viernes , 15 diciembre 2017
Ultimas noticias

Las peleas internas pondrian en peligro las condiciones mínimas para garantizar la vida en el hospital de Caleta Olivia

En el Hospital Zonal de Caleta Olivia, ATE inició ayer otro paro de 48 horas y los profesionales nucleados en APROSA siguen con sus medidas de fuerza por tiempo indeterminado. La tensión se elevó porque el renunciante director general denunció penalmente a un enfermero de incurrir en “abandono de personas”.

525df8e483fda_619_347!

 

El paro de los médicos y otros profesionales de nosocomio local, que se sucede desde hace dos semanas, amenazaba ayer con extenderse al Hospital Regional de Río Gallegos y otros centros de salud del resto de la provincia que revisten el rango de “distritales”.

Tanto los afiliados a APROSA como los de ATE basan sus reclamos en un incremento salarial (a través de distintos ítems) y el cumplimiento total de sus respectivos convenios de trabajo, al margen de provisión de insumos y nombramiento de más personal  que se necesita para cubrir distintos servicios.

Por si esto fuera el Ministerio de Salud se encuentra acéfalo por la renuncia de Luis Cerra, quien solo estuvo al frente de la misma por algo más de un mes, ante la impotencia de no poder solucionar un cúmulo de problemas, sobre todo de orden laboral.

En medio de esta crisis, los cargos que poseen los directores del Hospital Zonal, Leonardo Riera (general) y Mario Bencivenga (asociado), son aleatorios ya que antes de irse Cerra les aceptó sus dimisiones, pero como nadie los reemplazó permanecen en sus puestos.

Para algunos profesionales del mismo nosocomio, la dirección general tendría que ser ahora ocupada por la médica Patricia Zari, quien a fines de 2012 fue desplazada por el entonces ministro de Salud, Daniel Jorge Peralta, a instancias de un sumario que también avalara el ex subsecretario de Servicios de Salud, Daniel Santiago, el mismo que probablemente sea nombrado como nuevo titular de esa cartera. Zari fue acusada de beneficiar a un enfermero al concederle una de las viviendas que se otorgan al personal sanitario, pero ya pasaron mucho más de los 90 días que se fijaron para realizara las investigaciones de rigor.  En ese lapso no se detectaron irregularidades y por lo tanto el sumario ya prescribió. Sin embargo, no hay autoridades para que definan su restitución al cargo de directora asociada (que ganó por concurso), o bien para que sea designada como directora general.

CONTROVERSIAS POR ATENCION DE PACIENTES

Mientras el resto de la comunidad caletense sigue sufriendo las consecuencias de la crisis en la salud pública y solo es atendida en casos de emergencia, ayer se produjo un serio cruce de acusaciones que derivaron en intimaciones legales.

El director, Leonardo Riera, no solo argumentó que ATE no está cumpliendo con las guardias mínimas, sino que también denunció penalmente a un enfermero de la Unidad de Terapia Intensiva, Juan Quispe, por incurrir en el delito de “abandono de persona” dado que no se presentó a trabajar. En declaraciones al diario digital Voces y Apuntes, el médico dijo que ese gremio “no puede darse el lujo de dejar sin atender a los pacientes que están internados”, máxime teniendo en cuenta que “estamos con un número insuficiente de enfermeros, incluso para cumplir guardias mínimas”. “Yo entiendo el derecho al paro; entiendo que el gremio defiende los derechos de los trabajadores, pero alguien tiene que entender que hay que garantizar los derechos de la gente porque el derecho a la vida está por encima del derecho al paro”, afirmó.

Por su parte, a través del responsable de la seccional local, Juan Domingo Ortiz, ATE también accionó legalmente contra Riera, en tanto que el enfermero Juan Quispe dijo que él no había incurrido en “abandono de persona” porque simplemente no se presentó a su puesto de trabajo debido a que se había adherido al paro. Además, aseguró que con este “apriete” el renunciante director procura ocultar graves falencias que existen en el hospital, como ser la falta de enfermeros especializados para Terapia Intensiva y el deplorable estado en que se encuentran la aparatología de ese sector.

A modo de ejemplo contó que varios respiradores ya están pasados de horas de uso e incluso él mismo, junto con otros compañeros del sector, deben armar algunos con tuberías viejas y parchadas, “pero de eso el doctor Riera no dice nada”.

El Patagonico

Ver también

5 alimentos para cuidar la salud y proteger el sistema inmune

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, que pueden provocar …

Deja un comentario