miércoles , 22 mayo 2019

La inflación ya tiene un piso de 35% y podría subir en caso de una nueva devaluación

Marzo comenzó con subas en el combustible, la luz y celulares y se esperan aumentos en el transporte. El futuro del dólar, la principal variante que podría modificar el número tan temido por los argentinos.

Las proyecciones de inflación para el 2019 mantienen un escenario del 35% como piso en un marco en donde el dólar se mantiene dentro de la zona de no intervención.

Sin embargo, especialistas creen que una nueva devaluación, que haga que la divisa toque el techo de la banda de no intervención prevista por el Banco Central, podría hacer que el número de los aumentos roce nuevamente el 50%.

 

En ese sentido, el dato del IPC de enero que arrojó un 2,9% y las previsiones de febrero cerca del 4%, sumado al alza del 3% en las naftas que regirá partir de hoy, demuestran que el proceso no sólo no aminora sino que se se exacerba con precios cada vez más indexados al billete verde.

 

«Hoy la gran mayoría se ubica entre 31% y 32% a pesar de que todos siempre se equivocan en manada y para el mismo lado», sostuvo el economista Mariano Kestelboim, que ve a los precios con un avance del 35% como mínimo, hasta el 40%. «La única política clara del Gobierno es la de contener el dólar, aunque la Argentina es hipersensible al contexto internacional. Mientras no haya noticias que puedan generar pánico se va a mantener en el piso de la banda, pero si llega a haber algún problema a nivel global puede llegar al techo o incluso superarlo», planteó.

 

Por su parte, Hernán Hirsch consideró que la inflación se ubicará en un 35%, pero podría llegar al 50% «ante un escenario en donde la estrategia cambiaria salga mal». «La tasa de inflación está un escalón más arriba que antes, con esta política monetaria vetusta, un gobierno sin credibilidad, mucho más debilitado políticamente que en 2017, y las elecciones no te ayudan«, añadió.

En tanto, el analista senior de TMG Target Market Global Jorge Compagnucci, cree que «en el próximo trimestre habrá una agudización a nivel regional» de la salida de capitales observada en 2018, en lo que sería «un segundo shock externo» que se daría entre marzo y agosto en emergentes, provocado por la desaceleración de China, que repercutirá en la demanda de las materias primas y luego en la moneda de esos países.

Ante ese marco, Compagnucci prevé una inflación de entre 52% y 57%, acompañado de una caída del producto de 4%. «En las últimas semanas el dólar cayó de $41 a $39 no por las tasas sino por la corrección que hubo en los emergentes», aseguró.

«En abril el dólar va a estar entre $43 y $45, pero habrá máxima tensión cerca de las elecciones y podría ubicarse entre $73 y $82», dijo. Según su visión, el Central «está haciendo bien las cosas, pero la situación se le va a ir de las manos» y deberá modificar el acuerdo con el Fondo para poder intervenir con mayor fuerza, al tiempo que los u$s8.000 millones que guarda Hacienda para vender en el mercado cambiario «aparece abultado sólo con la foto de estabilidad de los últimos cuatro meses».

Ver también

El miércoles 29 de mayo no habrá vuelos en Comodoro

Los trabajadores nucleados en el gremio de aeronáuticos de la ciudad, adherirán a la jornada …