Jueves , 8 diciembre 2016
Ultimas noticias

Fuerte cruce entre el abogado de Lázaro Báez y el de sus hijos

Maximiliano Rusconi, que defiende al empresario, cuestionó a Santiago Viola, quien aseguró que entre el patagónico y Cristina Kirchner “había muchos negocios”

Lázaro Báez no sólo tiene que lidiar ante la Justicia por todas las causas en las que está involucrado. Al parecer, también tiene diferencias con sus hijos Luciana, Leandro y Melina.

La polémica la expusieron los abogados de cada lado, en la misma semana en la que el empresario volvió a pisar los pasillos de Comodoro Py. Con apenas dos días diferencia, Cristina Kirchner y el empresario emplearon la misma estrategia judicial y rechazaron ilícitos con la obra pública. La ex presidenta incluso fue más allá y negó ser “socia” de Báez.

Esta mañana, Maximiliano Rusconi, que defiende al empresario, cuestionó a Santiago Viola, abogado de tres de los hijos de Báez, quien -contradiciendo a la ex mandataria- aseguró anteayer que entre el patagónico y Cristina Kirchner “había muchos negocios”.

“No puedo comprender las últimas declaraciones de Viola”, dijo Rusconi en diálogo con Radio 10. “Hay declaraciones [de Viola], incluso públicas que no se explican en términos de actos defensivos. Usted me escucha a mí y puede estar de acuerdo o no, pero está claro que estoy defendiendo a alguien”, agregó.

Rusconi, quien llegó a defender a Diego Lagomarsino, el dueño del arma que mató a Alberto Nisman, ligó a Viola con “los servicios de inteligencia”, condimento que fue expuesto por Carlos Pagni en su columna de hoy en LA NACION. Y para sumarle picante a la versión, reclamó: “Es realmente para sacarle la matrícula, además de que es delictivo”.

Como detalla el artículo de Pagni, Viola llegó a la causa Báez de la mano del fiscal Eduardo Miragaya, el gestor judicial de Silvia Majdalani, la subdirectora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

En nombre de los hijos de Báez, Viola aspira a probar la relación entre la ex presidenta y el constructor con el argumento de la supuesta reunión que habrían mantenido en Olivos, un día incierto de 2015, con el juez Sebastián Casanello, para pactar la impunidad.

Justo ayer Báez prestó testimonio ante el juez Daniel Rafecas por una denuncia realizada por el Casanello cuando el empresario dijo que se sentía “apretado” por la prisión preventiva que dictó el magistrado. Como era previsible, ante Rafecas, Báez ratificó estos dichos, vertidos en una entrevista periodística.

Así las cosas, la pieza que movieron los tres hijos menores de Báez a través de su abogado parece haber desestabilizado el complejo tablero judicial del patagónico. Cabe recordar que los hijos del empresario -incluido Martín- están sospechas de tener cinco cuentas bancarias en Suiza de empresas offshore radicadas en Panamá y Uruguay por US$ 25 millones. Y además, quieren que Báez se adhiera a la figura del arrepentido, algo que su padre todavía no hizo.

“Socios o no socios, amigos o no amigos, hay constancia en el expediente de que tienen negocios en común”, fueron los dichos de Viola del martes. Y agregó que, más allá de las supuestas amistades o relaciones en común, los Kirchner y los Báez compartían actividades económicas “como el gerenciamiento de algún hotel o el alquiler de algún inmueble”.

Ver también

el-caso-de-lazaro-baez-2305590w620

La ruta del dinero K: Marijuan allanó una chacra, una agencia de autos y un departamento

Por Mariela Arias Durante el día se harán tasaciones de empresas, propiedades y estancias de …