Miércoles , 24 mayo 2017

Korrupción sin fondo

El nuevo editorial de Alfredo Leuco en Le doy mi palabra

Los tristemente célebres fondos de Santa Cruz funcionan como una radiografía de lo peor del kirchhenrismo. Todo su manejo corrupto estuvo envuelto en mentiras administrativas, hipocresías ideológicas y el autoritarismo de considerar al estado como algo de su propiedad. Confirma que el matrimonio entre Néstor y Cristina siempre se sintió dueño del poder político y no meros inquilinos sometidos a la alternancia democrática.

Vamos por partes:

1) La hipocresía ideológica. En estos últimos años, disfrazados de progresistas, los pingüinos hablaron pestes de la figura de Domingo Cavallo y del mundo financiero. Sin embargo, el ex superministro de Economía de Menem siempre considero a Néstor como uno de sus mejores alumnos y por eso le dio los 600 millones de dólares por regalías petrolíferas mal liquidadas. Y además porque Néstor y los gobernadores de otras provincias petroleras apoyaron con fervor neoliberal la privatización de YPF. Nunca hay que olvidar que el miembro informante de la sesión clave fue Oscar Parrilli. Todo a pedido de Carlos Menem. Los diarios de la época, definían a Kirchner como un hombre de Cavallo y/ de Manzano. Y Cristina en mi programa de cable no quiso decir a quien apoyaba en la interna del PJ porteño: “todos son amigos”, dijo en referencia a los tres competidores: Irma Roy, Gustavo Béliz y Domingo Cavallo. Y como si esto fuera poco, pese a que después se llenaron la boca de un presunto nacionalismo, llevó los fondos a los bancos del capitalismo financiero tanto de Estados Unidos como de Suiza.

2) Las mentiras administrativas. Cometieron varios delitos al no dar ningún tipo de información sobre los fondos que en algún momento llegaron a ser más de 1.000 millones de dólares y que se esfumaron hasta quedar apenas 30 mil. No se conocen que intereses cobraron, a que plazo y donde depositarios, que timba financiera hicieron. Se negaron a informar al pueblo de Santa Cruz y a sus representantes. Y eso levantó todo tipo de sospechas.

3) Autoritarismo y propiedad del estado. A tanto llegó esa apropiación del gobierno y el manejo feudal que hicieron que les parecía lo más normal del mundo que pese a que ya era presidente de la Nación, los resúmenes de cuenta llegaran a nombre de Néstor pese a que ya había dejado de ser gobernador. Por algo Sergio Acevedo renunció 14 días después de haber anunciado la repatriación de esos dineros públicos que en una porción importante estuvieron en cuentas privadas como la del ex presidente fallecido. Entre otras cosas ejercieron su feroz agresividad y persecución al procurador Eduardo Sosa al que lo sacaron del medio y nunca escucharon a la Corte Suprema que les ordenaba corregir esa situación. Por eso atacaron tanto a los periodistas que se metieron a investigar este tema. Hace 10 años, si escuchó bien, 10 años, en el 2006, con Marcelo Longobardi tuvimos que abandonar nuestro programa televisivo “Fuego Cruzado” por las presiones brutales de Néstor a través de Julio de Vido. Es que todo el tema de los Fondos de Santa Cruz está manchado de plata negra y negocios sucios. El que manejó los fondos fue Aldo Ducler y su financiera Mercado Abierto. Ducler no solo había sido funcionario del dictador Leopoldo Fortunato Galteri. También fue investigado por el senado norteamericano acusado de blanquear dinero narco del Cártel de Juarez. Como todo tiene que ver con todo y los especialistas en operaciones encubiertas se complementan, hay que decir que Jorge “Coqui” Capitanich fue socio de Ducler.
La rigurosa investigación de Nicolás Wiñazky coloca nuevamente en el escenario la metodología kirchnerista que se repitió en el país durante más de 12 años escandalosos. Transfirieron al exterior de a dos millones de dólares para disimular los negociados y alguna operación fue autorizada por el todo terreno Lázaro Báez K mientras trabajaba en el Banco de Santa Cruz.

La mayoría de esos dólares fueron a parar a cuentas de personas desconocidas o al propio Néstor. El tema se puso más complejo cuando el gobernador Daniel Peralta tuvo que pagar sueldos porque se le incendiaba la provincia y casi 200 millones aparecieron como por arte de magia en Rio Gallegos. Alicia Kirchner redujo a la servidumbre a la legislatura y les hizo sacar 5 leyes que entre gallos y medianoche aprobaron la rendición de activos financieros. Quisieron emprolijar un poco pero lo hicieron de prepo y con extorsiones, cómo es su costumbre. Un comportamiento de señor feudal que luego derivó perfeccionado en las coimas y estafas de la obra pública y el petróleo que fundó el ladriprogresismo y el Frente para el Chavismo y la Valija hoy repudiado por amplias franjas de la población.

Cristina junto a Elisa Carrió, Graciela Ocaña y otros legisladores conformaron en su momento la Comisión Investigadora del Congreso sobre Lavado de Dinero. En aquel momento a nadie le llamó la atención que Cristina pidiera quedarse con el monitoreo y la auditoria de Aldo Ducler. Ahora todo está más claro. Hubiera sido como investigarse a sí misma. O escupir para arriba.

Desde el fondo de los tiempos volvió la estafa de los Fondos de Santa Cruz. Ya en 1993 Néstor había diseñado un mecanismo que luego transformó a nivel nacional en el gobierno más corrupto de la historia democrática. Santa Cruz fue su laboratorio de ensayo. Argentina fue el coto de caza de miles de millones de dólares que nos robaron a todos.

El pueblo quiere saber si esta vez habrá juicio y castigo. El pueblo quiere saber si las condenas serán efectivas y ejemplificadoras y, sobre todo, si van a devolver la fortuna que se llevaron. Ojalá ese cantito de vamos a volver se transforme en vamos a devolver. Si eso ocurre, amanecerá un nuevo país que no es poco.

Ver también

Una mujer murió y su esposo e hijos resultaron heridos al volcar auto cerca de Monte Aymond

Magallanes, 6 de Ene. (ANA) .- Una mujer murió y tres personas resultaron lesionadas al …