domingo , 22 octubre 2017

Leonardo Fariña: “El encubrimiento de Echegaray para el grupo de Lázaro Báez fue terrible”

Este domingo se conoció un nuevo reportaje del arrepentido con más detalles acerca del circuito conocido como la “Ruta del dinero K”

Convertido en un testigo protegido bajo la figura del “arrepentido colaborador”, Leonardo Fariña ayuda ahora a develar los pormenores del circuito de dinero que funcionarios del kirchnerismo habrían utilizado para lavar dinero de la obra pública.

“Cristina sabía, De Vido sabía, Echegaray sabía y Sbatella sabía. Todos sabían y todos se hicieron ricos”, contó el ex valijero en un reportaje en el programa “La Cornisa” en América TV. Las referencias son claras: se trata de la ex presidente, su ministro de Planificación Federal, el ex titular de la AFIP y el ex encargado de la Unidad de Información Financiera (UIF), el ente encargado de prevenir el lavado de dinero.

El ex esposo de Karina Jelinek contó detalles de los vuelos que utilizaban para trasladar dinero negro. ¿Cuánto era el máximo que él podía llegar a transportar? “Lo que me pidan. Han llegado a traer de un solo saque 10 millones de dólares en un avión”, contó.

La clave para entender cómo pudo armarse semejante circuito multimillonario sin que saltaran las alarmas está en quien entonces era el jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray: “Llegó a traer diez millones de dólares en un avión. ¿Cómo hacés en el aeropuerto de Río Gallegos? ¿Quién maneja la aduana? La aduana es Echegaray”.

“Lázaro tenía el dinero en bóvedas. Si se tiene que defender, tiene que contar cómo lo cubrían. El encubrimiento de Echegaray para el grupo de Lázaro Báez fue terrible. Ante todo, lo cubría Echegaray. Hay planes caídos. La ley dice que se puede otorgar un plan especial para pagar deudas, pero también dice que si se cae no se puede levantar. Se pagaron dos o tres veces las mismas cuotas. Se caía, se subía. ¿Y dónde estaba Echegaray?”, expresó.

Y sentenció: “También movían el dinero por tierra, en la última etapa sacaron mucho dinero a Chaco. En camiones de la empresa, a ellos no los paraba la policía, hacían lo que querían”.

“El dinero se guardaba en casas y chacras del grupo de Lázaro. En el aeropuerto hay controles para las personas normales. A los que dicen que no los controlen, no los controlan. Martín y Leandro Báez son los que tocaban la plata”, explicó Fariña.

El encubrimiento de Echegaray para el grupo de Lázaro Báez fue terrible

A su vez, detalló que había lugares en Capital Federal donde se guardaba dinero, no eran los principales centros de acopio, sino puntos donde los dólares llegaban de cara a una transacción. “Se traía dinero a medida que se hacían operaciones. Es muy difícil sacar dinero afuera del país”, agregó.

Y aseguró: “La posibilidad de controles en Buenos Aires eran distintos a los de Río Gallegos. En Buenos Aires rompes la puerta de un departamento y entraste. Le tenían terror a eso. Por eso compraron tanta tierra, porque son lugares estratégicos para guardar dinero. ¿Cómo entrás a una estancia a la que, para llegar, tenes que salir veinte kilómetros de la ruta? La estancia Chacra 39 tenía sensores de movimiento dos kilómetros a la redonda”.

“Cristina fue beneficiada del dinero negro de Lázaro Báez. Con Hotesur, sin hablar de dinero en efectivo”, disparó Fariña, quien apuntó a la obra pública adjudicada durante su mandato: “Desde que el kirchnerismo asumió, la partida destinada a Santa Cruz fue del 84% y el 82% adjudicada a empresas de Lázaro Báez. Muchísimas no se terminaron”. Y aquí Luis Majul detalló que fue el 40%.

Ante esto, el arrepentido insistió: “¿Cristina no sabía? ¿De Vido? ¿La SIGEN? ¿Quién manejaba la SIGEN? Lali Minnicelli, la esposa de De Vido. Armo las licitaciones y la persona que me tiene que controlar, llego a mi casa y me hace de comer. Una locura”.

También explicó que “armaban empresas fantasmas para cobrar” y los certificados los firmaban “uno la AFIP (de Ricardo Echegaray) y otro la secretaría”. Y agregó: “Después había empresas satelitales que no tenían ni sede. Las obras no se terminaban pero no es casualidad.

Intencionalmente se cobraba el adelanto y no se hacía. Lo más importante es que estaba a la vista. Ibas por una ruta y se transformaba en tierra. Los agentes de control de viabilidad, que firmaban la certificación, ¿que hacían? ¿Firmaban lo que no existía? Eso se llama encubrimiento contra el pago de algo, cohecho”.

Hoy, Fariña tiene prisión domiciliaria en una vivienda cuya dirección la Justicia mantiene en secreto para proteger su seguridad. Hasta ese lugar se trasladó el equipo del periodista Luis Majul para grabar la entrevista.

Han llegado a traer de un solo saque 10 millones de dólares en un avión

Fariña también dio precisiones de cómo guardaban la plata: “Lo tenían en bóvedas pero no la bóveda de un banco. Cuando Marijuan pidió los allanamientos y Casanello se los otorgó se le cagaron de risa, decían que era show. Y encontraron la bóveda. La de la estancia de Lázaro. Decían que no era bóveda, sí, es un reservorio de dinero. Lo más parecido a bóveda era la que tenía en la chacra que era un símil de los cuerpos de los bancos de cajas de seguridad. La de los vinos, que supuestamente era una vinoteca. Lo vi, estaba la guita con las cajas de champagne María”.

Este domingo también se sumó un testimonio clave a la investigación de la llamada “ruta del dinero K”. Se trata de nada más y nada menos que el propio Lázaro Báez, el dueño de la contratista Austral Construcciones que está sospechado de haber pagado retornos a la familia presidencial por las obras públicas que le eran adjudicadas.

En el reportaje que concedió a Infobae, el empresario contó: “No éramos los que manejábamos los intereses de este país ni tampoco éramos, como dicen, los que direccionaban la obra pública. Es macabro que se direccionen todos esos insultos y esa agresión hacia mis hijos”.

Ver también

TENSIÓN ENTRE LAS PETROLERAS Y LAS DISTRIBUIDORAS DE GAS POR LOS USUARIOS SUBSIDIADOS

Las productoras no quieren venderles a las distribuidoras patagónicas, de Malargüe y la Puna porque …