jueves , 19 abril 2018

Imponen más controles a los turistas que viajen al exterior

Las aerolíneas deberán dar a la AFIP y a otros 3 organismos, las respuestas sobre 32 datos de sus pasajeros. Para el Gobierno, es por seguridad. La oposición lo calificó como otro cepo al turismo.

El Gobierno ordenó ampliar e intensificar los controles sobre las personas que realicen viajes internacionales en avión. Por la medida, las aerolíneas deberán informar todos los detalles de cada vuelo y sus pasajeros a varios organismos estatales. Entre ellos, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). El oficialismo aseguró que los motivos son sólo de seguridad, pero en varios sectores la movida se leyó como una nueva estrategia para desalentar el turismo y las compras en el exterior, en tiempos de escasez de dólares.

La novedad se conoció por una resolución publicada en el Boletín Oficial. Lo que el texto dispone es que las aerolíneas deberán informarle a Migraciones, por vía electrónica y poco antes del despegue, unos 32 datos del vuelo y de cada pasajero.

Entre ellos, todas las referencias personales (incluido el teléfono), el itinerario completo del viaje previsto, el tipo y el número de asiento, la forma de pago utilizada para comprarlo (incluido el millaje) y la cantidad de equipaje, junto con sus respectivos números de etiqueta.

Toda esa información, según se dispuso, irá a parar a una base de datos unificada que podrá ser utilizada por Migraciones misma, por la AFIP, por la Policía de Seguridad Aeroportuaria y por la Administración Nacional de Aviación Civil, “de acuerdo con las competencias de cada organismo”. Es decir, que agentes de esas dependencias podrían valerse de los datos para cruzarlos en sus investigaciones.

El Gobierno argumentó que el nuevo régimen permitirá mejorar los controles y simplificar procesos aduaneros, migratorios y de seguridad, para lograr mayor “eficiencia en la prevención de los delitos, el narcotráfico, el terrorismo internacional, la trata de personas y el tráfico ilegal de inmigrantes”.

En esa línea, el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, buscó  acallar las suspicacias afirmando que la medida persigue objetivos “migratorios” más que tributarios. Aclaró que la información será enviada por las empresas, sin molestias para el pasajero. Y justificó la participación del organismo en que es el que dispone del “mejor sistema informático”. “Es por seguridad y abarca también a vuelos privados, que a veces no se controlaban”, añadieron en la Cámara Argentina de Turismo.

Aún así, quedan dudas. Fernando Dozo, abogado experto en derecho aeronáutico, reconoció que el envío de información es una práctica común en varios países, como Estados Unidos, por motivos de seguridad. “Lo que no es común es que esos datos queden a disposición del organismo recaudatorio”, destacó. “Uno también se pregunta para qué quieren saber la cantidad de equipaje, si no es para comparar lo que se lleva con lo que se trae, y controlar así las compras que se hacen en el exterior”, sumó.

Tomás Ryan, ex titular de la Asociación de Agencias de Viajes, interpretó que el Gobierno, con todo esto, busca frenar la salida de dólares “generando temor en la gente para que no viaje”. “Venezuela está quedando chiquita”, comparó.

Por su parte, las diputadas nacionales Patricia Bullrich y Laura Alonso, de Unión PRO, pidieron interpelar a Ricardo Echegaray al entender que la medida viola el derecho constitucional a la libre circulación. Y para el titular de la Comisión de Turismo de la Cámara Baja, Omar Duclós (GEN), “resulta una inadmisible intromisión en la privacidad de las personas”.

Uno de los datos que las empresas aéreas deberán informar es si los pasajeros cancelan vuelos en forma habitual. Esto buscaría evitar una operatoria en alza: la de gente que compra pasajes en pesos y luego pide la devolución del dinero, en dólares y en el exterior.

Ver también

Acuerdos oscuros

Trascendió en los últimas dias la situación de Texproil, una empresa petrolera que realiza trabajos …

Deja un comentario