viernes , 23 octubre 2020

La Policía en Pico Truncado no se acuartela, pero propinan golpizas

Rubén Díaz, conocido propietario de una peluquería de Pico Truncado, denunció públicamente haber sido víctima de una brutal golpiza que le propinaron en la madrugada del domingo numerosos efectivos policiales, primero en la vía pública y luego en la comisaría, donde lo llevaron detenido.

policia-calle-caleta

 

Además de su profesión, Díaz se caracteriza por formular serias críticas a través de medios de comunicación sobre la ineficacia del personal de la fuerza de seguridad provincial, puntualmente los que prestan servicio en la Seccional Primera. Incluso, a través de FM Nueva Generación denunció serias irregularidades y trató al jefe de la citada dependencia, Adrián Lobos, de ser “un inútil que está en su puesto porque lo sostiene el ministro (de Gobierno) Daniel Slopper”.

Hace pocas semanas una oficial de esa misma comisaría llevó detenida a una niña de 11 años y luego hizo que la desnudaran en el Hospital Distrital para que la revisara un médico, hecho que motivó una denuncia penal del padre y días más tarde el comisario Lobos justificó el accionar de su subordinada, argumentando sin pruebas fehacientes que la chica había robado en una tienda.

 

LOS HECHOS

En el caso de peluquero, según se reporta en el diario digital Imagen y Noticias, el mismo fue interceptado en la zona céntrica por dos policías cuando se retiraba  de una casa de comidas llamada “Patio Criollo” y le exigieron que se identificara, “como si no me conocieran”.

Contó también que uno de los uniformados le preguntó: “¿así que vos sos pesado?”, a lo que respondió: “no, pero andáte al carajo”.

Sorpresivamente, según su relato, inmediatamente aparecieron “como diez policías y me dieron una zurra en la calle. Después me esposaron y me levaron a la comisaría”, donde también le siguieron pegando, quedando con fuertes moretones en la cara y otras partes del cuerpo.

DENUNCIA PENAL

Pese a recibir una brutal paliza, inicialmente Díaz no tenía previsto realizar una denuncia ante la justicia porque no tenía pruebas, pero debido a que un circunstancial testigo filmó con su teléfono celular el momento en que lo agredían en la calle y subió las escenas a Facebook, decidió  presentarse ante el fiscal Sergio Gargaglione.

“Ahora que el comisario Lobos se haga cargo”, dijo Díaz, quien también atribuyó la agresión el hecho de que tiempo atrás había denunciado una situación irregular cometida por el personal de esa comisaría.

Precisó que cuando realizaron un allanamiento en un domicilio de la calle Belgrano, él les preguntó qué estaban haciendo y le contestaron que realizaban una mudanza, “pero estaban sacando cosas, estaban robando con otros chorros y ahí empezaron a andar mal las cosas conmigo porque los descubrí”.

“Yo pensaba que a esos policías los iban a echar, pero el comisario sólo quiere hablar con profesionales; es un pelotudo que vive en una nube de pedos, pero hay que aguantarlo porque lo pusieron ahí”, afirmó.

Finalmente opinó que “los que me pegaron son resentidos que no tienen preparación de nada y además, mientras me pegaban me decían que me hacía el lindo y que siempre me tiraba contra las autoridades, pero a mí no me van a hacer callar”.

El Patagonico

 

Ver también

Paro Docente: Trabajo dictó conciliación obligatoria

Por la mañana de hoy (sábado) la Asociación Docentes de Santa Cruz (ADOSAC) en el …

Deja una respuesta