lunes , 23 octubre 2017

Golpe a la soberanía: El Gobierno pagará a Repsol por la estatización de YPF

El Gobierno Nacional compensará a la petrolera española Repsol por la estatización del 51 por ciento de los Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), efectuada 19 meses atrás.

En un acuerdo inicial, las partes acordaron un monto de dinero de miles de millones de dólares y la entrega de bonos públicos. La sumisión frente a la empresa que saqueó los hidrocarburos del país sudamericano fue celebrada por el Poder Ejecutivo como una posibilidad de evitar sanciones del CIADI, tribunal del Banco Mundial.

Luego de una reunión encabezada por el ministro de Economía argentino Axel Kicillof, las partes informaron el lunes que alcanzaron un pre-acuerdo que resta ser ratificado por el Consejo de Administración de la petrolera. Si bien las condiciones pactadas tienen carácter confidencial  se estima que la cifra rondará en torno a los 5 mil millones de dólares.  Se prevé que el pago incluya bonos y títulos públicos.

La medida es un revés al proceso de recuperación de soberanía hidrocarburífera que el Gobierno de Cristina Fernández anunció que iniciaría tras la estatización del 51 por ciento de YPF en abril del año pasado. Yacimientos Petrolíferos Fiscales fue cedida a Repsol en la década del 90 en el marco de las políticas neoliberales de entrega de los bienes comunes a las multinacionales.

En Argentina las negociaciones fueron presentadas como un triunfo ya que daría por tierra las acciones legales iniciadas por la petrolera ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) -el tribunal arbitral del Banco Mundial – por 10.500 millones de dólares.  El Gobierno nacional el mes pasado acordó en ese tribunal el pago de 500 millones dólares a cinco empresas de Estados Unidos, Francia y Reino Unido. El pacto selló la entrega de soberanía judicial – a cambio de un préstamo del BM- a la vez que selló un precedente nefasto para el país sudamericano en los conflictos con las empresas extranjeras.

Por otro lado, la sumisión del Gobierno de Cristina Fernández es un gesto para los inversores internacionales, una retribución frente a lo que los sectores neoliberales calificaron como “pérdida de prestigio” a causa de la estatización.  En ese marco, debe leerse también el acuerdo firmado con la empresa petrolera estadounidense Chevron que la autoriza a desarrollar la fractura hidráulica en el país.

En la reunión de negociación estuvieron presentes el flamante Ministro de Economía local Axel Kicillof, el ministro de Industria español, José Manuel Soria, y el director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin -en representación de México, quien tiene el 9,34 por ciento de las acciones de la empresa española-. A su vez, participaron directivos de YPF y Repsol,-  el presidente de CaixaBank, uno de los principales accionistas-.

“Se ha arribado a un principio de acuerdo acerca de la compensación por la expropiación del 51 por ciento del paquete accionario de YPF ocurrida en abril de 2012, sujeto a ratificación de los máximos órganos rectores de Repsol. Tal principio de acuerdo implicará fijar el monto de la compensación y su pago con activos líquidos y que ambas partes desistirán de las acciones legales en curso. Las partes coinciden en que el presente principio de acuerdo contribuye a normalizar y fortalecer los históricos vínculos entre los tres países y sus empresas”, sostiene un comunicado difundido por Repsol, Pemex y la cartera de Economía argentina.

Fuente: noticiaspia.org

Ver también

“HACE FALTA MÁS COMPROMISO DE ALGUNAS OPERADORAS PARA DESARROLLAR Y CONSOLIDAR A LOS PROVEEDORES DE LA PROVINCIA”

El vicepresidente de CAPROMISA, Darío Giménez, habló sobre el proyecto de ley para la creación …

Deja un comentario