sábado , 16 diciembre 2017

El submarinista que a último momento no embarcó por una emergencia

Humberto Vilte aún está en shock. El submarinista alistado en el ARA San Juan llegó a Tierra del Fuego con sus compañeros y pidió bajarse de la misión cuando se enteró que su madre había sido internada en Jujuy.

Beto”, como lo conocen sus colegas, integró la tripulación del submarino desaparecido desde el miércoles 15 de noviembre pasado. Pero antes de zarpar del puerto de Ushuaia rumbo a la costa Atlántica un llamado lo obligó desembarcar, según informó minutouno.com.

El marino oriundo de la provincia del norte argentino solicitó a las autoridades de la Armada un permiso especial a último momento para trasladarse a Jujuy para acompañar a su madre, internada recientemente de urgencia. Desde la fuerza lo autorizaron a viajar y lo desafectaron de la tripulación.

Cuando se conoció la pérdida de contacto con la nave y el posterior naufragio, su nombre y el de los otros 44 tripulantes comenzaron a circular por canales de información extraoficiales, y sus familiares y amigos se preocuparon. La realidad es que Vilte no estaba a bordo del submarino extraviado.

El “pasajero 45”, como se lo bautizó, ahora se encuentra en la Base Naval de Mar del Plata, ciudad donde está radicado, contenido por su familia. No puede creer todavía todo lo ocurrido. Alejado de la prensa, ni siquiera quiso hablar para desmentir que él no estaba dentro del submarino. Otros dos marinos también habrían sido desafectados antes de partir.

(iF)Ambito

Ver también

Dormir más o menos horas, una cuestión de genes

Un equipo de científicos  identificó el grupo de genes que determina por qué los seres …