jueves , 19 octubre 2017

Los dólares y las armas, sin declarar

López informó bienes por apenas $ 2 millones; en febrero vencieron las licencia de portación


Objetos secuestrados a José López

Ni un solo dólar. Ni uno solo de esos millones que intentó enterrar ayer en un monasterio de General Rodríguez fue declarado por José López ante la Oficina Anticorrupción (OA) como parte de su patrimonio. Tampoco los euros. Menos, aún, los yenes o monedas qataríes.

La detención del secretario de Obras Públicas kirchnerista desnudó las fallas en el control de las declaraciones juradas por parte del Estado. Y también volvió a instalar un secreto a voces: las presentaciones que los funcionarios presentan ante la OA, por lo general, constituyen más una expresión de deseos -de supuesta austeridad- que la verdadera información patrimonial de ministros, secretarios y otros dirigentes políticos.

López declaró bienes por menos de $ 2 millones en 2015. Dos casas en Río Gallegos, tres lotes en El Calafate y otros dos en Tucumán, todos con valor fiscal. Depósitos bancarios y dinero en efectivo -siempre en pesos- por algo más de $ 1 millón. Pese a las importantes omisiones patrimoniales que quedaron expuestas ayer, el parlamentario del Mercosur incluyó entre sus bienes hasta un gomón, que cotizó en $ 14.000.

El único bien que participó de la cinematográfica escena que se condice con su presentación es la Chevrolet Meriva (2005), que valuó en $ 45.500. López cargaba en el baúl de dicha camioneta los millones de dólares que llevó hasta el monasterio.

2219464h765

Se encontraron más de 8 millones de dólares

Por último, el funcionario informó una participación en La Araceliti SA, una sociedad que se dedica a la explotación de caña de azúcar y tabaco en Tucumán. En 2008, el entonces secretario de Obras Públicas amplió legalmente el objeto de la firma, que fue habilitada para realizar “construcción viales y civiles”. La decisión le costó una denuncia de la entonces diputada Patricia Bullrich ante la OA, que finalmente sobreseyó al funcionario y a uno de sus socios en la empresa.

¿Qué organismo debe controlar que las declaraciones juradas se correspondan con la realidad? La OA, una dependencia del Poder Ejecutivo. Durante el kirchnerismo, sin embargo, no se recuerda que dicha oficina haya pedido explicaciones a funcionarios. La OA casi siempre permaneció en silencio, incluso, cuando algún ministro modificaba sus presentaciones hasta cuatro veces en el mismo ejercicio. Otro ejemplo: el último listado de funcionarios incumplidores que aparece en su página web se remonta a 2013.

Además de los millones de dólares, López omitió declarar sus armas: una pistola 9 milímetros y una carabina calibre 22, una réplica de un fusil de asalto -no es un arma de guerra- que fue encontrada ayer entre sus pertenencias.

Por un lado, López consiguió que el Registro Nacional de Armas (Renar) le otorgara la tenencia y portación de la pistola en febrero de 2014. Al mismo tiempo, el entonces secretario de Obras Públicas obtuvo la tenencia de la carabina calibre 22. Como todos los funcionarios en ejercicio, López gozó de ciertos privilegios -otorgados por ley- para quedarse con las licencias. Por ejemplo, López no tuvo que explicar los motivos que justificaran su necesidad de portar un arma.

Pero sus licencias no estaban vigentes al momento de su detención: todas habían vencido en febrero de este año, confirmaron a LA NACION fuentes oficiales. De haber querido renovar sus licencias, López tendría que haberse sometido al trámite normal, porque los parlamentarios del Mercosur todavía no tienen fueros.

Las armas de López volvieron a desnudar otra falencia en el sistema de control de bienes de los funcionarios: pese a que las licencias fueron expedidas por el Renar, el Estado no cruzó esos datos con la declaración jurada que el funcionario presentó ante la AFIP, luego replicada por la OA

(La Nación)

Ver también

Reinician la construcción de dos represas en Santa Cruz

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, anunció el reinicio de las obras principales para …