miércoles y hasta el mediodía de este jueves, fue incesante el tráfico en la frontera. Aún con un dólar alto, se repiten las largas colas en la Aduana de Los Libertadores con una espera promedio de 2 horas para realizar los trámites migratorios y aduaneros.

De acuerdo con los datos de Gendarmería nacional, son más los argentinos que viajan hacia Chile que los chilenos que lleganpor el principal cruce por Mendoza. “Unos 90 minutos de espera hacia Chile y sólo 15 minutos los que ingresan a la Argentina por el túnel Cristo Redentor-Los Libertadores”, según informó Gendarmería. Aún así Mendoza espera un fin de semana de “ocupación plena”, por la llegada de turistas de otras provincias y los viajeros del exterior que recorren los caminos del vino y montaña.

El tiempo en alta montaña está despejado y con temperaturas templadas, con una máxima pronosticada en 23 grados. El Ministerio de Seguridad de Mendoza dispuso un fuerte operativo vial en todas las rutas y accesos a zonas turísticas, con 350 policías distribuidos en 50 puestos fijos.

En el arranque del fin de semana largo, la mayor espera fue para los viajeros que iban en colectivos. Las empresas de transporte de larga distancia salen a la noche desde la terminal de Mendoza para llegar durante el amanecer a Santiago, 360 kilómetros de distancia. Los pasajeros deben bajar del colectivo para hacer los trámites migratorios, donde se controla minuciosamente todo el equipaje, en especial por parte del departamento fitosanitario chileno (SAG). El tiempo de demora durante la noche rondó las 3 horas.

Con la devaluación argentina, el peso chileno se sobrevaluó. Ahora por cada 1.000 pesos chilenos hay que gastar entre 63 y 65 pesos argentinos, de acuerdo con la cotización del día. Aún así un jean ronda los 1.200 pesos argentinos y un sweater, 800, a lo que se suman los descuentos agresivos que hacen las tiendas hasta liquidar stock. El rubro menos atractivo para los argentinos que viajan a Chile es el gastronómico. Siempre fue caro, y ahora más, comer en Santiago, Viña del Mar o en cualquiera de sus ciudades turísticas. Un plato de pesca del día en un restaurante de La Condes cuesta alrededor de $14.000 chilenos, equivalentes a $ 910 argentinos. Una hamburguesa en un local de comida rápida cuesta $ 200 argentinos.

Ver también

El miércoles 29 de mayo no habrá vuelos en Comodoro

Los trabajadores nucleados en el gremio de aeronáuticos de la ciudad, adherirán a la jornada …