martes , 9 agosto 2022

Las incógnitas sobre la liberación de los precios de los combustibles

Aún no hay datos de cuánto y de cuándo, pero los cálculos hechos coinciden en un 6% en promedio para el gasoil y el 12% para las naftas.

Apenas suspendido el acuerdo para regular los precios del crudo local, las refinadoras se disponen a aumentar los combustibles en surtidor en alrededor del 10% promedio país en los próximos días, mientras Energía trabaja en el proyecto de ley que en un futuro permitirá mitigar esas subas bajando los impuestos que gravan esos productos.

Sin embargo, la Argentina parece muy lejos de lograr un empalme armónico con el mercado internacional, que haga oscilar el valor de las naftas en el mismo sentido y magnitud de lo que ocurre afuera.

Desde el primer día de este mes quedó suspendido el acuerdo para la transición de los precios internacionales de la industria hidrocarburífera, celebrado entre productoras y refinadoras que, en los últimos meses, fijó arbitrariamente el valor del “barril criollo” por encima de lo que costaba el crudo en el mercado internacional (U$S 47 para el Escalante y U$S 55 para el Medanito). También previó una fórmula para ajustar trimestralmente el de los combustibles en base al costo de ese insumo, el tipo de cambio y el costo del biodiésel, que obligatoriamente integra el 10% de los carburantes.

Al documento lo firmaron Wintershall, YPF, Pampa, Total, Chevron, PAE, Pluspetrol, Oil, Refinor, Axion, Shell y CGC. Pero algunas productoras no lo rubricaron por considerarlo poco ventajoso. Por ejemplo, Tecpetrol, la energética de Techint, cuya rebeldía la benefició: desde abril pudo vender el Escalante a precio de exportación que estaba por encima del de aquella grilla.

 

¿Precios libres?

Desde el punto de vista formal, los precios del petróleo y los combustibles en la Argentina son libres, aunque en los últimos años estuvieron sujetos a distintas normas o pactos de caballeros entre las firmas del sector. Por eso el Acuerdo fue suscripto entre empresas privadas y sólo “refrendado” por el Ministerio de Economía, con alcance temporal limitado a enero de 2018 o al momento que el crudo en el mundo arrimara su valor al barril local, tal como ocurrió. Ahí quedó suspendido.

 

Sin el corset de ese acuerdo, las empresas tienen las manos más libres para remarcar, algo que ya empezaron a hacer en el segmento mayorista de gasoil, anticipando lo que sucederá en los surtidores minoristas. Aún no hay precisiones de cuánto y de cuándo, pero sí están los cálculos hechos. Estos coinciden en un 6% en promedio para el gasoil y el 12% tope para las naftas, con leves diferencias entre las marcas y, básicamente, regiones del país.

fuente Diario Nuevo dia

Ver también

El Gobierno de Santa Cruz anunció el pago de haberes para jubilados

El Gobierno de Santa Cruz informa que los haberes de junio estarán acreditados mañana jueves …