martes , 22 enero 2019

La Corte Suprema rechazó el planteo contra la ley de lemas en Santa Cruz

El reclamo lo había presentado el radical Costa, que por este sistema perdió la elección de 2015 contra Alicia Kirchner.

 

La Corte Suprema de Justicia de la Nación rechazó este martes el planteo por presunta inconstitucionalidad contra la ley de lemas en Santa Cruz. La decisión, que se oficializó pasado el mediodía, salió por unanimidad en los votos de Carlos Rosenkrantz, Elena Highton de Nolasco, Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda.

El reclamo contra los lemas había sido presentado por el radical Eduardo Costa, aliado de Cambiemos, antes de los comicios locales de 2015. Aquel año, Costa terminó perdiendo el comicio para gobernador, perjudicado por este sistema: aunque sacó más votos que Alicia Kirchner (71.277 contra 58.888), la cuñada de Cristina asumió finalmente como gobernadora porque su alianza, en total, superó a la de Costa (87.220 contra 79.495).

La ley de lemas es un sistema que se creó en Europa en el siglo XIX y que, básicamente, hace que la elección se divida simultáneamente en dos, entre la interna de cada alianza y el comicio general. Gana por un lado el espacio que más votos junta (en el último caso fue el Frente para la Victoria) y dentro de esa alianza se consagra al más elegido (Alicia Kirchner, en ese mismo ejemplo).

En cuanto a la decisión judicial, como ya había ocurrido por un planteo años atrás, la Corte diría que es una decisión de orden local. Es decir, de la Justicia provincial.

Respecto al voto de Rosenkrantz, había alguna duda de sus colegas por su origen radical, como Costa. De todos modos, el titular del Alto Tribunal se sumó finalmente a la mayoría y no quedó en soledad, como con el fallo que rechazó el 2×1 para los condenados por delitos de lesa humanidad. En el entorno de Rosenkrantz aseguraron a Clarín que su decisión, en este caso, “nunca estuvo en duda”.

Según precisaron fuentes judiciales, “el voto de la mayoría fue elaborado por Lorenzetti y Maqueda por una parte, y Rosatti por la otra, haciendo extensas consideraciones constitucionales respaldando el sistema federal y la facultad que tienen las provincias de dictar sus leyes electorales. En este sentido señalan que si bien la ley de lemas puede ser inconveniente no contradice la Constitución”.

Los lemas tuvieron su apogeo en el país en los 90 y ya entrados los 2000, pero luego se fueron derogando en la mayoría de las provincias, como ocurrió con las reelecciones indefinidas. En el caso de Santa Cruz, cuando asumió Mauricio Macri la presidencia, el tema quedó como prenda de negociaciones cada vez que la gobernadora fue a pedir plata a la Casa Rosada. El oficialismo le reclamaba el cambio casi como un gesto de transparencia institucional. Sin embargo, cuando el proyecto para derogar el sistema llegó finalmente a la legislatura provincial, los representantes del kirchnerismo votaron en contra y la norma quedó vigente.

Costa (actual senador y pareja de la dirigente de la Coalición Cívica Mariana Zuvic) perdió tres veces consecutivas la elección para gobernador: 2007, 2011 y 2015. Ya está lanzado para el año próximo. Y en las últimas semanas, dejó trascender su disgusto con la Casa Rosada, por la presunta falta de apoyo para su candidatura. Ese malestar es el que lo habría motivado a una jugada explícita: no votó el presupuesto que mandó Macri para 2019, pese a que se trataba de un tema crucial para Cambiemos. En público se justificó: “No lo voté para defender los intereses de los santacruceños”.

Algunas curiosidades de la historia de los lemas en Santa Cruz:

1) La herramienta fue más utilizada por el radicalismo que por el peronismo.

2) Sin embargo, la única que terminó como gobernadora habiendo sacado menos votos que sus rivales fue una peronista, Alicia Kirchner.

3) Pese al planteo que presentó, Costa se candidateó en 2015 compitiendo internamente con otro postulante. No le alcanzó.

Jubilados, el último fallo clave del año

Desde que a mediados de noviembre la Corte Suprema decidió informar la agenda de los fallos más importantes que tenía prevista para fin de año, para la semana que viene (martes 18) quedará el último y más importante: el que debe definir cómo se ajustan jubilaciones e indemnizaciones en juicios contra el Estado. El Gobierno quiere que se aplique un índice menor al que reclaman los abogados previsionales. Según pudo saber Clarín, ya habría una mayoría conformada que decidiría a favor del índice más alto. Es decir, contra los deseos de la Rosada.

La agenda de fallos clave comenzó el 27 de noviembre, cuando por unanimidad el Máximo Tribunal rechazó una cautelar y mantuvo vigente la ley que determine que los jueces asumidos desde 2017 deben pagar impuesto a las Ganancias.

El 4 de diciembre se sumó una decisión muy sensible: por mayoría de 4 a 1 (Rosenkrantz quedó solo), la Corte avaló la ley que restringe el beneficio del 2×1 para los condenados por delitos de lesa humanidad.

Este martes salió la definición por Santa Cruz y sólo quedará para antes de Navidad el fallo de jubilados.

Ver también

Técnicos del FMI aconsejan subir 5 años la edad jubilatoria y reducir el haber inicial

Un grupo de expertos del Fondo elaboraron un documento con serias advertencias sobre el colapso …