jueves , 19 abril 2018

La tercera edición del GPHH ya se palpita en Tierra del Fuego.

Por Mauricio ZentnerLavori (@MZLDeportes) para El Espejo Diario

A poco menos de un mes de la largada, son muchos los trabajos hechos desde la organización en un año que tuvo tres pruebas preliminares ya realizadas en Porvenir, Río Grande y Punta Arenas antes de cerrar el año en los caminos de la histórica prueba.

A diferencia de lo que acontece en el mes de agosto, aquí el ruido no proviene de potentes motores ni se espera que la lista de participantes sea una constante superación de records. En la recreación histórica se busca recordar y mantener el espíritu amateur y aventurero de los primeros años, de sus pilotos y el público que los empezaba a conocer pilotos y adoptarlos como referentes. Ver en movimiento a los mismos modelos de autos que hicieron grande la carrera y, parabrisas pintados con algunos de esos apellidos que quedaron grabados en las retinas de los primeros espectadores para siempre es lo que se busca.

Para quienes no vieron las primeras ediciones y deciden participar, el GPHH les permite manejar autos tecnológicamente superados por otros más modernos y recorrer lugares a los que resulta imposible hacerlo en el mes de agosto por cuestiones de seguridad. Cerro Sombrero fue la novedad el año pasado, para este se espera que el paso por medio de la Estancia Cameron y la llegada a Porvenir descendiendo el Cordón Baquedano sean las notas salientes en la hoja de ruta que demandará poco menos de 650 kms de exigencia, separados en dos etapas, para las máquinas que se presenten a largar el sábado 8 de noviembre.

10476077_792533824131809_2248038246234446668_o

En lo previo, la nota destacada es que el Automóvil Club Río Grande organiza el evento por primera vez y deja de ser un colaborador activo, esto hace que la institución vuelva a trabajar codo a codo con el Club de Volantes de Porvenir. Esta novedad, que era un anhelo del promotor de la idea: Gastón Carletti, fue posible por la buena voluntad y ganas de trabajo que ofrecieron Silvio Oyarzo y Vicente Arteaga desde Río Grande y Porvenir respectivamente. Le queda a Carletti seguir con el desarrollo de la parte deportiva trabajando con la complejidad que supone hacer una hoja de ruta que se mide con precisión de centímetros y que se ofrece a los participantes con velocidades y tiempos expresados con exactitud de centésimas.

La modalidad de velocidad controlada, también llamada regularidad, no es nueva en la isla y el grupo de participantes de los dos primeros GPHH lo recordaron en las tres pruebas del 2014, haciendo lo mismo el segundo fin de semana de noviembre, a Roberto Peix, asumiendo que “Lapicito” fue el precursor de esta modalidad desde su paso por A.Pi.Tu.R. años atrás.

Porvenir el 30 de marzo, Río Grande el 25 de mayo y Punta Arenas el 27 de septiembre fueron los encuentros previos a la tercera edición que fueron diagramados por los pilotos, sus navegantes y muchos colaboradores que aportan su esfuerzo para que los autos con muchos años encima sean protagonistas un domingo cualquiera de una prueba que privilegia la precisión por sobre las posibilidades de cada medio mecánico.

10421518_748697281848797_3620380419718981256_n

El lanzamiento y apertura de inscripciones se hará el viernes 17 de octubre en Río Grande con el ACRG de anfitrión y, un día después, será el CVP en Porvenir el que devuelva gentilezas. Será la ciudad argentina la que largue la primera y más larga etapa desde el autódromo como si se tratara de la edición de velocidad que todos conocemos. El deseo de los organizadores es ver en movimiento a un Fiat 600, Toyota Starlet, Fiat 128, Renault 12, Mercedes Benz sedan, Peugeot 504, Chevrolet Chevy sedan, Ford Taunus coupé y Fiat 125 por mencionar solo a los modelos que llegaron al triunfo en la década del ´70 y también a sus valientes pilotos como fue el caso de Eduardo Mladinic, Eduardo Schipani, Berta Bares de Cobián, Teodoro Martinic, Pedro Aguilera y Juan Carlos Kalazich en las primeras recreaciones.

No habiendo ruido, podemos decir que el suave sonido de motores con muchos años encima empieza a escucharse y salir de su tranquila existencia, de a poco, va invadiendo algunos de los muchos talleres que son parte activa de la historia de la gran carrera fueguina y no pueden estar ajeno en los detalles mecánicos de la prueba de noviembre. Aquellos memorables agostos han inspirado y permitido que el GPH tenga una recreación histórica algo que la enaltece aun más sobre similares exigencias como puede ser la Vuelta de la Manzana en Río Negro por mencionar a una señera prueba patagónica.

Nota: la foto que ilustra esta noticia corresponde al Renault 12 del desaparecido piloto chileno Nelson San Román en la edición del año 1989 y fue cedida gentilmente por su hija Lorena para promoción y difusión del tercer GPHH.

Ver también

Argentinos protagonizaron un violento accidente en Chile

Durante el fin de semana, cinco personas resultaron heridas luego de una colisión en la …

Deja un comentario