viernes , 19 octubre 2018

Intimidados por Gendarmería, los exCPC despejaron el acceso a Caleta

Caleta Olivia -La intimidante presencia de más de un centenar de gendarmes antimotines del Grupo Móvil N° 1 que tiene asiento en Campo de Mayo, hizo que los obreros desocupados de la construcción levantaran minutos antes de las 17 de ayer el piquete que habían plantado en la rotonda de Termap. Se replegaron varias cuadras y bloquearon por otras dos horas una avenida céntrica, lo que motivó que decenas de camioneros se desviaran por calles secundarias y virtualmente se perdieran en el radio urbano.

La ciudad del Gorosito se había convertido ayer en tierra de nadie ya que, salvo el pedido de intervención hecho por la justicia federal a la Gendarmería, el resto de los organismos nacionales, provinciales e incluso municipales, parecieron desligarse del serio conflicto laboral y social desatado por el despido de más de 250 obreros de la empresa constructora CPC que siguen reclamando el pago de las quincenas adeudadas, el aguinaldo y la liquidación final.

El primer bloqueo de esta semana a la Ruta 3 comenzó a las 7. Se fue tornando caótico y se presumía que iba a extenderse hasta cerca de la medianoche cuando, fuertemente pertrechados, los gendarmes irrumpieron alrededor de las 16.50 y se formaron en dos escuadras para proceder al desalojo compulsivo.

Casi simultáneamente, el comandante del grupo conminó a los manifestantes a retirarse de la rotonda, ya que si no se procedería en consecuencia.

Los mismos acataron las directivas, pero a medida que se iban replegando hacia la zona urbana, bloqueaban una mano de la avenida Alem y se detuvieron varias cuadras más adelante para cortar esa vía y otras laterales, generando otro bloqueo, pero el comandante de Gendarmería dijo a El Patagónico que “ese ya no es nuestro problema… corresponde a la jurisdicción policial”.

INCIDENTES PREVIOS

La tensión por este conflicto se estaba tornando volátil y prueba de ello fueron dos incidentes que se registraron frente la rotonda donde desde las 7 se instalaron los manifestantes.

A media mañana un automovilista que estaba muy nervioso y requería urgente paso, avanzó a destiempo y embistió levemente a uno de los obreros desocupados que estaba montado en su bicicleta y cayó al suelo, aunque afortunadamente no sufrió lesiones.

Otra situación límite se produjo alrededor de las 13:30 cuando un camionero quiso discutir a los gritos con los piqueteros y le arrojaron una piedra que no llegó a tocarlo.

Ante ello, el chofer volvió a la cabina de su unidad y se armó de un caño con el cual los desafió a pelear, lo que originó corridas de desocupados y también de otros camioneros que salieron en defensa de su compañero, pero por suerte primó la cordura y el incidente se fue disipando.

Como era de esperar, los camioneros impusieron contra-piquetes tanto en la ruta (en dirección a Comodoro) como en la avenida de acceso al radio céntrico.

Algunos conductores de vehículos livianos hallaron huecos para poder dirigirse hacia territorio chubutense o ingresar a Caleta y otros pudieron pasar por el camino alternativo del barrio Altos del Golfo, en tanto la Cooperativa de Trasportes Sportman volvió a instrumentar el sistema de transbordo de pasajeros estacionando micros a ambos lados del piquete, pero muy distanciados entre sí.

Pero esa efímera circulación quedó trunca alrededor de las 15.30 cuando otro grupo de camioneros que circulaban desde Comodoro hacia Caleta se enteraron de que no iban a poder pasar y decidieron cruzar sus unidades pesadas en la recta que lleva al paraje La Lobería, prácticamente frente al denominado cerro Pan de Azúcar; es decir a mitad de camino de ambas ciudades.

SIN RESPUESTAS

Mucho antes, alrededor del mediodía, un grupo de obreros se dirigió hasta la sede regional del Ministerio de Trabajo para conocer alguna novedad sobre el pago de las quincenas adeudadas luego de que fueran despedidos el 31 de marzo.

La responsable del organismo no se hallaba presente y fueron atendidos por una empleada, Paola Godoy, quien les dijo (de acuerdo a lo que los desocupados comentaron a la prensa) que el Ministerio se había declarado incompetente en este conflicto desde el 26 de marzo, es decir cinco días antes de que se produjeran los despidos.

Otras empleadas llamaron a la policía ante el temor de que se produjeran incidentes y se indignaron porque “estos tipos ingresaron sin permiso”, como se le escuchó decir a una de ellas.

Los voceros de los despedidos también manifestaron que la Secretaría de Trabajo de la Provincia de Santa Cruz igualmente declaró su incompetencia en el tema, en tanto que en Vialidad Nacional siguen sin destrabarse los fondos prometidos por esa repartición para cancelar las ocho quincenas adeudadas.

(if)el patagonico

Ver también

“Laberinto de mujeres” se inauguró en la Casa de Santa Cruz

En Ateneo Diputado Juan Carlos Rosell, de la Casa de Santa Cruz, quedó inaugurada la …