miércoles , 28 octubre 2020

Obreros tomaron la central termoeléctrica de Río Turbio

Por Mariela Arias

Reclaman el pago de sueldos atrasados; Cristina Kirchner había estado en septiembre.

Desde el martes está tomada la Central Termoeléctrica a carbón de Río Turbio, por trabajadores de empresas subcontratistas de Isolux Corsan, que reclaman el pago de salarios atrasados.

En la puerta de la usina, cuyo primer tramo fue inaugurado por Cristina Kirchner el 4 de septiembre, el único humo negro que se veía ayer era el de cubiertas quemadas.

«No va a ingresar nadie, hemos sacado a todos», explicó, contundente, el delegado de la Uocra, Cristian Moyano. Aseguró que hace más de un mes y medio se adeudan los salarios de 380 trabajadores de las empresas Faynser, Sarandí y Uter, subcontratistas de Isolux Corsán.

«Tomamos la usina porque nos deben los sueldos. Isolux puso la plata, pero las empresas no quieren depositarla porque dicen que hay una deuda», describió Moyano a LA NACION. Y agregó «queremos que nos den la plata que nos ganamos».

Los obreros reclaman el pago del sueldo de noviembre, el medio aguinaldo y vacaciones. Destacan que la medida es pacífica, pero esperan seguir allí, ya que pronostican que la situación de agravará, ante la proximidad de las fiestas. «Nos dieron licencia obligatoria, nos mandaron a la casa y a esperar el sueldo, pero eso no ocurrió», detalló Moyano.

La Central Termoeléctrica fue impulsada por Nestor Kirchner luego de que 14 mineros murieran -el 14 de junio de 2004- al quedar atrapados a mil metros de profundidad, por un derrumbe seguido de incendio en el centro de la mina de Yacimientos Carboníferos de Río Turbio (YCRT). Hoy la usina lleva su nombre.

Kirchner decidió realizar una central a carbón, un viejo anhelo de los pueblos de la Cuenca Carbonífera. Pero cuando la producción de carbón del yacimiento empezó a demorarse, el gobierno evaluó la posibilidad de reconvertirla a gas.

En medio de la campaña electoral, Cristina Kirchner puso en funcionamiento simbólico la turbina del primer módulo de 120 megavatios y ahora se construye el segundo módulo, que completará la producción de energía. Tras la inauguración simbólica, la usina trabajó a carbón durante diez días y siguió en forma intermitente.

Mientras tanto, la conducción de la empresa intervenida en 2002 entró en una suerte de limbo, luego de que el 9 de diciembre fracasara la sesión del Senado, en la que el kirchnerismo intentaba crear por ley la empresa estatal Yacimientos Carboníferos Fiscales.

El interventor de YCRT aún es Atanasio Perez Osuna, un caudillo kirchnerista que acaba de ganar la intendencia de Río Turbio y según relató a medios locales, presentó su renuncia al presidente Mauricio Macri, pero aún no fue aceptada.

Ver también

Hernán Elorrieta: “Aprobamos por unanimidad el desarrollo hidropónico en la Santa Cruz”

El diputado por municipio de Las Heras, perteneciente al Partido SER,  destacó la importancia de …