jueves , 23 septiembre 2021

Incertidumbre en la gente, en el mercado, en la Rosada y en el Congreso

El jueves agitado del dólar volador terminó con un dirigente del gobierno en el ojo de la tormenta, intensos rumores de cambio que se exigen tanto desde el mercado como desde el propio interior del Gobierno, y la expectativa por un viernes que nadie se anima a vaticinar en cuánto cotizará la moneda norteamericana.

 

Habrá desde temprano colas en los bancos para sacar los dólares que los ahorristas asustados no pudieron retirar este jueves, siempre y cuando las entidades financieras permitan ese retiro. La cotización de la moneda norteamericana también es una incertidumbre luego de dos días de suba disparatada y de vanos intentos del Gobierno por contenerla.

La crisis no es sólo económica, sino que es política. Por eso el fin de la jornada quedó poblado de rumores y con todas las miradas apuntadas al Jefe de Gabinete Marcos Peña, incluso más cuestionado que el errante ministro de Economía Nicolás Dujovne.  En contacto con La Tecfla, un funcionario nacional que no es precisamente del área de Peña señaló que “son sólo rumores” las especulaciones acerca de la salida del ministro plenipotenciario en el que Macri nunca dejó de depositar la confianza.

El problema es que los apoyos a Peña son cada vez menores. Rogelio Frigerio, quien aparece como el más factible reemplazante del jefe de ministros si este llegara a renunciar, habló de que Macri es el capitán y los ministros son los marineros, y que éstos son reemplazables. María Eugenia Vidal fue más allá y además de señalar que “no reconocer la dificultad económica es no entender lo que le pasa a la gente». Para rematar con una frase contundente: “ La inflación les pega a los que menos tienen, a los que no llegan a fin de mes, y nuestra tarea es trabajar para paliar eso”.

En una jornada de intensas reuniones en la Casa Rosada, Peña trató de despejar los rumores sin alterar su agenda, pero no logró acallar un ruido que durante toda la tarde, post efecto dólar, se potenció en todos los corrillos políticos y empresarios.

Son justamente estos últimos los que esperan cambios de Mauricio Macri en el equipo, y no solamente en el área económica. Los hombres de negocios le empiezan a exigir al gobierno una apertura el diálogo, no sólo con ellos, también con el peronismo que se muestra dialoguista. Entienden que Peña no puede hacer ese papel, y quienes mejor lo interpretarían serían Frigerio, Horacio Rodríguez Larreta o Emilio Monzó.

Frigerio convalidó esa certeza con reuniones varias en las que los interlocutores fueron hombres del peronismo. Desde su entorno se encargaron de desmentir cualquier movimiento en el gabinete, aunque reconocieron que el río estuvo demasiado agitado durante toda la jornada.

Rodríguez Larreta ensayó temprano una defensa del gobierno con Peña sentado al lado y frente a ávidos empresarios con ganas de tener más certezas sobre el plan económico. Pero el jefe de Gobierno porteño se espanta cada vez que escucha la posibilidad de mudarse de Uspallata hasta Balcarce 50 como ministro. Se enfrentó a Macri por eso hace algunos días, porque entiende que los rumores surgen desde el mismo entorno del Presidente.

Monzó, en tanto, se mantuvo en silencio y permaneció durante todo el día en su despacho de la presidencia de la Cámara de Diputados. En el Congreso, el hombre de Tejedor muñequea la crisis en diálogo permente con los radicales, Sergio Massa y los peronistas dialoguistas. Se habla de todos los escenarios posibles, pero algo es común en casi todas las conversaciones semisecretas del Parlamento: Peña es un estorbo para el diálogo político que necesita la coyuntura.

Lo que a Macri le empezó a pedir la política hace unos meses, comenzando por los sectores más alejados hasta llegar a los gobernantes  fuertes del espacio como Vidal y Larreta y los socios políticos como el radicalismo (sobre todo el mendocino encarnada por Ernesto Sanz y el gobernador Cornejo), ahora se lo pide el círculo rojo. Ese mismo círculo rojo que se hace el distraído pero mucho tiene que ver con la estampida del dólar.

 

 

 

 

 

(iF)La Tecla Patagonia

Ver también

Aburto y «el hecho de corrupción más importante en el municipio» de Río Gallegos

El ex intendente, que renunció en medio de un escándalo por corrupción, ahora quiere ocupar …