lunes , 23 julio 2018

Melany declaró que discutió con su mamá e investigan los chats con un joven de Boulogne

Melany Aguilar, de 19 años, apareció sana y salva en el partido de Pilar tras estar desaparecida cinco días. De acuerdo a lo primeros resultados del examen médico, la chica no sufrió ningún ataque sexual ni signos de haber sigo golpeada.

En tanto, según declaró a los médicos, Melany tuvo una fuerte discusión con su mamá antes de desaparecer y reconoció que iba a encontrarse con un chico que vive en Boulogne, a quien había conocido en la red social de citas Badoo.

No obstante, la joven aseguró que durante estos días que estuvo desaparecida durmió siempre en la calle y anduvo deambulando por el espacio público.

Los investigadores, sin embargo, le prestan especial atención aconexión entre Melany y su amigo de Badoo, un hombre de 27 años con quien estuvo chateando a través de Facebook.

Ambos acordaron encontrarse el viernes último en Boulogne, para lo cual Melany salió temprano de su clase en la Facultad de Agronomía. Y el último rastro del celular de la estudiante es precisamente en la esquina de la casa del joven, quien aseguró a la policía que el encuentro nunca se produjo.

En vez, la joven desapareció desde ese viernes hasta este martes, cuando entró a pedir un sándwich y una gaseosa en una panadería de Pilar y la dueña del local llamó al 911.

Melany fue trasladada a un hospital donde se constató que se encuentra bien de salud.

El sábado pasado, la policía de la Ciudad y la Bonaerense (a través de las divisiones Cibercrimen y Tecnología) ubicaron la celda de celular de Melany en la zona de Boulogne donde vive el hombre.

El celular del hombre fue ubicado en la esquina de su casa. La policía lo encontró en el domicilio junto a su hermano y se les secuestró una computadora y otros ítems. Además, le sacaron fotos a los celulares de los dos.

La policía le mostró las fotos de los celulares a la familia de Melany. No los reconocieron, pero a partir de eso se mantuvo monitoreada la actividad de las celdas de celular de la zona.

El caso quedó en manos del fiscal Anselmo Castellí, de la Fiscalía 61 de CABA.

“La pude ver, me dijo que estaba bien. Cuando llegué la hicieron salir y me dijo ‘tío, estoy bien, quedate tranquilo’. Le pregunté si había comido y me dijo ‘sí, comí acá. Estoy bien, no quiero hablar ahora’ y se metió adentro de la oficina”, expresó Gonzalo, tío de Melany.

Ver también

Cambiemos transita un rumbo incierto en Santa Cruz

Algo está pasando en Santa Cruz, puede ser por la economía o por la política, …