miércoles , 30 noviembre 2022

La CEOPE pronostica un año laboral conflictivo en la industria petrolera

El presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Servicios Petroleros consideró que es difícil «ajustar» los costos, no solo para la mano de obra, sino también para la logística y las operaciones «a un nivel necesario para ser competitivo». En ese contexto, planteó que los convenios colectivos de trabajo han estado vigentes durante muchos años en la Argentina con solo pequeños cambios y no anticiparon a la industria no convencional, «donde la dinámica del trabajo es diferente». Destacó como un avance el convenio firmado en Chubut en comparación con el de Neuquén, que se hizo «en forma apresurada».

El presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Servicios Petroleros (CEOPE), Adolfo Sánchez Zinny, consideró “poco probable que la situación de conflicto con los sindicatos cambie en el futuro cercano” y juzgó “difícil ajustar los costos, no solo para la mano de obra, sino también para la logística y las operaciones, al nivel necesario para ser competitivo”.

“Estos son problemas que deben resolverse para que finalmente lleguen las inversiones previstas”, afirmó Sánchez Zinny en una entrevista concedida a la plataforma digital The Oil & Gas Year (TOGY), con sede en Dubai, Emiratos Arabes Unidos.

El CEO de la empresa nacional Bolland afirmó: “los convenios colectivos de trabajo han estado vigentes durante muchos años en la Argentina con solo pequeños cambios y no anticiparon a la industria no convencional, donde la dinámica del trabajo es diferente”.

Defendió en ese sentido los convenios de productividad firmados entre empresas, provincias y sindicatos: “fue un paso en la dirección correcta para iniciar una transformación hacia una industria más competitiva”, aunque “todavía se necesita evolucionar con una perspectiva más amplia y de mente más abierta”, dijo.

Sánchez Zinny evaluó que el acuerdo de Neuquén se hizo “apresuradamente”, pero “fue mejorado por el de Chubut, que no incluyó solo al segmento no convencional y demoró cuatro meses de discusiones semanales”.

El titular de la CEOPE propició “acuerdos prospectivos para beneficiar a todas las partes, en lugar de acuerdos retrospectivos y pasados de moda”.

“Este tipo de acuerdos -añadió- también se están negociando en las otras cuencas y todavía nos falta uno para Santa Cruz.

AUSENTISMO Y DESPIDOS

Según el empresario, se asocia “erróneamente” la productividad con despidos, “pero esto se debe a un malentendido”, ya que “hay cosas que tienen que ver con la eficiencia, incluidos problemas como garantizar que los niveles de ausentismo sean razonables”.

“No esperamos que los niveles de ausentismo en áreas inhóspitas sean los mismos que en una ciudad, pero no pueden ser cinco veces mayores”, remarcó.

Para Sánchez Zinny “hay una gran crisis de la actividad, y los sindicatos deben entender esto y ayudar a los trabajadores que representan a entender esto también”.

“La dirección sindical, evaluó el empresario, probablemente entienda esto, pero está teniendo dificultades para transmitir este mensaje a sus bases de apoyo, a las que ahora se les niegan las cosas que alguna vez estuvieron acostumbrados a obtener”.

Sánchez Zinny sostuvo: “la industria necesita aumentar el nivel de productividad, y en el mediano a largo plazo esta optimización demandará más personal, pero esto no sucederá de inmediato”.

Fuera del campo laboral, agregó, “existen ineficiencias resultantes de una combinación de factores; por ejemplo, en todo el sistema logístico en general: los costos de transporte, importación y exportación están muy fuera de línea con los valores internacionales”.

También “la falta de rutas apropiadas, electricidad y conexiones de tuberías son obstáculos que afectan la productividad”, y en ese sentido “el gobierno, los sindicatos y las empresas deberían tratar de ver lo que cada uno puede contribuir para resolver estas restricciones”, planteó.

Sánchez Zinny destacó, no obstante, las oportunidades en el sector, no solo en los hidrocarburos no convencionales sino también en el gas y en el tratamiento de campos maduros.

“Salir del default, tener un mercado libre de divisas, poder pagar regalías a la sede, ha beneficiado a la Argentina en general: el país ha restablecido sus lazos con el resto del mundo y sigue las reglas, y este contexto facilita las actividades relacionadas con el capital nacional y extranjero”, concluyó Sánchez Zinny.

 

 

 

 

 

 

 

(iF)El Patagonico

Ver también

Cañadon Seco: Defensa de los recursos económicos, sociales y laborales

La misma quedó plasmada en el acta – compromiso que se firmó el sábado 26 …