Martes , 23 mayo 2017

La Justicia pidió informes sobre los teléfonos que usaba Cristina Kirchner

Por Rodrigo Néspolo

A pedido del fiscal, el juez Casanello solicitó los números; buscan determinar si ella ordenó proteger a Báez

La Justicia investigará las comunicaciones de la ex presidenta Cristina Kirchner en el marco del expediente en el que está acusada de haber protegido al empresario Lázaro Báez y haber ocultado información sobre operaciones que supuestamente lo comprometían.

Ayer, el juez federal Sebastián Casanello pidió a la Secretaría General de la Presidencia de la Nación que le informara “qué números de teléfonos oficiales tenía asignados la doctora Cristina Fernández de Kirchner”, cuáles usaban sus secretarios y si esos números cambiaron durante los años de su gestión.

El juez lo ordenó a pedido del fiscal Guillermo Marijuan , quien la semana pasada imputó a la ex presidenta y solicitó, incluso, su indagatoria por los presuntos delitos de “incumplimiento de los deberes de funcionario público” y “omisión de denuncia”. Por el momento, el juez no ordenó ninguna citación. Sí dispuso una serie de medidas de prueba que incluyó la referida a los teléfonos. La solicitud para hacerse de los números es el paso previo necesario para poder disponer, después, un cruce de llamadas.

La causa, iniciada el 10 de junio pasado, tenía como principal acusada a la ex procuradora del Tesoro Angelina Abbona. Según la hipótesis que se investiga, la oficina a su cargo recibió de los abogados que representan a la Argentina en los litigios contra los fondos buitres en los Estados Unidos información sobre sospechosos movimientos de dinero de Lázaro Báez, sus empresas y gente vinculada con él, y que la ocultó dolosamente.

La semana pasada, Marijuan amplió la lista de acusados. Imputó y pidió citar a indagatoria a Cristina Kirchner y al ex ministro de Economía Axel Kicillof con el argumento de que era “evidente” que ambos habían conocido la información que recibió Abbona y que decidieron ocultársela a la Justicia para favorecer a Báez, que era amigo y socio de los Kirchner.

“Investigarán los teléfonos de Cristina Kirchner y sus secretarios”

El fiscal sostuvo su pedido en que la ex procuradora dependía “directamente” de la ex presidenta y que, dada la gravedad de los “valiosos informes” recibidos, no había duda de que los había informado a “la máxima autoridad del país”. Alegó que era público que los documentos se relacionaban con la causa por lavado contra Báez y que ningún funcionario podía ignorar que debía entregarlos a la Justicia.

Esta semana, en una nueva presentación, Marijuan pidió averiguar qué comunicaciones había cruzado Cristina Kirchner con los funcionarios que recibieron desde los Estados Unidos los datos sobre las operaciones de Báez. Para eso, solicitó los teléfonos. Ayer, Casanello dio el primer paso.

No es la primera vez que un juez pide los números asignados a Cristina Kirchner. Ya lo había hecho la jueza que investiga la muerte de Alberto Nisman , Fabiana Palmaghini, a solicitud de la querella de la madre del fiscal fallecido. El pedido que hizo Palmaghini incluyó las líneas fijas y de celulares que pudieran haberle asignado a la ex presidenta las agencias de inteligencia del Estado.

Como sabía de ese pedido, Casanello le solicitó ayer a Palmaghini que le informara los teléfonos correspondientes a Cristina Kirchner que ella tuviera en su causa.

En la misma resolución, el juez le pidió, además, a la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) que le presentara un nuevo informe con el detalle de las “operaciones y transferencias” en las que aparecieran personas vinculadas al caso de lavado de dinero por el que tiene preso y procesado a Báez. La Procelac fue el organismo que bajó toda la información que la nueva gestión de la Procuración del Tesoro le entregó este año a la Justicia. Son pilas y pilas de papeles condensados en una gran carpeta anillada. También ayer, Casanello le pidió al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger , que designara “personal idóneo en operaciones financieras internacionales bancarias y no bancarias” para desclasificar, esclarecer y preservar los datos reunidos en la causa.

Mientras tanto, todo lo informático fue remitido ya a Cibercrimen de la Policía Metropolitana para la “desintervención” que está previsto que se haga “a la brevedad”, una vez que se cuente con “todo el material informático vinculado a la presente investigación”, relató ayer Casanello en su resolución.

El juez quiere saber, también, quiénes fueron todos los que intervinieron en el litigio contra los fondos buitre de donde salió la información sobre Báez, tanto los abogados que trabajaron el caso en los Estados Unidos como los funcionarios que siguieron el proceso en la Argentina. La idea es averiguar si recibieron alguna indicación especial sobre cómo tratar la información sobre Báez, informaron fuentes de la investigación. Casanello solicitó que el actual procurador, Carlos Balbín, le remitiera al juzgado “una nómina de autoridades y empleados que hayan intervenido en la gestión vinculada al litigio internacional”.

Esos documentos se sumarán a las 32 cajas que ya tiene la Justicia con los expedientes administrativos de seguimiento del estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton LLP, contratado por la Argentina para representar al Estado.

Esas cajas están en el Área Investigaciones Criminales de la Policía Metropolitana.

La nueva causa contra Cristina

La semana pasada, la ex presidenta Cristina Kirchner sumó una nueva acusación en los tribunales de Comodoro Py. El fiscal Guillermo Marijuan la imputó y pidió que fuera indagada como acusada de haber protegido a Lázaro Báez

Ella no estaba en la imputación original. Antes, la máxima autoridad sospechada era Angelina Abbona, jefa de los abogados del Estado, acusada de haber recibido información de los abogados de la Argentina desde Estados Unidos que comprometería a Lázaro Báez y haber omitido entregarla a la Justicia

Marijuan amplió la causa hacia la ex presidenta basado en que era “evidente” que sabía lo que estaba haciendo Abbona porque ésta le respondía directamente y porque nadie ignoraba que los Kirchner eran amigos y socios de Báez, que tenía una famosa causa por lavado. Ayer, Casanello ordenó nuevas medidas de prueba antes de decidir si citará a alguien en indagatoria

La Nación

Ver también

Una mujer murió y su esposo e hijos resultaron heridos al volcar auto cerca de Monte Aymond

Magallanes, 6 de Ene. (ANA) .- Una mujer murió y tres personas resultaron lesionadas al …