martes , 24 noviembre 2020

El Senado, sólo con el voto del oficialismo, aprobó el pliego de Milani

Así el  militar se convirtió en el nuevo jefe del Ejército. Críticas de la oposición y de organismos de derechos humanos.

Milani-Colegio-Militar-MARIA-CERUTTI_CLAIMA20131217_0011_14

El Senado, con el voto del oficialismo y aliados, dio el acuerdo hoy para el ascenso del jefe del Ejército, general de División César Milani, pero con un rotundo rechazo de la totalidad de los bloques opositores, desde donde también partió una denuncia sobre el presunto espionaje interno por parte de la fuerza que encabeza el militar cuestionado por su supuesta participación en la represión ilegal.

El pliego de ascenso fue aprobado por 39 votos afirmativos, contra 30 votos negativos, pese a que hoy el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) ratificó su impugnación ante el Cuerpo Legislativo al pliego de Milani, por su presunta vinculación en delitos contra los derechos humanos durante la última dictadura militar.

La defensa del oficialismo  se centró en que el oficial de Inteligencia no está procesado en ninguna de las tres causas en que se lo involucra, se esgrimió de argumento de la presunción de inocencia y la posibilidad de una posterior destitución del militar, así como la atribución política y constitucional de la presidenta Cristina Fernández para nombrar y pedir el ascenso de un militar de su confianza.

Mientras, desde la oposición se denunció un intento del gobierno para involucrar a las Fuerzas Armadas en la inteligencia interna y se recordaron las causas en la cuales Milani está vinculado: la desaparición del conscripto Alberto Agapito Ledo, la supuesta aplicación de apremios ilegales al preso político Ramón Olivera y por supuesto enriquecimiento ilícito.

El tono más alto lo tuvo el presidente del bloque de senadores radicales, Gerardo Morales, al denunciar que «desde el Ejército Argentino» se está «haciendo inteligencia interna a los políticos» y acusó al gobierno nacional de «involucrar a las Fuerzas Armadas en inteligencia interna».

«Soy target de Milani. Y no es una teorización, sino que es una interpretación de la realidad que ocurre en este país», respondió Morales, quien había calificado de «genocida» a Milani, cuando desde las bancas oficialistas le preguntaban cómo sabía lo que estaba denunciando.

La réplica fue de su colega de la bancada oficialista, Miguel Pichetto, quien dijo que Morales tiene «una profusa imaginación» y «una mirada apocalíptica»; pero para ratificar la postura del oficialismo aclaró que «el gobierno no piensa modificar la ley de Seguridad Interior y ley de Defensa», por las cuales se impide a las Fuerzas Armadas a intervenir en cuestiones internas.

En el cierre, Pichetto defendió la decisión de la Presidenta «como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas», y enrostró a la oposición que, a algunos en realidad «les preocupa que este general haya dicho que acompaña el proyecto nacional. Qué quieren que apoye, el proyecto de Brasil, el proyecto del Frente Farabundo Martí, el proyecto de Repsol o el norteamericano», disparó.

«Cuando Milani estaba en el ministerio de Defensa y colaboraba con la ministra Garré era bueno, y ahora es deleznable?», se preguntó Pichetto, aunque luego reconoció la labor del CELS en la materia de derechos humanos.

Antes, el presidente de la Comisión de Acuerdos, Marcelo Guinle, había defendido el ascenso, al recordar que «este acuerdo ha tenido un proceso amplio y ha cumplido los requisitos formales» y dijo que los tres acuerdos anteriores, para los sucesivos anteriores ascensos, pasaron por la cámara «sin cuestionamientos del CELS en ninguno» de ellos.

Luego, el cordobés Luis Juez, al rechazar el ascenso, dijo que «la verdad se está construyendo» en las causas donde se menciona al jefe militar y que «la verdad de Milani también se está construyendo», y apuntó que «es terriblemente grave aprobar el pliego de un tipo fuertemente sospechado de violaciones a los derechos humanos».

«Mi hermano es coronel y gana un luca y media menos que Milani. Y vive colgado de la palmera y Milani en La Horqueta», recordó el cordobés en su habitual estilo.

Después, el kirchnerista salteño Rodolfo Urtubey marcó diferencias entre un tribunal penal y el Senado que -indicó- debe realizar «un análisis político» del pliego y, en el caso del oficialismo, respaldar la decisión de la presidenta para designar a alguien de su confianza como jefe del Ejército y remarcó: «Estamos confiando en el juicio y la evaluación de la Presidenta».

Otros, como el radical catamarqueño, aceptaron diferenciar la cuestión judicial de la política pero para rechazar el pliego, e indicó que «no hay principio de inocencia en política»; mientras, el díscolo peronista pampeano Carlos Verna cuestionó la idoneidad de Milani para el cargo.

A su turno, el senador por el frente porteño UNEN Fernando «Pino» Solanas afirmó que Milani, «está tomando de idiota al cuerpo legislativo», recordó las respuestas del oficial al cuestionario del CELS, y dijo que «lo único que no es Milani es un muchacho ingenuo, porque está formado en la inteligencia militar».

Mientras en nombre del inter-bloque FAP-UNEN, el socialista Rubén Giustiniani rechazó el pliego, igual que el puntado Adolfo Rodríguez Saá, quien dijo que «los servicios de inteligencia de la SIDE también los maneja el general Milani», y la macrista Gabriela Michetti.

Los Andes

Ver también

Hernán Elorrieta: “Aprobamos por unanimidad el desarrollo hidropónico en la Santa Cruz”

El diputado por municipio de Las Heras, perteneciente al Partido SER,  destacó la importancia de …

Deja una respuesta