sábado , 14 diciembre 2019

Exclusivo: Dura pelea de Báez con su abogado en la cárcel

56cde657170eb4b35ad299e6Por Claudio Savoia

La ruta del dinero K

A los gritos, el empresario K le habría echado en cara a Daniel Rubinovich que él y su colega Rafael Sal Lari «están jugando más para Cristina que para mí».

«¡Están jugando más para Cristina que para mí, esto no es lo que habíamos hablado!» Furioso y a los gritos, Lázaro Báez encaró a su abogado Daniel Rubinovich, esta mañana, cuando el letrado lo fue a visitar al penal de Ezeiza en el que está preso desde hace poco más de un mes.

El zar de la obra pública le habría recriminado a Rubinovich los detalles de las llamadas telefónicas cruzadas entre su compañero en la defensa, el ex juez Rafael Sal Lari, y el ex juez de la Corte y cerebro legal en las sombras de Cristina Kirchner, Raúl Eugenio Zaffaroni.

Clarín ya había dado cuentas de los contactos entre Rubinovich y el viejo jerarca del espionaje kirchnerista Fernando Pocino, enlace con la terminal jurídica de la ex presidenta. Ahora Báez -que anoche presentóun escrito en el que por segunda vez menciona negocios en común con el ex titular de la constructora Iecsa y primo del presidente Macri, Angelo Calcaterra- dudaría de las últimas intenciones de sus abogados. La declaración judicial en la que intentó desvincularse de la empresa Helvetic Services, por ejemplo, mostraría su endeblez en los próximos días.

En la discusión también habría sonado otro nombre ligado a los negocios de Báez: Fabián Somoza. «Es un financista que estuvo vinculado a varios negocios, incluso con un casino clandestino que hace unos años funcionaba cerca del hotel Alvear y por el que pasaron fondos de muchas personas. Allí trabajó un hombre de Pérez Gadín que se llama Carlos y a quien apodan El Rengo», pudo saber Clarín consultando a una fuente judicial y otra vinculada al mercado financiero. (Clarin)

Ver también

Fin de año y metas inconclusas: cómo manejar el estrés laboral

Con el calendario anual a punto de concluir, el tiempo parece no ser suficiente, lo …