domingo , 17 diciembre 2017

El rojo mandó a Racing al infierno

ndependiente superó claramente a un Racing sin actitud y lo derrotó por 2 a 0 con goles de Miranda en el comienzo y Santana en el final. El equipo de Gallego, superior de principio a fin, suma y sigue. Independiente tuvo su tarde de fiesta y derrotó a un Racing sin ideas por 2 a 0 en un Libertadores de América en llamas. El equipo de Gallego, muy enfocado desde el inicio, de esta manera sumó tres puntos fundamentales en su lucha contra el descenso y ratificó que el triunfo ante Vélez de la semana pasada no fue casual. Para la Academia, en tanto, se viene una semana difícil. Falto de actitud, el plantel terminó el clásico regalando su peor versión desde que comenzó el torneo Final. El Rojo entró muy enfocado, movilizado por el impresionante recibimiento de su público. Y en apenas tres minutos marcó diferencias tras una floja salida de la defensa visitante que derivó en un bombazo de Miranda desde afuera. Saja, tapado, quedó sin respuesta y a cobrar. Con la ventaja, Independiente administró mejor la presión, se adueñó del mediocampo y limitó a un rival frustrado. Le costó entrar en partido a los de Zubeldía. Recién a partir de los 20’ se acomodó en la cancha. Y con un disparo lejano de Lluy a los 24’ (dio en el palo) tuvo su oportunidad más clara. Parecía que ese breve despegue futbolístico impulsaría a los de Zubeldía a arriesgar un poco más. No obstante, nada de eso ocurrió. Porque Independiente volvió a solidificar su trabajo en la recuperación (bien Vargas y bien Fredes) y a complicar de contra (la mayoría de ellas mal resueltas).  Tras el descanso, se vio lo mejor del local. Con un inspirado Vargas como referencia, el conjunto de Gallego toqueteó hasta enloquecer a su rival. Los hinchas estaban eufóricos, básicamente, porque el resultado se justificaba de principio a fin. De hecho, estaba más cerca Independiente del segundo que Racing del empate. El tema es que el segundo no llegó. Y la Academia, sin demasiado por perder, se adelantó en el campo. Aunque lo hizo sin convicción. Por eso su esperanza de salvar al menos el punto quedó en la nada. Sobre todo después de la expulsión de Villar, a los 39’. El Rojo entonces se decidió y fue a buscar el segundo. Caicedo, de buen ingreso, habilitó a Santana cuando el partido moría (48') y, éste, de frente al arco, no perdonó. Entonces Gallego miró al cielo y celebró con una sonrisa tal vez desahogado, tal vez feliz. Y colorín colorado??

zp8497586rq

Ver también

EL IPA INICIÓ LAS 1º JORNADAS PATAGÓNICAS DEL AGUA Analizan la situación hídrica de la provincia

.-Este jueves, en el auditorio Germán Sopeña del Museo Egidio Feruglio de Trelew, se inauguraron …