jueves , 21 noviembre 2019
Ultimas noticias

En el país, el 7,1% de los adolescentes de 13 a 15 años consume cigarrillo electrónico

El dato surgió de la quinta edición de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Jóvenes, donde además se destaca que el 20% de los estudiantes consume actualmente algún producto de tabaco. Y si bien la cifra ubica al país «a mitad de la tabla en comparación con otros países», muestra que «se trata de un fenómeno global del que la Argentina no escapa»
La Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación presentó los resultados preliminares de la quinta edición de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Jóvenes (EMTJ) que incluyó por primera vez la evaluación del consumo de cigarrillo electrónico. Los resultados muestran que el 7,1 % de los estudiantes secundarios de entre 13 y 15 años consumen actualmente cigarrillos electrónicos en nuestro país y que el 14,4% de los estudiantes algunos vez los probó.

La EMTJ representa una colaboración entre la Secretaría de Gobierno de Salud, la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos. El trabajo contó además con la colaboración del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación que aportó la matrícula de escuelas de todo el país y colaboró para el ingreso a las escuelas.

La EMTJ es una herramienta estandarizada a nivel mundial utilizada para monitorear el progreso de las políticas de control del tabaco en cada país y para comparar datos entre países. Esta quinta edición incluyó una muestra representativa nacional de 1251 estudiantes de 13 a15 años de escuelas públicas y privadas.

Estudios revelan que el aerosol que emanan los cigarrillos electrónicos, contienen 4 grupos de tóxicos y compuestos cancerígenos llamados carbonilos, compuestos orgánicos volátiles, nitrosaminas y metales pesados
La información presentada muestra que el 20,2% de los estudiantes consume actualmente algún producto de tabaco (varones 18,7% y mujeres 21,4%) y el 18,0% consume cigarrillos (varones 17,6% y mujeres 21,1%). Además, el 35,3 % de los estudiantes estuvieron expuestos en su casa al humo de tabaco ajeno y el 43,7% en lugares públicos cerrados.

En cuanto al acceso y la disponibilidad por parte de los jóvenes, sigue siendo preocupante, el elevado número de menores a los que nos se les impidió la compra debido a su edad, aproximadamente ocho de cada diez.

La directora nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, Verónica Schoj, declaró que «si bien es cierto que tanto el consumo de tabaco como la exposición al humo de tabaco ajeno en lugares públicos muestran tendencias decrecientes en el tiempo respecto de las ediciones anteriores, el consumo sigue siendo alto y resulta altamente preocupante el consumo de cigarrillos electrónicos en adolescentes de 13 a 15 años, lo cual es un fenómeno global del que la Argentina no escapa».

El cigarrillo electrónico es el ingreso a la adicción a la nicotina (Shutterstock)
El cigarrillo electrónico es el ingreso a la adicción a la nicotina (Shutterstock)
«Lo que termina sucediendo es que el cigarrillo electrónico es el ingreso a la adicción a la nicotina», analizó la funcionaria en diálogo con Infobae, para quien, «luego de que se logró concientizar sobre los daños de la nicotina, emergen estos productos que se presentan como ‘de daño reducido’ cuando cada vez hay más evidencia de que no lo son y reproduce la historia del pasado».

«La industria tabacalera sabe que produce un producto mortal, entonces se aggiorna y promociona productos como menos nocivos para que el fumador encuentre nuevas herramientas para prolongar su adicción», destacó Schoj, para quien es clave «avanzar en el congreso con proyectos de ley que se adapten a las nuevas formas de consumo».

Diversos estudios realizados revelan que el aerosol que emanan los cigarrillos electrónicos, contienen cuatro grupos de tóxicos y compuestos cancerígenos llamados carbonilos, compuestos orgánicos volátiles, nitrosaminas y metales pesados. También se encontró que poseen más cromo, plomo y níquel que los cigarrillos comunes. Existe evidencia documentada que el aerosol de los cigarrillos electrónicos provoca daños en el pulmón como neumonías y lesiones similares al enfisema, que es una de las enfermedades que causa el Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Numerosos estudios demostraron que los jóvenes que usan cigarrillos electrónicos tienen más probabilidades de comenzar a fumar otros productos de tabaco
Este año se reportaron en los EEUU 450 casos de enfermedad pulmonar grave asociada al uso de cigarrillos electrónicos, incluyendo 5 fallecimientos. Los casos se presentaron con dificultad respiratoria, dolor torácico, náuseas, decaimiento y progresión a la insuficiencia respiratoria con necesidad de intubación y ventilación mecánica. Los cuadros correspondieron en su mayoría a neumonía lipoidea, aunque se informaron otras enfermedades pulmonares entre ellas neumonía eosinofílica, neumonitis por hipersensibilidad y neumonía de células gigantes. Ante la imposibilidad de identificar claramente una causa específica, el Centro de Control de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) de ese país han desaconsejado el uso de estos productos.

Los datos obtenidos a partir de la EMTJ permiten monitorear las recomendaciones reflejadas en la iniciativa MPOWER de la OMS. Estas son un paquete de medidas de asistencia técnica compuesto por 6 políticas basadas en la evidencia que incluyen monitorear el consumo de tabaco y las políticas de prevención, proteger a las personas del humo de tabaco, ofrecer ayuda para abandonar el consumo, advertir acerca de los peligros del tabaco, hacer cumplir la prohibición de publicidad, promoción y patrocinio y aumentar los impuestos al tabaco.

Los peligros asociados a la utilización de cigarrillos electrónicos ya son bien conocidos (Shutterstock)
«El cigarrillo electrónico es el vehículo para la iniciación de la adicción a la nicotina, dado que numerosos estudios demostraron que los jóvenes que usan cigarrillos electrónicos tienen más probabilidades de comenzar a fumar otros productos de tabaco, lo cual conlleva a un mayor riesgo de adicción a la nicotina y a todas las consecuencias en la salud que se asocian al consumo de tabaco», afirmó Ignacio Drake, coordinador del Programa Nacional de Control de Tabaco.

El cigarrillo electrónico no es un producto seguro, ni existe evidencia que genere daño reducido respecto de los cigarrillos convencionales ni es efectivo para dejar de fumar. Por ello, en la Argentina desde 2011 la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) a través de la Disposición 3226/11 prohíbe la importación, distribución, comercialización y la publicidad o cualquier modalidad de promoción en todo el territorio nacional. A su vez, la Ley Nacional de Control de Tabaco Nº26687, prohíbe su consumo en lugares cerrados, incluyéndolo en las medidas para garantizar ambientes 100% libres de humo de tabaco.

A pesar de los avances en políticas nacionales y provinciales, el consumo de tabaco causa anualmente en la Argentina la muerte de más de 45 mil personas
Los datos de la EMTJ fueron presentados a la Comisión Nacional de Control de Tabaco, convocada por el Programa Nacional de Control de Tabaco con el objetivo de coordinar acciones intersectoriales tendientes a fortalecer el cumplimiento de la normativa vigente y concientizar a la población sobre los riesgos del consumo de estos productos, a la luz las recientes notificaciones sobre muertes en población joven vinculadas al cigarrillo electrónico.

Algunos datos para tener en cuenta
• El cigarrillo electrónico es un sistema que utiliza una pequeña batería para calentar una solución líquida que se convierte en aerosol. Ese líquido es nocivo, contiene nicotina y decenas de tóxicos y cancerígenos que afectan no solo a su consumidor sino también a quién lo aspira en el ambiente.

• A pesar de los avances en políticas nacionales y provinciales, el consumo de tabaco causa anualmente en la Argentina la muerte de más de 45 mil personas.

• Es muy preocupante la popularidad que los cigarrillos electrónicos están adquiriendo entre los adolescentes, por la facilidad del acceso, su atractiva publicidad, la variedad de sabores de los líquidos y la creencia de que son más seguros que los cigarrillos tradicionales. Esto se confirma al observar que en varios países, como Trinidad y Tobago, Jamaica, Guyana, República Dominicana, Panamá, Polonia, Ucrania, Rusia, donde su uso ya supera al del consumo de cigarrillos tradicionales.

Ver también

La primera inyección anticonceptiva para hombres saldría a la venta en meses

Científicos en la India anunciaron que las pruebas tuvieron 97% de efectividad. Su efecto dura …